Etiquetas

viernes, 20 de marzo de 2015

Cata a ciegas de 7 Chardonnay argentinos en Ozono Drinks


Catorce personas nos anotamos para degustar siete Chardonnay argentinos. Totalmente a ciegas y con pocas pistas: eran todos de Mendoza, habían sido seleccionados cuidadosamente para mostrar distintos estilos y su precio no superaba los 225 $, lo cual viendo el espectro de precios de los Chardos argentinos solo dejaba afuera a los White Stones y White Bones, al Bramare, al Angélica Zapata, el Luca, el Bapteme y no mucho más. Por región, de la oferta de Ozono Drinks, quedaban afuera también los Miras y el Desierto Pampa.

Pero, gracias a Dios, hay mucho buen Chardonnay en nuestro país, por lo cual no iba a ser fácil descubrir cuales eran los siete contendientes.

El suspenso prefiero dejarlo fuera de esta crónica, ya que solo vale su adrenalina cuando se siente en vivo, por lo que voy a comentar directamente con nombre cada uno de los vinos degustados respetando el orden de aparición y al final les dejo el resultado.




En primer lugar apareció un vino untuoso, sin llegar a ser gordo, fresco y frutado, correcto pero a mi juicio muy "normal", nada destacable. Era el Tupun 2014 del Valle de Tupungato, 13% alcohol.


Luego vino la sorpresa de la noche, de entrada todos exclamaron ante la nariz que presentaba, muy atípica, pero una vez en boca ya no se podía creer lo "parecido" que era a un Sauvignon Blanc. Tres veces lo llevé a nariz y a boca para llegar siempre a la misma conclusión: ese Chardo no era sino un clásico Sauvignon Blanc. 

Sin embargo Noelia (la anfitriona), que era la única que conocía las botellas, insistía en que no había trampas y que era un Chardonnay. Luego descubrimos que la etiqueta "rara" era el The Apple doesn´t fall far from the tree de Matias Riccitelli. Allí mi sospecha sobre un posible un error de etiquetado, se acentuó: The Apple también se produce en Sauvignon Blanc. Como tal, debo decir no estaba nada mal, pero entre distintos Chardonnay iba a resultar finalmente penalizado por no parecerlo.



La tercer muestra se me apareció como muy concentrada en madera, básicamente un decálogo de las características "clásicas" del Chardonnay. Era el D.V. Catena 2013 corte de viñas de Agrelo y Viña Bastías.


Cuarto lugar fue para el Catalpa de Bodega Atamisque, vino que fermentó 50% en barricas nuevas y 50% en tanques de acero, durante 30 días a 15°C. Me gusto mucho por su nariz delicada (manzana, ananá) y el equilibrio con las notas de madera. En boca también me impactó aunque no tanto como en nariz. Hasta ahí el mejor.


Luego vino el que mas me gustó. Un Chardonnay super equilibrado, fino, mineral y con todas las notas de fruta y madera presentes en su justa medida. Pero ello no le quitaba carácter, mas bien se lo otorgaba. El carácter de la fineza. Resultó ser el Zuccardi Q del Valle de Uco (misma región que los otros dos del podio final) con enología de Sebastián Zuccardi.


La sexta muestra entró pegando fuerte en nariz, caliente, con mucha madera, denso, con cuerpo. Con notas minerales (calcáreo) y frutales bien marcadas en un logrado equilibrio. Era el Lindaflor de Monteviejo y de un enólogo que ha sabido obtener 100 puntos Parker con La Violette, en Francia: Marcelo Pelleriti.


Para final estuvo el Bonus track: un vino de un acentuado dorado, evolucionado, con gran retrogusto, nariz compleja, con las lías a flor de piel. Un distinto: Doña Paula Selección de Bodega 2008, que es la cosecha ofrecida hoy en el mercado, lo que muestra una intencionada búsqueda del bouquet.


Mi ranking, a ciegas, había sido el siguiente:




1° Zuccardi Q
2° Lindaflor
3° Catalpa
4° Doña Paula
5° The Apple
6° D.V. Catena
7° Tupún


Que coincidió exactamente en los cuatro primeros lugares con el resultado final obtenido como promedio del grupo.

La diferencia estuvo en los tres últimos, por el The Apple que a mí me gustó y lo califique mejor que otros que seguramente lo penalizaron por no parecer un Chardonnay.


Todo el desarrollo de la cata lo fui tuiteando en vivo (pueden verlo en @angelyvino) y lo que más me sorprendió fue la enorme repercusión: más de 60 FAV, 30 Retuits y muchas respuestas, entre ellas las de Marcelo Pelleriti y Sebastián Zuccardi, enologos responsables de los dos vinos ganadores.


Ello indica que el vino blanco está recuperando un lugar que supo tener hace tiempo. Porque se lo está vinificando cada vez mejor en la Argentina, con menos madera, con mas notas de terroir, en un estilo que al menos a los fanáticos del vino; que somos los que tuiteamos, escribimos y somos capaces de reunimos solo para degustarlo y adorarlo; nos esta gustando cada vez mas.

1 comentario:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...