Etiquetas

viernes, 25 de abril de 2014

Una bodega con 116 años en el país muestra sus productos y su estilo. Bodega López

El jueves 24 de abril Bodega López realizó la primera de las dos jornadas de la VI Edición de De gustación López de punta a punta 2014. 
Como anfitrión, Carlos López nos recibió en el edificio de la Bodega ubicado en Costa Rica 5240 Capital Federal, para degustar sin restricciones los 43 productos que actualmente elabora Bodegas López, entre vinos tintos y blancos, espumantes, jerez y aceite de oliva. 


La propuesta incluía el atractivo de la presencia del reconocido escritor y periodista especializado en vinos Miguel Brascó para brindar una charla sobre el "Estilo López"

 

La tarde comenzó recorriendo las varias islas que se presentaron con la línea completa de productos, donde los Vendedores de la Bodega atendían a sus clientes y al resto del publico invitado, que permitían hacer una original degustación de la amplia línea de vinos, comenzando por el tradicional (bueno, todos los vinos de López son tradicionales, la Bodega en sí misma lo es) y famoso Vasco Viejo. El tinto, un vino que en góndola se consigue a solo 18 pesos, es realmente un caballito de batalla al que no hay con que darle, sorprendiendo apenas al sacar el corcho... porque es corcho de verdad, lo que ya se ve cada vez menos o nada en vinos de esta gama de precios. Junto con el Traful (20 $) es uno de los dos vinos jóvenes sin madera de los "Clásicos" de López. El Traful, a diferencia del Vasco Viejo, indica la añada: 2013.


Continua leyendo esta nota haciendo click en:
Continuamos por los López (33 a 36 $) que ya pasan por los famosos toneles de roble: López Blanco 2013, López Sauvignon Blanc Edición Limitada 2013, López Malbec 2012 y López Cabernet Sauvignon 2012.


Seguía la línea Rincón Famoso (57 $). ¿Quien no tomó uno? Blanco, Rosado y Tinto, un vino presente en casi todas las cartas de restaurantes del país y que difícilmente te vaya a defraudar.

Luego aparecían los Xero, otra línea sin madera que, aun manteniendo el estilo López, apunta a un público nuevo o más joven ya desde el diseño de la etiqueta, el propio nombre y el precio (de 35 a 38 $), con vinos frescos y un destacado Chardonnay pura fruta sin madera, que sin contar con la crema o mantecosidad que caracteriza algunos vinos de esta cepa, resalta por su frescura. También me gustó el Cabernet Sauvignon. El Xero Malbec no desentona, pero en un terreno donde hay tanta competencia se le hace mas difícil sobresalir. 


La línea Casona López buscó acompañar la costumbre de denominación por Varietales del nuevo mundo (aunque también López ha decidido seguir esta línea agregando el nombre de la cepa en las etiquetas de las otras líneas que antes no lo indicaban). Se ofrece Semillón, Chardonnay, Malbec,Cabernet Sauvignon, Syrah y Merlot. Me gustó mucho este último. Los Casona López están alrededor de 65$ y cuentan con paso por toneles de roble.
Cerraban la mesa de vinos los Chateau Vieux (rondan los 82 $) Blanco y Tinto (2005), tres Montchenot (120 $) el Blanco, el Tinto y el Jóven (2009) y el "Miguel Brascó" blend seleccionado por el periodista con 70% Syrah y 30% Merlot.

La línea de espumantes: Federico  López, Montchenot, López y Mont Reims no llegué a probarla; así como tampoco el Jerez Federico López. 


Sí probé el Aceite de Oliva López que viene en lata o botella de vidrio y me pareció una buena opción en este rubro. 


En la sala de degustaciones estaban preparados los platos fuertes de la noche: el “Rincón de los Gran Reserva”, con degustación vertical de la Línea Premium integrada por los vinos: 

  • Montchenot Gran Reserva 115 años cosecha 1988 – (nuevo).
  • Montchenot Gran Reserva 20 Años cosecha 1992.
  • Montchenot Gran Reserva 15 Años cosecha 1997.
  • Federico López cosecha 2000.


¡Qué decir de los Gran Reserva! El 1988 se hizo para conmemorar los 115 años de la Bodega, assemblage de Cabernet Sauvignon, Merlot y Malbec con largos años en vasijas de roble y luego embotellado en enero de 1999, fue elegido en memoria de los fundadores José  López Rivas y José  Federico  López. Con 26 años de vida es una opción que no debe haber otra bodega en Argentina pueda presentar. Delicioso perfume en nariz, no podía parar de agitarlo para poder extraer de la pequeña copa de degustación esos aromas que tan pocas veces tenemos la oportunidad de catar en vinos argentinos. Destaco eso, en boca ya no lo encontré en su mejor momento, pero tómenlo con pinzas, no soy tan experimentado en catar vinos de este grado de añejamiento...


El Montchenot Gran Reserva 20 Años cosecha 1992 fue el que más me gustó, a mi gusto el que presenta el mejor balance entre todos sus componentes. Si está a su alcance, vale la pena comprar una botella y tomar un vino de mas de 20 años que está perfecto. Un lujo.


El Montchenot Gran Reserva 15 Años cosecha 1997 sigue igual camino, pequeñas diferencias con el anterior, pero estimo va a seguir evolucionando de igual manera. Impresiona como se mantiene el estilo.


Antes de la comenzar la charla se sirvió a todos, en copón grande, el Montchenot Joven. Nos aclararon que es el mismo Montchenot de siempre pero más joven, con menos años de añejamiento. Corte elaborado con uvas Cabernet Sauvignon, Merlot y Malbec de la finca La Marthita. Es un Assemblage joven y equilibrado, de un particular color rojo brillante con destellos granate. De suave aroma, armónico y con un largo final.
Realmente me pareció una opción excelente, aun mas si tenemos en cuenta que su precio apunta por debajo de los 100 $.

Finalmente, cuando estaba probando el Federico López cosecha 2000, comenzó la charla pero en vez de aparecer Miguel Brascó, Carlos López anunció que Don Miguel no podría asistir por encontrarse internado víctima de un ACV. La sorpresa y conmoción en la sala fue grande y a Fabricio Portelli, otro gran periodista del vino, amigo y compañero de Brascó en TV y coautor con él de varios libros, que fue el elegido para suplantarlo le tocó remarla a brazo partido para poder volver a enfocar a un público que no salía de su asombro o de la tristeza por la noticia.

Pero en las situaciones difíciles es cuando se ven los pingos y Fabricio, ¿uno de los más carismáticos difusores actuales del vino quizá?, mostró toda su experiencia y profesionalismo para encauzar la situación con una dinámica charla sobre el estilo López, la posibilidad única que da esta Bodega de realizar una Cata Verical con vinos de añadas tan distantes y la honestidad de concepto de López, tanto en el estilo como en la consecuencia para ofrecer un producto de calidad y paladar estable durante tanto tiempo. 


Ya cerrando y con soltura, Miguel Tomás Golco, Sommelier de López realizó aclaraciones y respondió preguntas de la audiencia.

En  definitiva, la pasé muy bien, por un rato pude recomponerme de la tristeza por lo de Don Miguel Brascó, que espero fervientemente se recupere pronto y le mando toda mi fuerza. Nos quedamos charlando hasta último momento con algunos Sommeliers amigos hasta que, quizá como premio por ser los últimos y para darnos la despedida, Miguel Blanco - que es Sommelier y se desempeña como Vendedor en López - nos trajo de regalo un hermoso ejemplar del libro "El Estilo López" 1898-2005 que agradezco realmente y pasa a engrosar mi biblioteca vitivinicola  y a ser fuente de constante para el aprendizaje de este mundo interminable que es el conocimiento del vino.



2 comentarios:

  1. Qué buena experiencia!
    Lamentablemente esta vez no pude ir.

    Abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Si que estuvo buena! No se puede estar en todos lados! Yo me perdi la Primera Feria de Vinos de Argentina, porque ni me enteré... Abrazo

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...