Etiquetas

viernes, 27 de marzo de 2015

Degustación de Colomé en Autre Monde


La vinoteca Autre Monde de Palermo, comenzó su ciclo de degustaciones 2015 con una Bodega que tiene cierto halo de exclusividad, no solo debido a sus vinos sino también al lugar donde se ubican sus viñedos, a alturas que oscilan entre los 1.700 y lo 3.111 metros sobre el nivel del mar y por contar con un museo de la luz con 1.700 m2 de superficie, sino también por ser un establecimiento heredero de 180 años de tradición, la bodega más antigua de nuestro país.

Estamos hablando de Bodega Colomé, propiedad del empresario suizo Donald Hess, quien comanda actividades vitivinícolas en USA, más precisamente en Napa - Artezin Wines y Hess Collection - y Sonoma - Sequana Vineyards; en Paarl (Sudáfrica), donde es dueño de la prestigiosa Glen Carlou y en Barossa Valley (Australia), donde elabora los afamados vinos de Peter Lehmann.


En los últimos años, buscando diversidad y persiguiendo el mejor terroir para elaborar cada variedad, Hess Family Group ha adquirido nuevos establecimientos con viñedos propios, entre ellos uno ya bien conocido por el consumidor argentino: Amalaya, una bodega que recupera la tradición del terruño de Cafayate, complementando el porfolio de Colomé con una serie de vinos jóvenes, de precio asequible y fáciles de beber.

La degustación fue comandada por Mariana Hernaez Sommelier de la Bodega Colomé y, como es habitual, preparada en forma impecable por Victor Nastasi de Vinoteca Autre Monde.

Los vinos

A 157 km. de Cachi, sobre los márgenes del departamento de Molinos, en un rincón cuidado y escondido de los Valles Calchaquíes, Bodega Colomé cuenta con algunas de las vides más añosas del país. Son apenas 4 ha. de Malbec prefiloxera, implantadas en 1854 por Doña Ascensión Isasmendi de Dávalos, hija del por aquel entonces gobernador español de Salta. Esta parcela tan especial, recibe el nombre de Viña Santa Jakoba y sus frutos se utilizan exclusivamente para elaborar el vino icono de la casa, el Colomé Reserva Malbec ($ 650), y su hermano menor sin madera, el Colomé Auténtico Malbec 2012 ($ 340).

Este último tuvimos la oportunidad de degustarlo durante la noche del Jueves 26 de Marzo, y es un Malbec que sabe expresar con potencia el especial terroir del cual provienen la mayor parte de sus uvas.

También se degustó la última novedad de Hess Family Estates en Argentina, el top wine de la bodega hermana, Amalaya Corte Unico 2012, un blend 100% fermentado en barricas de roble, que a seis meses de lanzado ya se encuentra agotado en bodega. Su composición es 90% Malbec, 5% Cabernet Sauvignon y 5% Tannat. Es elaborado con uvas de la Finca San Isidro y lleva 12 meses de roble francés. Ya lo había probado en otras ocasiones en conjunto con el Amalaya Gran Corte (que lleva Petit Verdot y Cabernet Franc) y  tengo que decir que este último me gustó un poco más, pese a ser de menor precio.


Rodeando el edificio de la bodega, se encuentra el viñedo más extenso, Finca Colomé; son 75 ha. situadas a 2200 msnm. con parcelas de Malbec, Cabernet Sauvignon, Tannat, Syrah, Petit Verdot, Bonarda y Torrontés. Los frutos cosechados aquí, conforman la columna vertebral de los mejores vinos de Bodega Colomé, pero casi siempre se misturan con la producción de las otras fincas, buscando capitalizar la características distintivas que las diferentes alturas y diversidad de suelos pueden aportar al corte final. En Cafayate, posee el viñedo Finca La Brava, una extensión de 11 ha. situada a 1750 msnm. 

De estos viñedos son algunos de los vinos Colomé Lote Especial, así llamados porque resultan de aprovechar los caudales no utilizados en los cortes, embotellando pocas botellas en ediciones limitadas. Por ello es que sus etiquetas aparecen con una tipografía como si fueran escritas "a mano".

De Finca La Brava provienen entonces las 7.500 botellas del robusto Colomé Lote Especial Tannat 2013 y las 12.000 botellas del Colomé Lote Especial Bonarda 2013, mientras que el Colomé Lote Especial Syrah 2013, proviene de Finca Colomé y tiene una producción limitada de 4.540 botellas.


El Tannat no se destaca por su nariz, que es muy compacta y poco expresiva, pero en boca es (como decía el gran Miguel Brascó) un 3 copas, es decir un jugo sabroso que antes que te des cuenta vaciaste tu tercer copa, de esos que van cayendo las botellas rápidamente acompañando un buen asado.
El Bonarda, impacta de entrada por su nariz acaramelada y a la vez tiene algo mineral. Es lo que se dice un vino rico.
Sin embargo fue el Syrah  el que mas me gustó. Tiene 15,5 % de alcohol y toda la potencia de un buen salteño. Inicia salvaje en nariz y luego se va suavizando, destacándose por su final más largo.

Y hablando de Salteños, no podía faltar probar el Colomé Torrontés 2013, también de Finca La Brava, floral y afrutado. Es un vino que obtuvo 89 pts. Robert Parker, 87 pts. Wine Spectator, 91 pts. Stephen Tanzer.


Para el cierre nos agasajaron con una riquísima picada acompañada por los Amalaya Tinto y Gran Corte y con un Bonus Track de Donald Hess: Artezin Petite Sirah de Mendocino County, USA. 

En 1880 el Dr. Durif descubrió que esta cepa resultaba de la polimerización cruzada de la cepa Pelourin en sus viñedos del Ródano francés. En su honor se la denominó Durif y más tarde, cuando a partir de estudios ampelográficos se descubrió su parentesco con la Syrah, pasó a denominarse Petite Sirah. El término Petit deviene del pequeño tamaño de las uvas. 

Al Artezín en nariz lo encontré licoroso, herbal y con algo de pimienta negra, conjunto de notas que lo diferenciaron claramente de los vinos que estamos acostumbrados a degustar por estos lares. Bienvenido sea tener la oportunidad de catar cosas distintas cada tanto.


Aclaración: esta nota cuenta con  textos sobre Bodega Colomé aportados por Víctor Nastasi y con información sobre la cepa Petite Sirah obtenida de www.wine-searcher.com.
Las fotos fueron tomadas por El Ángel del Vino.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...