Etiquetas

martes, 25 de febrero de 2014

Visita a dos bodegas neuquinas: Schroeder y Fin del Mundo



Como apasionado del vino, el largo viaje en auto hasta Bariloche no podía sino tentarme a detenerme para conocer alguna de las bodegas que se asientan en el Valle de Río Negro o en las “nuevas” zonas vitivinícolas de la provincia de Neuquén. El tiempo disponible era poco, eran las vacaciones familiares y no es cuestión de aburrir a tus hijas con interminables visitas a bodegas, por lo cual la elección debía limitarse a un par de bodegas para recorrer en tres o cuatro horas.
Ya antes de viajar hice un análisis de las bodegas de la zona y no solo no son pocas sino que, además, están bastante dispersas geográficamente desde Colonia 25 de Mayo en la provincia de La Pampa, pasando por San Patricio del Chañar en Neuquén y hasta Villa Regina en Río Negro.  
Para optar debía tener en cuenta que iba a pasar la noche en Cinco Saltos, en la casa de mis abuelos maternos, casa que fue el centro de una bella chacra de 12 hectáreas donde se lucían las manzanas y peras, pero que también supo contar con unas 2 hectáreas de viñas plantadas por mi abuelo allá por los años 40.
Quizá de allí venga mi pasión por el vino, genes impregnados de ese amor filial a la uva y el vino que mi abuelo, y luego mis tíos, supieron hacer primero en forma artesanal y luego en una Cooperativa llamada La Picasa, en conjunto con otros chacareros de la zona. Pero esa es otra historia...
CLIQUEAR en "Mas información" para seguir leyendo.
Me tentaba mucho ir a conocer la Bodega Humberto Canale, la más tradicional y antigua, que cuenta además con un museo y que mantiene la explotación frutícola de peras y manzanas en conjunto con su actividad vitivinícola. Pero además del hecho de que algo de una historia parecida la conocía de primera mano, a través de las innumerables vacaciones pasadas en mi niñez en la chacra de Cinco Saltos que me permitieron vivir esa tradición en común, un factor práctico hizo que me inclinara por conocer las bodegas de San Patricio del Chañar. 
El hecho fue que estábamos en tiempo de cosecha y la angosta ruta entre Cinco Saltos y General Roca (asiento de H. Canale) se transforma en  un hervidero de camiones cargados de bins (grandes cajones de madera donde se transportan las frutas desde su cosecha hasta los galpones de empaque) que circulan lentamente e amenazaban convertir el viaje en un calvario. Así entonces, siendo que la salida hacia San Patricio del Chañar es menos transitada y la cantidad de kilómetros menor, la elección se acotaba hacia las Bodegas allí ubicadas.
Antes de viajar había tenido la precaución de escribir un mail a Bodega del Fin del Mundo anunciando mi posible visita, con la esperanza de, al llegar, ser atendido por algún entendido o enólogo de la casa y me habían contestado amablemente con los horarios y pidiéndome que confirmara antes de ir. Por ello fue la primer bodega elegida para visitar y el día anterior a la visita logre conectar WiFi y envié un mail confirmando que iría el día siguiente. Me contestaron que me recibirían hasta las 16:30 hs.

Bodega Schroeder 
El sábado partimos con la familia apenas pasado el mediodía y por interpretar mal el GPS demoré media hora más de lo necesario en llegar a la zona. Como Fin del Mundo me esperaba hasta las 16:30 hs, decidí visitar antes Bodega Schroeder, de quienes tenía excelentes antecedentes por un amigo que conoce a sus dueños. No me había anunciado, por lo que fui como cualquier turista que cae de improviso, sin demasiadas expectativas. Todo el ingreso a la Bodega ya impacta por la prolijidad de la calle de ripio adornada por con rosales de rosas rojas al lado de los viñedos. Los prolijos viñedos te acompañan y siguiendo, al fondo a la derecha, se llega al elevado edificio de la bodega.


El proyecto de almorzar en el restaurante quedó trunco porque el tiempo no alcanzaba, así que debo agradecer a mi esposa e hijas que supieron saltearse el almuerzo para acompañarme. Las visitas tienen salidas a horarios fijos por lo que debimos esperar en el hall de recepción unos 20 minutos más antes de comenzar el recorrido saliendo a visitar las vides de Pinot Noir y Chardonnay que se encuentran justo frente a la entrada del edificio. Apenas faltaba una semana para comenzar a vendimiar y se notaba en las uvas.


Cada sector de viña está identificado con un cartel que indica el número de cuartel, cepa, hectáreas plantadas, cantidad de hileras, número de plantas y año de implantación. Y cada hilera tiene un número que la identifica.


Reingresamos al edificio por el hall de entrada que tiene una breve exposición de botellas y algunas artesanías locales y pasamos al interior de la bodega, que esta diagramada para ser apreciada por el turismo. 


En la nave principal, abajo hay una serie de barricas fuera de uso dispuestas simétricamente formando un cuadro y enfrente ya se aprecian los enormes tanques de acero inoxidable. Atrás, a través de las vidrieras están las maquinas por donde ingresa la uva al proceso productivo, a la derecha la de los blancos y a la izquierda la de los tintos.



La visita guiada explica detalladamente todo el proceso desde el ingreso de la uva hasta la puesta en botellas final, recorriendo todos los sectores de la bodega, con la única excepción del laboratorio. 

Ya al final, y con muchas ganas, encaramos la sala de degustación y ventas, no sin antes pasar por la muestra de las réplicas de los restos fósiles de dinosaurio que fueron encontrados al realizar las primeras excavaciones para hacer el edificio. Con orgullo nos explicaron que corresponde a un Titanosaurio herbívoro de 10 a 12 metros de longitud que habitó estas tierras hace 75 millones de años y que recibió el nombre técnico de Panamericansaurus Schroederi. 

Degustamos un Familia Schroeder Malbec, un Reserva Pinot Noir, un Rosado y dos Espumantes, un Extra Brut y el exitosísimo Deseado dulce de Torrontés, compramos algunos más (al comprar vinos te reintegran el valor de la visita que se cobra antes de empezar) y salimos muy satisfechos por la calidad y calidez de la atención en esta hermosa Bodega.

Bodega Fin del Mundo
Bodega Fin del Mundo esta apenas unos kilómetros mas adelante, apuramos la marcha y llegamos apenas pasadas las 16 horas. Ya de entrada sorprende la magnitud de la bodega, que desde afuera tiene aspecto industrial y se intuye que el concepto va a ser totalmente diferente. 

Llegamos y me anuncio con toda la expectativa de ver quien me estará esperando, solo para descubrir que no conviene nunca hacerse muchas expectativas. Nos dicen que el horario de visita es hasta las 16 hs y que por lo tanto no será posible hacer la misma. Insisto que me dijeron hasta las 16:30 hs, sin aclararme que debía llegar con mayor anticipación, que envié varios mails solicitando la recepción para escribir una nota para este blog y que el día anterior me habían confirmado que fuera. Buscan en la PC y encuentran los mails y gracias a ello, acceden a realizar una visita rápida, guiada por una de las chicas de atención al turismo, ya que no había nadie mas que pudiera acompañarme. 

El recorrido duró apenas 20 minutos circulando rápidamente por las pasarelas elevadas que permiten ver desde arriba la enorme nave con un ejército de grandes tanques de acero, accedimos a un balcón que se ubica sobre la zona de recepción de la uva y se ven desde allí las extensiones de hectáreas de viñedos que llegan hasta lo lejos, a un lado pilas y pilas de botellas vacías prestas para la próxima producción y del otro 3 enormes máquinas Xpert, dos modelo XP100 y una XP320 ya esperando que pronto lleguen las uvas para empezar a transformarlas en vino. 



Pasamos también por el sector de embotellado, con tiempo apenas de sacar una foto a una gigante infografía que describe el proceso, luego por una nave repleta de cajas y cajas plásticas llenas de botellas acostadas, vimos desde afuera la sala de barricas y las botellas de Espumantes descansando boca abajo esperando el próximo giro.


Finalmente regresamos al hall de recepción y tuvimos que preguntar si habría algún vino para degustar. Lo que quedó, nos dicen, y es muy poco y ya no está siquiera a la temperatura que corresponde. 

Antes de irme tomo varias fotos de los trofeos y medallas expuestos en unas vidrieras, de la barra y compro algunas botellas de Pinot Noir y una del blend La Poderosa. Me asombran los precios, no recuerdo bien los precios de Buenos Aires, pero me parecen caros. Le saqué una foto a la lista de precios para analizarla luego y resulto ser que una semana mas tarde, en un pequeño supermercado de Villa Pehuenia los mismos vinos estaban mucho más baratos que en la propia bodega. El Fin en bodega $ 165 en el súper $ 120, el Gran Reserva en bodega $ 104 y en el súper $ 85. Inexplicable. ¿Hace falta cobrar tan caro a quienes se tomar el trabajo (hay que llegar!!) de ir a visitar la bodega misma?


La impresión general que me quedó de la visita es que es una Bodega muy importante, con enormes volúmenes de producción, líneas variadas, buen marketing de producto (los blend La Poderosa son un ejemplo) y que dinamiza la economía de la zona, genera trabajo y es pilar del desarrollo vitivinícola de Neuquén. Como otras del Chañar, es maravilloso ver como se ha hecho tanto en tan poco tiempo y es un orgullo para el país poder desarrollar un desierto en un vergel. 

En cuanto al resultado de mi visita, disculpen esta crónica poco agraciada de mi "Experiencia en Bodega del Fin del Mundo". En "FIN", espero en otra oportunidad tener mejor suerte, pero no fue este el caso.

En resumen, una visita que salió al revés de lo pensado. Donde fui sin avisar me trataron excelentemente, con ganas de recibir al visitante, y donde fui habiendo planificado, de la otra parte no hubo nada planificado. El más pequeño fue un grande y el más grande fue pequeño.


De los vinos de cada una de las bodegas prefiero hablar como lo hago siempre, a través de mis tuits en @angelyvino, cada vez que los pruebo. Varios de los que compré y fui tomando a lo largo de mis vacaciones fueron ya comentados y otros todavía los tengo para abrir y serán comentados próximamente.

1 comentario:

  1. Visitar, merece la pena organizar una con estos, una maravilla:

    https://www.facebook.com/pages/paisbasquetourseventscf/434636980025272?tab=account&view

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...