Etiquetas

miércoles, 27 de mayo de 2015

Degustación de Riccitelli Wines en Aldo`s

Participar de una degustación de vinos de uno de los jóvenes enólogos estrella de nuestro país es de por si una atracción, y si ademas la cita es acompañada por los platos de Aldo's Restoran, el combo no pudo resultar mejor.

El enólogo, como ya lo anticipo el titulo de la nota, fue Matías Riccitelli y la cocina estuvo a cargo del nuevo Chef de Aldo´s, Maximiliano Matsumoto, un nombre que va a sonar fuerte en la gastronomía local. Entre ambos supieron darnos una magistral demostración de calidad, donde los platos acompañaron a los vinos y viceversa, en circular deleite.

La mayoría ya lo sabe, pero vamos a repetirlo. Matías Riccitelli es hijo de Jorge Riccitelli, enólogo de Bodegas Norton de gran trayectoria, que recibió el galardón "Best Winemaker 2012" otorgado por la revista norteamericana Wine Enthusiast. Cuando Jorge trabajaba para Etchart, en Salta, nació Matías por lo que desde pequeño ha vivido entre viñedos y bodegas, lo cual no era extraño a la familia Riccitelli, ya que también sus abuelos estaban relacionados con la actividad. Por lo tanto el vino lo lleva en la sangre. 

A esas condiciones heredadas él les agrega una inquietud y unos deseos de búsqueda que lo han llevado a recorrer medio mundo asistiendo a cosechas en Austria, Francia, Nueva Zelanda, Australia, USA y a haber trabajado al mando de la enología de Fabre Montmayou donde recibió el complemento que le faltaba para llegar a emprender su propia bodega: los consejos de Hervé Joyeaux Fabre. Matías dice que su padre fue su guía en la enología y Hervé en lo relacionado al manejo de una bodega.

Así es que desde 2013 elabora los vinos de Riccitelli Wines en su propia bodega de La Consulta, utilizando uva tanto de añejos viñedos propios como de otros viñedos seleccionados de Mendoza, que como él dice: "te permite buscar variados terroirs en un espacio similar a la distancia entre la Borgoña y la Toscana, pero todo en una misma provincia". Así y todo sus inquietudes no terminan en Mendoza. Actualmente esta trabajando en un proyecto en Río Negro (se guardó decirnos en que localidad) del cual va a presentar vinos de dos cepas que "hay que rescatar": Semillón y Merlot. En la mesa coincidimos que ambas cepas has sido injustamente tratadas en los últimos años, y que es interesante ver como, de la mano de una buena enología, puedan ir apareciendo exponentes que recuperen su espacio.

The Apple doesn`t fall far from the tree (en relación al nombre ver nota de mayo 2014) es la línea de vinos en la cual Matías mas se atreve. Representa el equilibrio entre la calidad que busca y sus ganas de experimentar y por lo tanto allí ubicó a dos de los vinos que probamos: un Rosé y un Pinot Gris, ambos cosecha 2015.



El rosado se compone 80% de Malbec (Perdriel, Lujan de Cuyo) y 20% de Pinot Noir (Gualtallary) y es elaborado pensado como tal desde su propia concepción, con uvas de un viñedo de 8 años con rindes moderados de 10.000 kg/ha. Se lo fermenta y añeja en piletas de concreto y se busca obtener un rosado de categoría, que exprese la fruta del Malbec pero con el aporte del Pinot Noir para atenuar el color y darle complejidad. Como resultado se obtuvo un vino de bello color traslucido, rosado salmón, al estilo de los de la Provence francesa.

Matías nos explicó que su primera cosecha en 2014 contó apenas con 7.000 botellas y que se sorprendieron por lo rápido que se agotó. La propuesta de presentar un rosado de categoría, fresco pero también elegante, tuvo eco en un publico ávido de vinos que no solo pueden servir como acompañamiento de comidas livianas sino también prestarse para un perfecto aperitivo antes de la comida o para tomar al borde de la pileta en verano. Valor: $ 160.

El Pinot Grigio - así reza en la etiqueta, pese a que Matías prefiere llamarlo por su denominación francesa: Pinot Gris. Considera que los de este origen son de un estilo algo mas elegante que los italianos, mas cítricos y frescos. Es una cepa originaria de Borgoña pero que ha encontrado su lugar en Alsacia donde representa un 15% de los vinos de esta región y brinda vinos suaves y redondos, de bajo tenor alcohólico, aptos para todo tipo de comidas.

Esta cepa es un hit en los Estados Unidos, mayormente en su versión italiana, ya que representan vinos de gran frescura que brindan placer a un precio muy acomodado. Por ahora la escasa producción de apenas 5.000 botellas de The Apple Pinot Grigio sera volcada solo al mercado local. En la Argentina no hay muchos ejemplares de esta cepa pero si desean compararlos pueden buscar los de Las Perdices, Graffigna, Viniterra, Domaine Bousquet o Pulenta.

The Apple Pinot Grigio se produce sin prensar, es decir utilizando solamente la gota, lo que representa apenas un 50 % del posible rendimiento total, si se prensara. Es un blanco fresco, con una nariz no demasiado expresiva y que se luce mas en boca. De buena acidez y con una entrada fácil, pero a la vez elegante y equilibrado, logra su objetivo de expresar la fruta lo mas francamente posible, para lo cual es embotellado apenas terminado su proceso productivo. Valor: $ 160.

Luego de estos dos muy buenos exponentes de The Apple, pasamos a los Vineyard Selection, que es la linea de alta gama por la cual las expectativas de calidad suben un par de escalones. Matías no le tiene miedo al desafío y trabaja en consecuencia. Probamos el Chardonnay 2014, el Malbec 2013 y el Cabernet Franc 2012.


De los Chardonnay de Matías Riccitelli, había probado el The Apple en una degustación a ciegas contra otros seis Chardos argentinos  (ver nota de marzo 2015). Me había gustado pese a que, para mi sorpresa, lo encontré extremadamente parecido a un Sauvignon Blanc, a tal punto que llegue a desconfiar de un error de etiquetado. Esta vez tenia al enólogo delante para preguntarle y develo el misterio: efectivamente el The Apple tiene un corte con Sauvignon Blanc, aunque manteniendo el mínimo de 85% de Chardonnay necesario para poder considerarlo un varietal.

Debo decir que, de haber estado en esa contienda el Riccitelli Vineyard Selection en vez del The Apple, no me quedan muchas dudas que se hubiera ubicado bien arriba. Si bien es difícil comparar en retrospectiva, creo que este Chardonnay es pertenece a otras ligas, mas parecido al estilo y elegancia de los Withe Bones o White Stone de Alejandro Vigil o el Pulcu de David Bonomi. Un 60% tiene un paso por madera, la cual esta perfectamente integrada. Se nota pero no aplasta los sabores y aromas frutales y minerales, cualidad que cada vez mas apreciamos en los nuevos Chardonnay. Son apenas 5.000 botellas que apuntan a un mercado exigente y capaz de desembolsar los 350 $ que vale.

A esta altura llegó la comida. De entrada una Mousse de foie de ave, tostada brioche y manzana acaramelada que competía en elegancia con el delicado Chardonnay. Para el deleite.

Con el plato principal, costeleta de cerdo, puré de zanahorias anisadas  y remolachas asadas (¡in-cre-i-ble!, un aplauso para el Chef...) llegó nuestra cepa estrella: el Malbec.
Debo decir que mi expectativa era alta. El República del Malbec ha dejado en mi muy gratos recuerdos. Y el Riccitelli Vineyard Selection no me defraudó, especialmente en nariz, que es donde mas busco la complejidad y el bouquet. Me sorprendió - gratamente - con una nariz muy potente, con una densidad aromática que va anticipando lo que vendrá en boca, destacándose el regaliz y los frutos negros. Es un Malbec de gran estructura y elegante final. Se producen 15.000 botellas. Las uvas provienen de tres viñedos antiguos, mayormente de Vistalba (60 años) y el resto de Perdriel (80 años) y La Consulta (20 años), con bajos rendimientos de aproximadamente 5.000 kg/ha. Su costo es de $ 350.




Finalmente degustamos el Riccitelli Vineyard Selection Cabernet Franc 2012 que utiliza uvas de Vista Flores (1300 msnm) y Agrelo (980 msnm), para dar unas 5.000 selectas botellas. Al igual que el Malbec, pasa 16 meses en barrica de roble francés antes de ser embotellado sin filtrar. Es un vino que se destaca en nariz, elevando notas a chocolate, especias, frutos rojos y cuero. En boca se muestra equilibrado y con gran estructura. Un vino para guardar un tiempo mas y ponerlo en un decanter apenas se produce el descorche.

En resumen fue un buen encuentro, en el cual la conversación discurrió por varios temas mas allá de los vinos degustados, como la relación de Matías con la cocina - al día siguiente volvía a presentarse en Aldo`s en su nuevo ciclo de Enólogos en la Cocina -, el éxito arrasador del Hey! Malbec y el origen de su etiqueta, la controversia por los precios de los vinos de alta gama, las expectativas de crecimiento (hoy 300.000 botellas pero con planes apara expandirse de manera sustentable hasta las 500.000), la biodinamia, sus viajes a regiones vinícolas y como conoció en ellas personajes que marcaron su camino en el mundo del vino. 

En fin, una experiencia mas, que nos permite adentrarnos en este maravilloso mundo del vino.

Mas info en http://www.matiasriccitelli.com/
Nota: salvo la primera fotografía, todas las demás fueron tomadas por El Ángel del Vino.


1 comentario:

  1. Uy, ni vi esta degustación... Me hubiera gustado estar, para probar sus nuevos Vinos o añadas. Seguro son interesantes, el tema con él viene siendo sus tan altos precios.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...