Etiquetas

martes, 25 de febrero de 2014

Visita a dos bodegas neuquinas: Schroeder y Fin del Mundo



Como apasionado del vino, el largo viaje en auto hasta Bariloche no podía sino tentarme a detenerme para conocer alguna de las bodegas que se asientan en el Valle de Río Negro o en las “nuevas” zonas vitivinícolas de la provincia de Neuquén. El tiempo disponible era poco, eran las vacaciones familiares y no es cuestión de aburrir a tus hijas con interminables visitas a bodegas, por lo cual la elección debía limitarse a un par de bodegas para recorrer en tres o cuatro horas.
Ya antes de viajar hice un análisis de las bodegas de la zona y no solo no son pocas sino que, además, están bastante dispersas geográficamente desde Colonia 25 de Mayo en la provincia de La Pampa, pasando por San Patricio del Chañar en Neuquén y hasta Villa Regina en Río Negro.  
Para optar debía tener en cuenta que iba a pasar la noche en Cinco Saltos, en la casa de mis abuelos maternos, casa que fue el centro de una bella chacra de 12 hectáreas donde se lucían las manzanas y peras, pero que también supo contar con unas 2 hectáreas de viñas plantadas por mi abuelo allá por los años 40.
Quizá de allí venga mi pasión por el vino, genes impregnados de ese amor filial a la uva y el vino que mi abuelo, y luego mis tíos, supieron hacer primero en forma artesanal y luego en una Cooperativa llamada La Picasa, en conjunto con otros chacareros de la zona. Pero esa es otra historia...
CLIQUEAR en "Mas información" para seguir leyendo.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...