Etiquetas

jueves, 17 de agosto de 2017

Kaiken junto a su enólogo Rogelio Robino


Esta bodega, que fue fundada por Aurelio Montes (del Grupo Montes, de Chile) y tres amigos más, está ubicada en Vistalba -que formalmente forma parte de Las Compuertas- donde cuentan con 28,5 hectáreas cultivadas. Además de ésta finca poseen otras dos en Chacayes (150 ha, 16 cultivadas) y Agrelo (70 ha).



Ocupando hoy el puesto número 17 en exportaciones, con ventas a 70 países, despachando 700 mil cajas de 12 botellas al año, con un precio promedio de 50 dólares la caja, prácticamente el doble del precio promedio que tiene Argentina en general.

En el año 2004 Aurelio Montes empieza a elaborar en Bodega Benegas y en 2007 compra ésta bodega, Don Calise, que estaba inactiva y forma Kaiken (cuyo nombre, como aclaran las etiquetas, es debido al caiquén, un ganso silvestre que vuela entre Chile y la Argentina).


A partir de 2013 Kaiken se enfila hacia una impronta más argentina, tanto en el equipo comercial como en el enólogico, que ha sido muy bien recibida especialmente en el mercado local, donde ha crecido a tal punto que también crearon una distribuidora que además trabaja aguas y destilados.

Nos recibió el enólogo Rogelio Rabino, quien llegó a Kaiken luego de su paso por Finca Sophenia. Nos contó que desde 2011 se trabaja en forma biodinámica, con la viña recorrida por gansos, gallinas, ovejas..., contando incluso con una huerta. "Hay viñas muy antiguas de 125 años, plantada con estacas traídas de la Finca Agronómica. Son plantas bajas, con poda doble Guyot, y riego por surco, de donde sale el Mai, vino icono de la bodega. Luego, por la inmigración italiana y española aparecen los parrales, pero para el Malbec dan poca producción y solo sirven en suelos muy ricos como éste. En los 90 llegó el espaldero alto, el riego por goteo y la tela anti granizo".

Rogelio nos contó que "con la biodinámica empezaron a volver los animales (zorros y pájaros) y el porcentaje de materia orgánica subió de 0,8 a 1,7. Se usan fertilizantes con compost de orujo y escobajo y se compra guano, con lo que se logró mejorar la parte radicular".

Para verlo visitamos la calicata excavada en un viñedo de 25 años de antigüedad, viendo los rastros del suelo aluvional del Río Mendoza: hasta los 80 cm hay suelo franco arenoso y debajo aparece el canto rodado. Tiene un PH 8, bastante calcáreo. Las raíces de las viñas están en la franja franco arenosa, lo que influye en la concentración del vino, pero drena bien porque abajo está la piedra. De aquí salen las uvas que dan a luz el Ultra Chardonnay, porque la uva, al ser de un lugar más cálido aporta cremosidad sin tener que usar madera para ello, explica el enólogo.

Al estar tan cerca de la ciudad de Mendoza, la zona está rodeada de casas de buen nivel, lo que muestra que inmobiliariamente el viñedo del Mai vale oro, una triste realidad, porque hay riesgos de perder estos excepcionales viñedos. 

La bodega
Es de 1920 y hay piletas redondas de 12.400 litros y cuadradas de 25 mil litros, revestidas con epoxi. El tamaño de la pileta en aquella época era equivalente al potencial diario de cosecha.



Rabino explica: "las piletas de concreto no dan intercambio al vino. Tienen más sustentabilidad, por ser técnicamente más estables". En la parte nueva se ven piletas de hormigón armado sin epoxi, son las últimas, del año 2011 de 38.000 litros cada una.


De 1970 hay piletas grandes de 140.000 litros que fueron subdivididas a 33.000 litros, siendo la capacidad total de la bodega de siete millones. Testigos de los viejos tiempos, además de las piletas, quedan dos destiladores -fuera de uso- que datan de la época en que se hacían destilados. También fue fabrica de ácido tartárico, porque se aprovechaban todos los residuos.

La Cava
En la cava de crianza del Mai se observa el símbolo de Montes de Chile, relacionado con la historia de uno de los socios que, luego de sobrevivir a dos accidentes aéreos, es muy creyente en los ángeles. Por ello también se confía en la importancia de la energía de la música y en la cava se escucha una suave música gregoriana durante las 24 horas. Hay en existencia 2.850 barricas, repartidas entre la cava y todos los pasillos subterráneos.


Kaiken Brut 2013 $320
Pinot Noir y Chardonnay. Elaborado bajo método tradicional, pasa dos años sobre lías. Se elaboran 50 mil botellas. 9,5 gr/lt de alcohol.



Kaiken Terroir Series Sauvignon Blanc 2016 $230
Este blanco fue idea de Rabino, quien venía de una bodega que elaboraba mucho Sauvignon Blanc mientras que en Kaiken no se hacían. Buscando viñedos de Malbec llegó a una finca de San Carlos y encontró éste. Ansioso, se paró arriba de la caja de la camioneta, parta captar señal, y por radio le pidió a Aurelio Montes permiso para intentarlo. Por suerte recibió un ¡hagámoslo! como respuesta. De esta cepa en zonas de influencia oceánica resultan vinos muy florales, pero los de acá son más minerales como en Sancerre o Puilly Fumé. En nariz tiene más arveja y un poco de espárragos. Con un 5% de paso en barrica de segundo uso para dar un touch fumé. El cuerpo lo da el manejo de borras. Se para la fermentación para dejar dos o tres grados de azúcar (algo que me gustó). En boca reproduce lo sentido en nariz.


Kaiken Torrontés Terroir Serries $230
"De Cafayate, donde se alquila el viñedo a una pareja de viejitos. Es importante el punto de cosecha para no pasarse a la acidez tropical (terpénico), algo a lo que en el mundo no están acostumbrados, las presiones de filtrado -hasta 600 milibares- y no meterlo en el gota. También dejar algo de azúcar parando la fermentación", dice Rabino. Nariz bien típica y en boca mucho más amable, redondo y prolongado.

Kaiken Ultra Chardonnay Alturas 2015 $350
De Tupungato, a 1300 msnm. "Venimos bajando la madera buscando un blend estilo Chablis (fresco) y Napa (cremoso) pero obteniendo la cremosidad desde la uva (a partir de 2017)" expresa Rogelio. Esta cosecha 2015 conserva el estilo americano, pero está muy redondito. Lleva doce meses de roble francés.



Kaiken Malbec Rosé 2016 $175
Finca Agrelo. "Apenas ingresa la uva en el tanque, se saca el jugo casi sin prensar, fermenta a baja temperatura". Frutillas y arándanos en boca. Nariz muy delicada y lo mismo en boca donde se reconoce la cepa. Uva liviana y frutada.

Kaiken Terroir Series Malbec 2015 $230
80% Malbec de Chacayes, 15% Bonarda de Agrelo y 5% Petit Verdot de Chacayes. Pasa 19 meses por roble francés. "En Chacayes hay una finca de 150 ha con solo 15 plantadas debido a falta de permisos de agua. Venimos trabajando dry farming (duplicando el rendimiento del agua) mediante manejo agronómico, sin uso de tecnología". Pasa 19 meses por barrica (de 1º, 2º y 3º uso). En nariz se empieza sintiendo lo herbal de Chacayes y luego llega el toque de Petit Verdot. En boca esta matador.



Kaiken Terroir Series Cabernet Sauvignon 2015 $230
78% Cabernet Sauvignon, 15% Malbec y 7% Petit Verdot, todo de Chacayes. En nariz la pimienta está baja y la madera aparece más, pese a que el uso de madera es el mismo que en el Malbec. En boca está mejor que en nariz, taninos perfectos. Pasa 19 meses por barricas nuevas y usadas. Destacable relación precio / calidad.

Kaiken Ultra Malbec 2015 $350
Es un blend de tres regiones: Altamira (VistaFlores), Chacayes y Gualtallary. 78% Cabernet Sauvignon, 15% Malbec y 7% Petit Verdot. En nariz ofrece un impacto inicial importante y complejo. En boca suma mucho, está espectacular. Tiene más paso por madera que los otros Terroir Series (doce meses), pero se siente menos.



Kaiken Ultra Cabernet Sauvignon Leyenda 2015 $350
De Vistalba. "Una parte se cosecha bien verde para elevar la piracina, se cuida mucho la vinificación, con pocos remontajes para no extraerle la parte tánica"En nariz destacan las frutas negras y el casis. Acá sí la tipicidad destaca en boca. Pasa doce meses por roble. Excelente vino.

Kaiken Obertura Cabernet Franc 2014 $560
De un viñedo de Chacayes plantado en vaso (no en espaldero). Entra fuerte en nariz -casis- y se va aplacando hacia notas terciarias: vainilla y especies. En boca está perfecto, dulzor a pimiento rojo, bien lineal. buena acidez. Doce meses de roble en barricas de 2º y 3º uso. Vale la pena darle una chance si buscas Cabernet Franc. Rogelio dice que al Cabernet Franc y al Merlot son las dos variedades a las que mejor les hace la estiba en botella.



Mai Malbec 2013 $950
El nombre significa "el primero" en dialecto Pehuenche. Pasa 18 meses en barrica de primer uso. Aromas a violetas, frutos negros, frutos secos y chocolate. En nariz conserva el balsámico y la presencia de madera. En boca es distinguido, el más complejo.

Cuvee Especial Ultra Pinot Noir 2016 $320 (sin etiquetar)
De Gualtallary. Embotellado apenas dos días antes de la fecha en que lo catamos, es un proyecto especial para Dinamarca a donde se destinarán 5.700 botellas, quedando solo 700 al mercado local.

Kaiken Wine MCA 2015  (nombre de tanque)
En nariz es totalmente nuevo. 60% Merlot de Vistalba, 30% Cabernet Franc y 10% Ancellota. Es el vino para celebrar el 15° aniversario de Kaiken. Tiene el cuero y la fruta negra aportados por el Merlot y la coloración de la Ancellota. El Merlot pasa dos meses por madera nueva y luego va a barrica usada. Las cosechas 2014, 2015 y 2016 fueron ideales para el Merlot (que se bloquea con el sol) porque hubo menos asoleamiento, acota Rabino.

Ancellota Tinta China 2017 (nombre de tanque)
Al momento de catar estaba aún haciendo la fermentación maloláctica, presentando sabores a yogur de frutilla. Buena experiencia para admirar el color de esta uva tintorera.

Shreck y Fiona 2017 (nombre de tanque)
Es un corte de uvas blancas: 90% Semillón de Villa Bastías y 10% Pinot Gris de Valle de Uco, que destaca por sus aromas a pera. Sale a la venta en estos días.

Dulce natural "El Esperado"
Se hizo una sola barrica que no está a la venta. Es un Semillón y Sauvignon Blanc con 75 mg de azúcar. Riquísimo. Pida probarlo si visita a la bodega.

Además de que los vinos están muy bien, luego del loable giro que los ha puesto en un lugar de mayor consideración entre los entendidos, Kaiken es una linda bodega para visitar, ubicada está cerca de la ciudad de Mendoza y ofrece actividades y degustaciones: http://kaikenwines.com/es/kaiken-experience/

lunes, 14 de agosto de 2017

Un día en Napa Valley - Domaine Chandon / Opus One


A nadie en su sano juicio se le ocurriría viajar hasta California para visitar Napa Valley solo durante un día. Pero si el viaje, por razones de trabajo, hace escala en San Francisco, la tentación de hacer un stop y conocer el Valle de Napa está al alcance de la mano.

Salí a la ruta bien temprano, con muchas expectativas, pero también sabiendo que las bodegas de la zona se caracterizan por ser bastante rígidas en cuanto a la necesidad de hacer reservas previas para recorrerlas. Y debido a la premura con que salió el viaje laboral, con fechas confirmadas apenas una semana antes, no había logrado concretar ninguna reserva, apenas hacer un par de contactos por mail.

Las chances de ser recibido como "prensa" no eran altas, pero aun así entusiasmado por poder pasar, recorrer la zona y aunque fuera ver las bodegas desde afuera, encaré la ruta 29. De mas esta decir que en una región vitivinícola tan dominada por el enoturismo y con la capacidad de negocios de los norteamericanos, ya casi no existen tastings gratuitos y los valores suelen ser elevados, pero me habían dado el consejo de presentarme como un "profesional" del vino, entregando la tarjeta del Blog El Ángel del Vino, que obtendría un descuento o inclusive -con suerte- una invitación gratuita.



La primera parada fue Domaine Chandon, ubicada en Yountville, una de las 12 AVA (regiones geográficas) en que se subdivide Napa Valley.


Chandon se destaca aquí por los bellos jardines, apenas entrar hay una zona de venta de vinos y merchandasing y luego se llega a una gran barra de degustaciones que, como un amigo comentó al ver la foto, parece el mostrador de un aeropuerto.



Allí me invitaron con un Etoile Brut de cinco años sobre lías y me ofrecieron también elegir un vino seco. Elegí un Pinot Meuniere de Carneros, cepa que no había probado antes y resulta bastante similar al Pinot Noir. Pese a mi insistencia, no me permitieron recorrer la bodega ni sumarme a alguno de los tours guiados que ya estaban completos, lo que se repetiría en el resto de las bodegas que visité, ya que llegué pegado al feriado del día de la independencia y todo estaba completo en ese fin de semana largo.


Antes de partir vi en el mail que uno de los contactos realizados había surtido efecto, un pequeño productor independiente -contacto facilitado por Gerardo Koch, un argentino que distribuye vinos en Miami- me ofrecía encontrarnos a degustar sus vinos en la bodega Silenus que es donde elabora sus vinos Smokescreen y Fiftyrow (nota aparte).



Luego continué hacia una de las bodegas recomendadas por Mariana Chabrolovsky (enóloga argentina residente en Napa): Opus One, en Oakville. Los había contactado previamente por correo, pero no había podido fijar horario (ni yo los sabía) así que me recibieron al principio con un "no", pero luego de comprobar mi actividad con el blog, accedieron a invitarme a una degustación.



La bodega fue un emprendimiento conjunto, lanzado en el año 1970, de Robert Mondavi -probablemente el bodeguero más famoso de los EE.UU.- y el Baron Philippe de Rothschild, de Château Mouton Rothschild, Francia (un tipo de asociación que en Argentina repitió este último con Nicolas Catena creando la bodega CaRo). La primera cosecha fue lanzada en 1979 y la construcción de la bodega en 1989. La parte de Robert Mondavi fue vendida al grupo Constellation en el año 2004.



Las 69 hectáreas de viñedos se encuentran rodeando la bodega, en radio de 1600 metros, con suelos con proporción equilibrada de partículas de arena, limo y arcilla. Por su textura, estos suelos son bastante impermeables y retienen fácilmente el agua.

Todo en esta bodega remite al lujo, con un estilo refinado. Ya desde la entrada de la ruta, al fondo de un camino bordeado de árboles, se ve el imponente edificio ubicado en una suerte de explanada. Dicen que la sala de barricas es imponente, aunque no pude verla. Pero me conformo con que me invitaran a probar sus vinos. 



Elaboran un estilo único de vinos, que es un blend tinto de varias cepas, en la que el Cabernet Sauvignon es protagonista. Poseen dos etiquetas: Opus One y Overture.



Opus One 2013
Es la última cosecha lanzada al mercado. Es un blend compuesto por Cabernet Sauvignon 79%, Cabernet Franc 7%, Merlot 6%, Petit Verdot 6% y Malbec 2%. Presenta aromas a arándano, casis y moras, con una entrada cremosa que da lugar a capas de complejidad, y taninos aterciopelados, con un muy largo final.



 Opus One 2011
Esta cosecha me impresionó aún mejor que la 2013, en parte por el mayor tiempo en estiba pero fundamentalmente por el mayor aporte al blend del Merlot (11%) y el Cabernet Franc (8%), que le brindó una paleta aromáticas aún más amplia en la que se sumaron frutos rojos y hierbas 

Ambos pasan entre 17 y 18 meses en barricas. Son dos vinos impresionantes no solo por su calidad sino también por su precio: 50 U$S la copa degustación y 295 U$S la botella de 3/4 litros cosecha 2013 y 65 U$S la copa y 800 U$S la botella magnum cosecha 2011.

Overture 
Es un blend que se elabora con los stocks sobrantes de los mismos vinos utilizados para Opus One y por ello no hay cosecha todos los años, sino cuando se llega al volumen necesario. La copa degustación se ofrecía a 25 U$S.

Los vinos son sensacionales, el edificio es lujoso, etéreo, no recargado, todo muy lindo. Pero lo que me dejó una sensación extraña fue el grado de "afectación" con que se desempeña el servicio, la atención al público. Con una especie de perfección absoluta, en todos los detalles. 

Todo el personal luce muy bien -elegidos evidentemente teniendo muy en cuenta su aspecto físico- y vestidos casi como en la recepción de una fiesta o un hotel del lujo. El joven que conducía un grupo de visitantes por los viñedos estaba vestido con un impecable pantalón de vestir, camisa y corbata. 

Quizá esto sirva para entender el concepto de esta bodega. Vinos muy elegantes, rozando la perfección, para un público exclusivo que, obviamente, puede y desea pagarlos.






La recorrida por Napa Valley continuó, pero da lugar a una segunda nota en la que te contaremos la visita a las bodegas Robert Mondavi, Inglenook y V. Sattui.

viernes, 11 de agosto de 2017

Bodega Matervini de Achával y Cipresso


Hace varios años, luego de completar un máster en la Universidad de Standford, California, Santiago Achával estableció su primera bodega cerca de Napa Valley. Se llama The Farm y trabaja con el sistema de venta directa. En los años 90, junto a Roberto Cipresso, funda en Mendoza la bodega Achával Ferrer (con Manuel Ferrer como socio). Esta exitosa bodega fue vendida en 2013 a capitales rusos (dueños del Vodka Stolichnaya) permaneciendo Achával como consultor hasta marzo de 2017. 

El proyecto Matervini comienza en 2008 y lanza su primer vino, Alteza, en 2010. En 2016 se inaugura la nueva bodega, en Perdriel (enfrente de Achával Ferrer). Es de concepción muy modera, cuenta con un sector de hospitality que recibe turismo y una casa que es posible reservar . 


Se trabaja con energía solar (100% e incluso se llega a vender energía a la red local). Los viñedos son orgánicos sin certificar. Se utiliza agua de pozo. 


Allí nos recibió Franco Dionisi a cargo de las RR.PP. y nos contó que la capacidad instalada es de 80.000 litros y la producción actual de 20.000 litros. La guarda se realiza en barricas Boutes.



En el recorrido apreciamos 12 piletas de concreto revestidas con epoxi de 69.8 Hl, que se usan para vinificar y otras 12 piletas de 24.1 Hl usadas para almacenar. El enólogo es Juan Pablo Calandria. Se realiza venta directa a clubes de vino de USA.


Los vinos

Alteza. Es un Malbec de la Pre-cordillera, distrito de Yacochuya, Valle de Cafayate, Salta, del cual se elaboran apenas 4 barricas al año (1.200 botellas), que son vinificadas en la Bodega Domingo. 
Tinto, Chacayes, zona alta de Valle de Uco, Mendoza, de viñedos ubicados en The Vines, sitio en el que Achával asesora también otras bodegas (Corazón del Sol). Es un blend 87% Malbec, 8 % Cabernet Franc, 5% Petit Verdot. Catamos la cosecha 2014 que tiene una nariz muy fresca y una boca super entradora.


AntesAndes Valle de Canota, Pre-cordillera, Las Heras, Mendoza. Son 8,5 hectáreas dentro de la reserva natural de Villavicencio. Es suelo volcánico y se utiliza agua mineral para el riego. Lo compraron los socios de Federico Benegas Lynch y Achával les compra la uva. También lo probamos, resultó más expresivo en nariz que el Tinto, aunque con un estilo en una boca muy parecido.
AntesAndes Valles Calchaquíes, Pre-cordillera, a mitad de camino entre Cafayate y Molinos, Salta. Es del viñedo Rupestre perteneciente a la familia Domingo.
Piedras Viejas, Pre-cordillera, a 1.600 metros de altura, El Challao, Las Heras. Ubicado a 35 km de Mendoza capital, es un viñedo plantado en sistema gobelés (vaso) debido a que está dispuesto en acantilados y no en líneas como es tradicional.
Finca, Perdriel, Luján de Cuyo, Mendoza. Viñedo de hace 80 años ubicado alrededor de la bodega, que pertenece a la familia Escusella. Es el mismo que Achaval – Ferrer utilizaba para su etiqueta Bella Vista.


Calchaquíes 2016 Rupestre. Lo catamos de tanque y es bien típico del lugar. En Salta se cosecha, se hace el descobajado y se traslada el mosto a Mendoza en un camión que tiene tanques de 1.000 litros con enfriadores para que no fermente. Durante el viaje vine macerando y se realiza pillage cada tres horas, controlado por un enólogo que acompaña el trayecto.

Desde 2016 se agrega un cofermentado Marsanne – Roussane - Viognier de un viñedo de Chacayes, que se está elaborando en dos huevos de concreto de 20 Hl.
Alteza, Finca y Piedras Viejas se hacen en foudres de roble italiano. Las piletas se usan para Tinto, Canota y Calchaquíes.

Una bodega de concepto moderno que prontamente va ganando su lugar, de la mano de un impecable trabajo de marketing y diseño y la sabiduría vitivinícola de sus dueños.




lunes, 7 de agosto de 2017

Las novedades de Alejandro Sejanovich


Bar Urondo, en Parque Chacabuco, fue el lugar elegido por el "Colo" para presentar las novedades de sus vinos Manos Negras, Zaha y Teho.

Poco después que las Sommeliers Maya García y Elena Amigo recibieran al grupo de invitados de prensa, se descorchaba el primer vino: un blanco aún sin etiquetar, de color cristalino y muy fresco en nariz, que será lanzado como un Blanc de Blancs de la línea Manos Negras. Es un blend Gewustraminer (80%), Chardonnay (15%) y Semillón (5%), todos provenientes de Chachayes, Valle de Uco. 

Sin paso por madera, está hecho para ser bebible y, en particular, gastronómico. Sejanovich dice: "con este vino, busco demostrar que en Mendoza se pueden hacer blancos de este estilo, elaborados con un prensado oxidativo. Más aún cuando, como en este caso, vienen de una zona con mucho sol y plantada en espaldero, dando como resultado uvas algo marrones". "En esta práctica se oxida todo el mosto, se separan la borras y se empieza a fermentar -siendo a partir de allí- reductivo. Como resultado, se logra evitar la oxidación a largo plazo y aumenta la duración del vino".

Al tomarlo por primera vez, todo esto se confirma: no van a encontrar un blanco demasiado corpóreo sino uno fresco -aunque no por eso liviano- que se acomoda mucho mejor en boca cuando acompaña a una comida y viceversa, que es lo que busca el enólogo.

"Chacayes es una zona muy interesante, es fría, pero tiene mucho calcáreo y eso da algo fresco y al tiempo maduro, con sabores salinos", completa Alejandro.

Manos Negras Artesano Pinot Noir 2016
Con uvas de Mainqué, Río Negro. Sejanovich dice: "el Pinot Noir es una variedad para ensayar, para divertirse... y que cuando sale bueno, es genial". En este caso ha resultado un Pinot Noir menos terroso que los que solemos encontrar en esta zona.


Manos Negras Artesano Malbec 2014
El Malbec es de Altamira y tiene un fondo de boca complejo. Cofermentado con Cabernet Franc, Petit Verdot y Cabernet Sauvignon. "Quiero que se note lo que antes no se quería mostrar, que es la uva" define el Colo, sobre este rico Malbec.

Zaha Marsanne 2016
Elaborado en forma oxidativa -"presentando un aroma de "velo" que se logra dejándolo después de la fermentación con algo de aire para que aparezcan estos volátiles -lo cual sucede fácilmente con esta variedad"- en buena combinación con aromas a manzanilla y pino. Un hermoso blanco que se suma a la escasa oferta de esta cepa en nuestro país.




Teho Malbec Tomal Vineyard 2014
Para el final dejamos lo mejor: este terrible Malbec de La Consulta, Mendoza. 

Obtuvo 98 puntos por parte del crítico inglés Tim Atkin, ubicandolo en lo mas alto de su Informe Argentina 2017 (que destacó a 100 vinos) y considerándolo el “vino tinto del año”. Teniendo a mano la descripciòn de uno de los principales críticos de vinos del mundo, porque no transcribirla: “Mi tinto del año es un corte deslumbrante de Malbec con un 10% de Cabernet Sauvignon, Petit Verdot, Tempranillo, Semillon, Sangiovese y Cabernet Franc, fermentado con un 45% de racimo entero. Fresco, equilibrado y elegante, naturalmente complejo; un vino con matices en el que asoma la sutileza del roble, el perfume de la fruta negra, apoyados sobre una acidez filosa, todos contribuyendo a un largo de boca increíble. 
Un vino de clase mundial elaborado por un enólogo de clase mundial".

En mi caso, destaco cómo su potente jugosidad se combina con un paladar redondo, terso y su largo final. Un vino muy elegante y refinado que confirma mi elecciòn del Colo Sejanovich como uno de los enòlogos preferidos de El Angel del Vino.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...