Etiquetas

viernes, 14 de junio de 2019

Las novedades de Desquiciado


Conocí a Martin Sesto y a Gonzalo Tamagnini en la presentación oficial de su proyecto "Desquiciado" en Buenos Aires, hace un par de años. En ese momento me impresionaron la frescura y las ganas de ambos y me gustó mucho el Cabernet Franc que habían traído. Recuerdo que les compre dos, uno todavía duerme en mi cava.  

A Gonzalo lo volví a encontrar en una visita a Mendoza y allí, en el medio de la cena, se fue corriendo a buscar una muestra de tanque de una Garnacha que estaban elaborando, con tanto o más entusiasmo que la primera vez.

Ellos dicen que el nombre Desquiciado lo eligieron para transmitir la locura que les genera producir una botella de vino. Trabajan para Alejandro Sejanovich y Jeff Mausbach y, por su lado, decidieron ensayar estas etiquetas propias, que han recibido muy buenos puntajes. 


Puntajes Parker de las etiquetas Desquiciados

Gonzalo Tamagnini es de esos enólogos que no se quedan en la cómoda, y le gusta mucho experimentar, buscando siempre algo nuevo, probando algo distinto en cada cosecha. Y en este encuentro de Productores Amigos, que realizamos en el marco del Mr. Wines Tour, vino decidido a mostrarnos las novedades de este año:

Chardonnay 2018
"Para elaborarlo usamos las barricas del 2017, con sus borras, y ahí echamos el vino nuevo, el de la cosecha 2018. Esto le da más complejidad", explica. Contiene entonces un 10% de la cosecha 2017. Con uva de Gualtallary, de un parral de un viñedo de Jean Bousquet.

Pinot Noir 2018
"No tenemos el conocimiento para hacer buenos Pinot Noir, pero vamos a aprender, al menos hacemos algo que se puede tomar", confiesa, con sinceridad brutal, acerca de este Pinot Noir que asoma fuerte en nariz, en correspondencia con el estilo de los Pinot mendocinos.

Es un corte de regiones: un 50% de 2 o 3 barriles de Gualtallary, Los Arboles. El restante 50% pisado a pie, con racimo entero. Pasa ocho meses en barrica vieja y tiene un 5% de refresh con cosecha 2019.


Garnacha 2018
La última muestra fue esta Garnacha a la que "se le fue agregando Syrah para darle sustento, porque la Garnacha de este viñedo no polimeriza".

Para cerrar la breve presentación que realizaron, expresaron: 

"Queremos salir a buscar otras regiones como Altamira, San Carlos. Hacer co-fermentación y micro vinificación, que es lo que da la escuela de Alejandro (Colo) Sejanovich, ya que llevamos seis años trabajando con ellos", cuenta Gonzalo sobre su estilo y el futuro.



Los Desquiciado son vinos que no defraudan, pequeñas producciones de estos winemakers que van incorporando ideas nuevas y nunca se quedan estancados en lo ya realizado.

miércoles, 12 de junio de 2019

Doña Paula. Catando vinos de tanque.



Luego de la charla técnica que Marcos Fernández, enólogo de Doña Paula, nos dio al inicio de la visita a la bodega (ver nota), pasamos a la realizar una recorrida en la cual nos dimos el gusto de probar varios vinos directamente de los tanques y barricas. 

Esta es una experiencia que siempre suma mucho, ya que nos acerca al trabajo del enólogo al permitirnos evaluar los vinos en sus diferentes etapas de elaboración para ir comprendiendo el maravilloso trabajo de predicción y anticipación que realizan. Algo que seguramente no enseña la teoría (por más que ayude a comprender) y solo se logra con prueba y error, o sea con la experiencia práctica. 

Marcos no se limitó a realizar una simple recorrida probando muestras, sino que se tomó el tiempo de pensar cómo hacer algo instructivo y nos propuso realizar interesantes juegos de contraste, por ejemplo, entre dos Malbec que van a Selección de Bodega, uno plantado con la viña en cabeza contra el mismo Malbec con la viña plantada en espaldera.


También probamos de tanque varios blancos: Sauvignon Blanc, Chardonnay y Riesling. Además Marcos nos contó una novedad, Doña Paula lanzará próximamente al mercado vinos en lata. Y entre ellos habrá un Sauvignon Blanc proveniente de Finca Los Altos, que sale con solo 8,5º de alcohol.

Los Cardos Sauvignon Blanc 2019de tanque.
De Gualtallary, este blanco destinado a la línea entry level de la bodega, muestra un equilibrio entre las notas verdes y las tropicales, con una acidez importante. Notas a pomelo rosado, cítricos y tropicales como ananá y maracuyá. Valdrá la pena buscar este blanco de de Los Cardos. 

Doña Paula Estate Sauvignon Blanc 2019, de tanque.
Tiene un 80% uvas de Gualtallary que se cosechan en dos pasadas: la cosecha más temprana aporta la ruda y la tardía maracuyá. Se siente mineral, por el lado del grafito. El restante 20% son uvas de Finca Los Cerezos (Tupungato, 53 hectáreas a 1000 msnm).

El corte se había realizado el día anterior; "el vino aún está algo desarmado", explicó Marcos, "pero a medida que se empiece a ensamblar aumentará su intensidad aromática. En USA buscan esta variedad más madura y con notas tropicales. En cambio, para el Estate buscamos notas a ají y ruda. El Estate se puede guardar dos o tres años y por eso se envasa en botella verde", aclara.


Doña Paula Estate Riesling 2019, de tanque.
Con los Riesling, Marcos propuso otra experiencia de aprendizaje: ver como se nota la evolución en esta variedad al añejar, yendo hacia notas petroleadas, a querosén.

Probamos, también de tanque, el Riesling de Gualtallary destinado al Doña Paula Estate, de la cosecha 2019 que estaba recién elaborado. Se destacaban las notas a frutas blancas como durazno blanco. En boca se remarcan cierta textura y taninos (el Chardonnay, el Riesling y el Semillón son variedades blancas que tienen taninos, nos aclara) y por eso tiene un final más largo.


Doña Paula Estate Riesling 2018, de tanque.
Del mismo viñedo, en esta cosecha que ya lleva un año en tanques, aparecen esas notas a hidrocarburos y caramelo de miel, propias del añejamiento que nos quería mostrar el enólogo, sin perder la textura. Muy bueno. Se producen 12 mil litros.

Chardonnay 2018de tanque.
Fermentado en barricas de roble, 40% de primer uso y 60% de segundo uso. Después va a huevos de cemento para que el movimiento de convección le haga ganar textura y vuelve a tanque hasta su fraccionamiento. "La guarda en huevos mejora a algunos vinos, pero su uso para fermentación es más complicado ya que cuesta llegar a una temperatura elevada", confiesa el enólogo.



Finalmente llegó el turno de los tintos y realizamos la prueba de Malbec que nos había anticipado.

"Los Malbec de zonas con caliza huelen a tiza y se relacionan con el umami (glutamato, que tiene un aroma graso, como a caldo de carne) y dan sequedad en la lengua. Los Malbec de suelos más profundos y con mucho menos calcáreo, aun dentro de la misma Finca Alluvia, huelen más a grafito", explicó.

Malbec Finca Alluvia 2019 Plantado en cabeza, de barrica. 
Forma parte del corte de Selección de Bodegas en una proporción del 40%. "Se notan las notas espaciadas, pero también la violeta, pimienta blanca (algo raro de encontrar en el Malbec). Estos aromas sólo se dan en años secos", nos enseña Marcos. El rendimiento es de solo 3.500 kg/ha. Finca Alluvia está en Gualtallary, con 135 hectáreas a 1.350 msnm.

Malbec Finca Alluvia 2019 Plantado en espaldera, de barrica. 
Forma parte del corte de Selección de Bodegas en una proporción del 60%. "Presenta umami y fruta negra, muy buena boca. Los plantados en cabeza muestran un perfil más especiado, casi parecidos a un Cabernet Sauvignon".

Cabernet Franc 2019, de tanque.
Todavía está con las pieles (y con ellas quedaría una semana más). Mucho pimiento morrón, fruta negra, especiado (pimienta negra). Riquísimo.

Cassavechia 2019, de tanque.
Se trata de una variedad proveniente de la región de Campania, cuya capital es Nápoles, en el sur de Italia, y llegó a la Argentina en 2006 a través de Martín Kaiser, el agrónomo de la bodega. Es una cepa poco conocida en Argentina y solo hay 3,5 hectáreas, que posee Doña Paula en el viñedo Los Indios ubicado en El Cepillo (80 hectáreas a 1.150 msnm).

También está todavía con pieles al tomar la muestra del tanque. Tiene aromas a cáscara de pomelo y a jazmín. Taninos demasiado fuertes. Se utiliza para dar carácter en cortes.


La despedida fue con el vino premiado recientemente en el concurso "International Wine Challenge” (IWC) 2019, el Doña Paula Selección de Bodega 2016 que obtuvo el trofeo al mejor Malbec de Mendoza (Mendoza Malbec Trophy) y una Medalla de Oro con una puntuación de 96/100.

Selección de Bodegas 2016 (botella).
Proveniente de la finca Alluvia en Gualtallary, Valle de Uco, como comentamos antes en la prueba de tanques, es un blend de Malbec espaldera y viña en cabeza. Para saber más de este vino te recomiendo leer la nota que publicamos sobre la Vertical Doña Paula Selección de Bodega

Muchas gracias a Marcos Fernández por tomarse el trabajo de recibirnos y preparar tan detallada e instructiva degustación, que demuestra la pasión que tiene por su trabajo y las ganas de mostrarlo. Si te interesa conocer más sobre Doña Paula podés ver el sitio web de la bodega que publica interesantes notas sobre estudios de suelo y la identidad de los vinos argentinos.

lunes, 10 de junio de 2019

Doña Paula: visitando la bodega.


Apenas llegados a Mendoza, enfilamos temprano por la mañana hacia Finca El Alto ubicada en Ugarteche, perteneciente a la Bodega Doña Paula, una empresa de capitales chilenos que decidieron apostar al vino argentino. El sol mendocino iluminaba los viñedos pintados de colores otoñales y al fondo se recortaba, imponente, la cordillera de los Andes.

Doña Paula no es una bodega boutique, sino que vino a jugar en la liga de los grandes y ha logrado en muy poco tiempo meterse en el top ten de exportadores de vinos argentinos al mundo. 



Por ello no se apoya en el enoturismo, pero así y todo cuenta con un lindo espacio rodeado de un lago, que en realidad es un gran reservorio de agua que se utiliza para riego, donde nos esperaba el enólogo, Marcos Fernández. 


¿De aquí habrán sacado la idea del trono de Games of Thrones? 
El 100% de los vinos de Doña Paula son de viñedos propios y venden del 3 al 5% de la uva que producen. Explican que gracias a que tienen el control de la logística de cosecha, por ejemplo, "no hay filas de camiones esperando entrar la uva a la bodega". Así logran una gran consistencia de estilo y eso, sumado a la relación precio calidad, opina son las razones que los han llevado a pasar de ser una bodega netamente exportadora a crecer en ventas en Argentina todos los años, llegando a representar actualmente el mercado interno un 20% del total.

Marcos nos contó que el día de nuestra visita era muy especial (16 de mayo) ya que justo esperaban recibir la última uva de la cosecha 2019; un Riesling con el cual van a elaborar un late harvest. Ese vino es parte de los experimentos que se van realizando, porque nunca se conocen de antemano los resultados, y en este caso piensa que no va a ser un cosecha tardía muy dulce, ya que queda por ver a cuanto nivel de azúcar puede llegar un Riesling de Gualtallary. El recibimiento ya anticipaba que el enólogo estaba dispuesto a darnos muchos detalles técnicos y que la visita a la bodega iba a resultar muy didáctica y entretenida.
Marcos Fernández, enólogo
Están felices en Mendoza porque "la cosecha 2019 ha tenido una gran sanidad, calidad y cantidad. Tan buena como la 2018, pero distinta", aclara. Cuenta que a principios del año la cosecha venía entre diez y doce días atrasada, pero un par de calores fuertes a fin de enero y principio de febrero hizo que las cosas cambiaran. 

Marcos nos brindó una excelente exposición, que incluyó una presentación en powerpoint para ayudarnos a entender detalles de todos los factores que intervienen en una cosecha. Aquí un resumen de lo expuesto:

Las uvas blancas que ya estaban casi para cosechar no se adelantaron, pero sí fueron afectadas en su perfil aromático, brindando aromas más tropicales. Los tintos, que les faltaba madurar para ser cosechados en marzo o abril, si se adelantaron y se generó un caos logístico al juntarse en la bodega el trabajo con las blancas. 

Por otra parte, para las tintas, luego del calor no hubo lluvia y ello les permitió a los enólogos hacer muchas "cosas lindas" sin correr riesgos y les dio plasticidad para probar. Por ejemplo, en el viñedo Alluvia pudieron hacer cuatro pasadas de cosecha, hasta finales de abril.
"Ya llevamos tres cosechas excelentes, la 2017 que fue con bajos rendimientos y las dos últimas que fueron muy buenos". M.F.
Este año hubo avance en la madurez polifenólica sin tener un pico de azúcar, lo cual les vino bien a uvas como el Malbec, el Cabernet Franc y el Petit Verdot, pero no al Cabernet Sauvignon que es de ciclo más largo.
"No existe un año perfecto para todas las variedades". M.F.
Terroir es la conjunción de clima, suelo, enología, manejo del viñedo, variedad y pie de viña". Pero el factor preponderante es el clima, que representa aproximadamente un 40% y luego el suelo con un 20%. la enología 15%, el manejo del viñedo 15% y la variedad un 10%.


La cordillera de Los Andes es un gran regulador del clima y actúa como un desinfectante. Argentina tiene una de las pocas regiones continentales de la vitivinicultura.

Comenzó por desmitificar un poco el concepto de lo favorable de la amplitud térmica, ya que a no todas las variedades las favorece: "por ejemplo, al Sauvignon Blanc, más de 30º C no le hace bien, porque se va hacia lo tropical y pierde su carácter", aclaró.


Marcos, que trabaja en el grupo desde 2014, destaca el trabajo realizado en el estudio de suelos, con mareos iniciales de conductividad, cientos de calicatas, mapeos de piedras y de carbonato de calcio. Todo ello permitió definir "manchas de terreno" que se usan para programar la cosecha.



Finca El Alto es en la cual se encuentra la bodega y de allí sale en un 100% los vinos de la línea Los Cardos, que representan gran parte de la producción de Doña Paula.



Otra finca importante es Finca Alluvia, en Gualtallary, que está rodeada por Tupungato Vineland.

También nos da sustentabilidad tanto en el manejo del viñedo como en las prácticas de bodega. Se maneja el viñedo sin uso de agroquímicos y en la bodega tampoco. Solo se usa levaduras, ácido tártaro o y algún nutriente orgánico y libre de gluten para las levaduras. No se usan clarificantes ni polímeros para estabilizar los vinos, para ello se utiliza el frío. 

Además, dice que Doña Paula hace un importante trabajo de Responsabilidad Social Empresaria, con acciones tanto para la comunidad interna como la que los rodea, como ser una escuela para adultos dentro de la bodega. se trabaja en reciclaje, manejo mínimo del agua, con objetivos de reducción año a año.

En la nota siguiente vamos también a hablar de los vinos, ya que la visita continuó con una extensa degustación de vinos tomados de tanque y barricas.



miércoles, 5 de junio de 2019

Finca Las Marianas en Feria de Productores Amigos #MrWinesTour


Uno de los puntos altos de nuestro último viaje a Mendoza fue la Feria de Productores Amigos en exclusiva para el #MrWinesTour realizada  en el Restaurante Raíces y en la cual pudimos probar varias novedades, entre ellas el proyecto de Finca Las Marianas.

Mariana Rosa y Raymond Jannas, ubicados a la izquierda en la foto de arriba, son "una pareja que buscó hacer vino". Por lo menos así comenzaron su presentación en la Feria de Productores Amigos que se realizó en el marco del Mr. Wines Tour por Mendoza, en la cual ofrecieron tres de los vinos para degustar, un Cabernet Sauvignon y dos Malbec. 

El tercer protagonista en esa foto es el enólogo Juan Manuel Gonzalez, quien además es responsable de la enología en 1924 Viña de Ángeles.

Raymond es geólogo y cuenta que por su profesión tuvo la suerte de viajar y conocer muchos lugares del mundo y sus vinos, lo cual lo impulsó a querer hacer los propios.

La finca está ubicada en Alto Agrelo, a 1050 metros sobre el nivel del mar, a la altura de la Bodega Catena Zapata y un poco más arriba de la finca Zulema de Pulenta Estate. Allí tienen cuatro hectáreas de viñedos con cinco variedades de uvas: Malbec (70%), Cabernet Sauvignon (12%) Cabernet Franc (8%), Petit Verdot (6%) y Bonarda (4%).

"Es el lugar que elegimos por sus características de suelo. Buscamos con quien hacerlo y elegimos a Juan Manuel González porque nos gustó lo que hacía en 1924 Viña de Ángeles".
Raymond Jannas y Mariana Rosa, sentados a la izquierda.  

Duet Cabernet Sauvignon 2017 $550 (89 puntos Tim Atkin).

El 75% del vino no tiene paso por madera y el restante 25% pasa por barrica.
"Nos gusta que la uva madure, por lo que son uvas con bastante azúcar y vinos con alcohol alto: 14, 1°, pero no se nota". Raymond Jannas.
Son solo 2.500 botellas. Es un vino cálido, con cuerpo y bajas pirazinas, muy redondito.


Duet Malbec 2017 $550 (91 puntos Tim Atkin) 
El 30% pasa por barrica de primer uso. Muy rico Malbec.


Duet Malbec 2016 
El 20% pasó un año en barrica de primer uso. 


Este pequeño proyecto elabora los vinos en bodegas Sánchez Salomón y poseen un estilo clásico, como les gusta a sus dueños, que así lo definen:
"Nuestro estilo enfoca a la búsqueda de elegancia, sabor, fruta y que entre muy tranquilo a la garganta". Raymond Jannas.

Podes saber más acerca de Finca Las Marianas en esta nota de Nicolas Orsini Blog.

Foto portada: facebook Finca Las Marianas (por @diegoeidelman)

lunes, 3 de junio de 2019

Onofri Wines en Feria de Productores Amigos #MrWinesTour


Uno de los puntos altos de nuestro último viaje a Mendoza fue la el encuentro con el grupo de «Productores Amigos» en exclusiva para el #MrWinesTour y en la cual pudimos probar varias novedades. 


El mismo fue organizado por Mariana Onofri y Adán Giangiulio (Onofri Wines) a quienes ya presentamos en sendas notas cuando visitamos su finca de Lavalle y cuando probamos sus vinos en The Vines



En esta ocasión el encuentro fue en el bar restaurante Raíces de Mendoza y Mariana y Adán estaban esperándonos con estos fuegos y muchas novedades a ser presentadas por varios productores que se sumaron a la velada.

Onofri Wines
Las degustaciones comenzaron con los vinos de Mariana que dio inicialmente algunas precisiones acerca de los mismos:

Nuestra filosofía es: mucha frescura y un poquito de estructura aportada por la madera. Mariana Onofri.
"Los blancos nuestros se ponen muy ricos a medida que pasan tiempo en botella. Por ejemplo, el Pedro Giménez cuando supera los seis meses, aunque por razones comerciales a veces no se puede esperar. El corte 2017 paso un año en botella antes de presentarlo".

En la zona de Lavalle es muy necesario cosechar temprano para lograr algo de acidez. Mariana Onofri.
Alma Gemela White Field Blend 2018
Marsanne, Roussanne, Chardonnay, co-fermentado en tanques y barricas de 1º, 2º y 3° uso. Al final se le agregó una barrica de Pedro Giménez.


Alma Gemela Carignan 2018
Es la primera cosecha de plantas que fueron injertadas con esta cepa. Son apenas seis mil kg de uva. Fermentado en bines, es un vino muy natural en su proceso, y va a barricas de quinto uso que ya no aportan taninos. Posee taninos bastante rústicos, que el tiempo en botella domará. Es muy fresco, tiene una textura que seca algo la boca, pero es fluido y con buena acidez, por lo que es ideal para la gastronomía. Es distinto a todo.

Alma Gemela Cabernet Franc 2017
Los Chacayes. Mitad barrica nueva y mitad de segundo uso. No muy piracínico. 

Fue un placer volver a probar los vinos de Onofri Wines, y es una alegría ver como continúan afirmándose en la búsqueda de expresiones distintas, arriesgando con blends blancos y cepas no tradicionales. En próximas notas les contaremos también sobre los vinos presentados por los otros participantes que asistieron al encuentro.

viernes, 31 de mayo de 2019

Pulenta Estate, series limitadas de grandes vinos


Ex propietarios de Bodega Peñaflor, los hermanos Pulenta vendieron la mayoría accionaria en 1997 y dos de ellos, Eduardo y Hugo Pulenta, establecieron en 2002 su nueva bodega: Pulenta Estate. La misma se encuentra en finca La Zulema, de 135 hectáreas ubicadas en Agrelo.

Eduardo fue un precursor, plantando en los 80 y 90, cepas como Cabernet Franc, Tannat o Petit Verdot. Los Pulenta poseen además otras 400 hectáreas en Los Árboles, Valle de Uco; y cuentan que La Zulema fue la primera finca de Mendoza en tener riego por goteo. 

Si bien tienen muchas hectáreas en producción, la bodega no es grande, procesa solo 900 mil kilos de uva de todo lo que producen, ya que la mayor parte de la uva se vende a otras importantes bodegas como Chandon, Catena Zapata, Bressia, Susana Balbo, etc. 

"Para los vinos de Pulenta es una ventaja poseer viñedos propios ya que tener el manejo de la uva da consistencia, de punta a punta", dicen Diego Pulenta y Javier Lo Forte, quienes nos recibieron en la visita (ver nota Enoturismo en bodega Pulenta Estate). Para los vinos propios también se utilizan uvas del viñedo de Bodega Vistalba, propiedad del otro hermano, Carlos Pulenta.
Diego Pulenta (izquierda) y Javier Lo Forte (enólogo, derecha)
Recorrimos la bodega, en la cual se pueden observar varios tipos de recipientes para la elaboración: concreto, acero, madera... "Se realiza un manejo minucioso de la fermentación y la temperatura. En concreto se mantiene mejor la temperatura por eso de ahí sale la concentración ya que son más extractivos. El acero inoxidable permite enfriar rápidamente y eso imprime perfiles de vino más frutales. La fermentación en madera aporta tostado y mayor incorporación de oxígeno", expresa Javier.



"Los blancos fermentan con frío durante dos semanas. Los tintos fermentan durante una semana, con maceración pre-fermentativa de cinco días y post fermentativa de dos semanas, en total un mes de proceso. Entendemos que, si bien el trabajo inicial está en la finca, el mismo no se usa o se ata a un tipo de recipiente en particular".

Para ello se valen de varios tipos de recipientes de tamaños pequeños que permiten experimentar y elegir lo que consideran mejor para cada uva.

Los vinos
Una visita a bodega Pulenta Estate no sería completa sin probar sus elegantes vinos. Pudimos catar varios vinos tomados de tanque, piletas y barricas.



- Sauvignon Blanc 2019, con cosecha realizada en tres etapas, la primera aporta manzana verde, la segunda aromas tropicales y la última maracuyá y ananá,
Chardonnay fermentado en barrica durante dos meses y luego pasado a concreto,
- Malbec orgánico 2019, de uva certificada de la finca de Carlos Pulenta, con notables aromas a frutilla, sandía, lila y violetas.
Tannat que estaba en concreto, y luego va un año a barrica para formar parte del Gran corte. Se lo notaba rústico, con especias, fenólico y con aromas a mora e higos secos. En boca concentrado.
- Malbec de viñedo de Los Árboles 1200 msnm con un rendimiento de 6.000 kg/ha. Concentrado, sucroso, dulce.
Viognier 2019 de Valle de Uco. En nariz sorpresivos aromas a cáscara de mandarina, y a chicle Bazooka. Va a un blend junto con Chardonnay y Semillón.
Fortificado de Petit Verdot, 27º de graduación alcohólica. Buenísimo!
Pileta de concreto albergando el reconocido Cabernet Franc de Pulenta
Y para quienes somos admiradores del Cabernet Franc de Pulenta, fue lindo poder catar la cosecha 2019 tomada directo desde la pileta de concreto en la que recién terminó de fermentar. Luego va un año a barrica y uno más en botella. 


¿Qué es lo especial de este Cabernet Franc? le preguntamos a Javier Lo Forte y a Diego Pulenta y contestaron humildemente: "la antigüedad del viñedo, que fue plantado en los 90".
Roll fermentor
Con el almuerzo realizamos una relajada y completa degustación que incluyó algunos vinos de la línea de entrada, Bodega La Flor:




Catamos también la totalidad de los Pulenta Estate y los Gran. ¿Qué se puede decir sobre ambas líneas de vinos? Los Estate son vinos que respetan cabalmente la tipicidad de las cepas, respetando el terruño y con la madera muy bien puesta. Estas cualidades se repiten en los Gran Pulenta, que suman un perfil muy elegante y buena concentración y además, en los casos del Malbec, el Gran Cabernet Franc y el Gran Corte una fineza que los pone en la cima de la alta gama local en su nivel de precios. Todos impecables, pero esos tres son los que más me gustaron.




El cierre fue con Pulenta Single Vineyard Red Blend 2013 Finca La Zulema, compuesto 55% Malbec, 35% Cabernet Sauvignon y 10% Merlot. Dominan en nariz las frutas rojas y negras (cerezas, moras, higos), con toques especiados. Muy elegante.



Y para cerrar esta crónica, elegimos transcribir la filosofía propia de la bodega:

"Hacer un gran vino es un acto de generosidad, de pensar siempre en el otro que lo degustará. Nuestra misión es producir series limitadas de grandes vinos, elaborados con orgullo en Argentina». Pulenta Estate.




miércoles, 29 de mayo de 2019

Enoturismo en bodega Pulenta Estate


Pulenta Estate puede ser una buena opción enoturística si estas en Mendoza, y quieres degustar sus muy buenos vinos (nota) en un ambiente relajado. Ubicada a 46 km del centro de la capital, el viaje en auto lleva aproximadamente 45 minutos, simplemente hay que tomar la ruta 40 hacia el sur y en el cruce con la ruta 86 enfilar por esta hacia la cordillera hasta llegar al Km 6,5.


La bodega está ubicada en Alto Agrelo, Luján de Cuyo. Dentro de la Finca "La Zulema", que fue plantada en 1992 por Don Antonio Pulenta.


Varias generaciones lleva la familia Pulenta ligada a la viticultura argentina. Al gran público quizá el apellido no le suene tanto, pero sí a quienes seguimos de cerca el mundo del vino. La historia de esta familia en Argentina comienza en 1902, cuando Ángelo Pulenta y Palmina Spinsanti llegan provenientes de Ancona, Italia, y comienzan una clásica historia inmigrante de esfuerzo y trabajo que los lleva a plantar sus primeras viñas y hasta tener su propia bodega, la cual sí tiene un nombre que todo argentino conoce: Peñaflor.

Sus descendientes continuaron la tradición, Antonio Pulenta se recibe de enólogo en 1936 y en 1974 quien recibe su título de Licenciado en Enología es Eduardo Pulenta, tercera generación. En 1997 los hermanos Pulenta venden la mayoría accionaria de Peñaflor y dos de ellos, Eduardo y Hugo Pulenta, en 2002 -coincidiendo con justo a los 100 años de la llegada de sus abuelos al país- deciden dar vida a Pulenta Estate. El otro hermano, Carlos crea Bodega Vistalba.


Con el nutrido grupo de Vinoteca Mr Wines, visitamos la Pulenta Estate en otoño, disfrutando los viñedos pintados de colores ocre, naranja y rojo -quizá uno de los mejores momentos del año para visitar Mendoza- y nos recibieron Diego Pulenta y el enólogo Javier Lo Forte. Llegamos justo a la hora del almuerzo así que nos estaban esperando con empanadas y unos jugosos lomos al romero.



       

Pero antes de almorzar, probamos casi toda la línea de vinos y después recorrimos las instalaciones de la bodega y catando muestras tomadas directamente de los tanques por el enólogo Javier Lo Forte. Pero esto te lo contamos en la próxima nota.


La bodega, que está rodeada de viñedos, se inauguró en 2006 y luego fue objeto de ampliaciones. Posee una arquitectura sobria (diseño del renombrado Estudio Bormida & Yanzon, autores de numerosos proyectos de importantes bodegas), muy elegante y de modernas líneas rectas. Pero no todo está a la vista. Muchos espacios se esconden bajo la superficie, conectando los edificios principales.

El estilo y la decoración tienen un toque muy sobrio, varonil, con predominancia de colores oscuros, mucha presencia de la madera y fornidas paredes de concreto.


Pero más allá de todo esto, a los entendidos que realicen la visita, seguramente lo que más llamará la atención es lo que denominan “la cocina”, un espacio en el cual se realiza la investigación y desarrollo en vinos. Se trata de una sala con temperatura controlada en la que hay de todo: tanquecitos de acero inoxidable de mil, dos mil y tres mil litros, roll fermentor, fermentaciones en bin, una pequeña pileta de concreto móvil con temperatura controlada, una barrica vertical de mil litros...




Luego se baja al subsuelo, y se llega a una sala de degustación ubicada estratégicamente al centro de los sectores de guarda de barricas, con paredes de hormigón y ventanales vidriados mirando las barricas, muy armoniosa y con una lucarna central justo arriba de la enorme mesa, que permite el ingreso de luz natural. Ideal para degustar vinos sin perder la concentración.
Javier Lo Forte, enólogo
Sala de barricas
En la visita todo está cuidado hasta el más mínimo detalle para que el visitante disfrute la experiencia, con personal es muy profesional y atento.
Zona de recepción
La zona de recepción incluye una mesa para degustaciones (las hay además en otros lugares de la bodega) y vitrinas con elementos en exposición que muestran la relación de los Pulenta con la firma automotriz Porsche, de la cual son concesionarios oficiales y han sido elegidos para ofrecer vinos con etiquetas que llevan el nombre de los modelos de la marca alemana: 911, Panamera, Carrera, etc. En el centro del subsuelo hay tres motores y si bien ya no están más, supo haber expuestos un par de autos.



Destaca siempre la soñada vista que se tiene de los viñedos con la cordillera de fondo y una pérgola rodeada de barricas decorativas que puede ser un gran lugar para degustar los vinos de alta gama de Pulenta Estate.


En fin, una linda opción para conocer una bodega moderna y no demasiado grande, cerca de la ciudad de Mendoza y perteneciente a una familia que forma parte de la tradición vitivinícola argentina. Cerramos esta nota con comentarios de visitantes de la bodega:
“La bodega es preciosa, muy pequeña y por eso es muy atractiva para visitar, ya que hay un gran trabajo y esmero dedicado a cada botella de vino".


"Todo perfecto, lo que uno espera de una visita a una bodega de esta gama".
Ruta Provincial 86. Km 6,5. Alto Agrelo. Luján de Cuyo. Mendoza. Argentina.
reservas@pulentaestate.com
+54 9 261 - 5 076426
- Degustaciones guiadas
- Visitas guiadas
Horarios: lunes a viernes de 9.00 a 17.00 hs. Sábados de 9.00 a 13.00 hs.
Duración del tour: 1-2 horas.
Idiomas: Español e Inglés.


Grupo Mr Wines Tour en Pulenta Estate
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...