Etiquetas

jueves, 10 de septiembre de 2015

Agustín Lanús, de San Isidro a Cafayate con un stop en Montpellier


Agustín Lanús es Ingeniero Agrónomo, Sommelier y Master en Ciencias de Viticultura y Enología por Vinifera EuroMaster, dictado en la ciudad de Montpellier y Bordeaux, Francia y en Asti, Italia. A la par ha desarrollado una larga carrera en el mundo del vino, pasando por muchas y diversas tareas que demuestran su espíritu inquieto, curioso y a la vez arriesgado.
Pero vamos por partes. Nació hace 33 años en San Isidro, barrio del norte del conurbano bonaerense; en el seno de una familia de 8 hermanos que tenía campos en General Lamadrid, Provincia de Buenos Aires, lo que lo llevó a tomarle el gusto al campo y a los caballos. Esas experiencias derivaron en que al terminar el secundario eligiera estudiar Agronomía en la Universidad del Salvador.
En esa época aun no tenía una conexión con el vino ya que en su casa no se tomaban, pero una noche se encontró extasiado ante la imagen de Miguel Brascó en la televisión, que le daba giros a una copa y aspirando con su prominente nariz obtenía mágicamente descriptores aromáticos. Ahí fue cuando su inquietud natural lo llevó a dar el primer paso... inmediatamente buscó una botella de vino y solo había una. Era un Valmont. Lo descorchó y siguió los pasos del maestro Brascó, "no podía creer lo que se sentía". 
De allí a buscar aprender más sobre vinos fue solo un paso, pero estando en Buenos Aires, las opciones lo llevaron hacia el lado de la Sommelerie. En paralelo con la carrera de ingeniero agrónomo (ya estaba en segundo año) se anotó en un curso del Centro de Enólogos. Allí conoce a Juan Agustín Garay y otros enólogos que lo iniciaron.
Como suele suceder, cuando uno se apasiona por algo las oportunidades comienzan a aparecer y se dio que el hermano, Manuel, había comenzado a trabajar en Diageo y le conseguía vinos Navarro Correas, así que pese a no tener dinero para comprarlos se las arreglaba para degustarlos.
En el año 2004 Agustín comienza a trabajar en la Consultora STG y su primer trabajo fue con la Bodega Fin del Mundo, realizando el lanzamiento de la marca en una feria en el Sheraton. Así queda contactado con Julio y Ana Viola, propietarios de la Bodega. También conoce en esa época a Daniel López Roca (ArgentineWines) que lo invita a participar como jurado en el Concurso Vinos Sub 30 (para menores de 30 años). En 2005 Diego Bigongiari le propone incorporarse como jurado de la Guía Austral Spectator etapa que reconoce como muy importante e intensiva ya que le permitió catar miles de vinos a ciegas de toda Sudamérica. Lo hacia todas las mañanas durante largos períodos y le resultaba muy enriquecedor el contrapunto con los otros catadores.  
Su primera vez en un viñedo se dio en 2004 cuando decide realizar la vendimia en Bodega Benegas, que en ese tiempo era alquilada por Kaikén, Bodega de capitales chilenos. En 2005 lo invitan a catar en La Guia de Vinos de Chile y conoce a Stefano Gandolini, enólogo Jefe del Grupo Santa Rita, quien sería una persona muy influyente para él y lo ayudaría a consolidarse en el mundo del vino 
En 2006 se gradúa de Ingeniero Agrónomo y, de golpe, por una oportunidad se va 3 meses en viaje a la India (donde colabora 2 meses como voluntario de la Madre Teresa en Calcutta) y a Tailandia. El pasaje aéreo tenía al regreso un stop en Cape Town, Sudáfrica. Viendo la oportunidad decide alargar la estadía allí y se conecta con la Universidad de Stellenbosch para pedir trabajo temporario que le permitiera sostenerse. Allí le ofrecen hacer una pasantía para el grupo KWV,  que ha llegado a producir el 70% de los vinos de Sudáfrica. Ya es el año 2007 y trabaja en la Bodega Laborie donde se producen los vinos alta gama del grupo.
Regresa a Buenos Aires donde continúa colaborando con la Guía Austral Spectator (años 2006, 2007 y 2009), da clases en El Gato Dumas y en forma privada un curso de Introducción al Mundo del Vino.
En 2008 trabaja en la generación de un proyecto para hacer viña en una Finca en el centro de San Rafael, realiza estudios de suelos y agua y el plan de negocios. Si bien finalmente el proyecto no se concreta, Agustín siente que fue una experiencia importante para sus futuros proyectos vitivinícolas.
En 2008 realiza un curso de emprendedores en la UADE y en 2009, a través de un contacto con Lurton, hace un viaje a Portugal y España, donde va a trabajar como asistente de Guillaume Martineau, enólogo de Lurton. En el Douro trabaja en Bodega Quinta Do Malho, experiencia que lo volvió loco "por los vinos, por la tradición del Douro". En España lo hace en Toro, cerca de Zamora, en una bodega de Rolland. Allí aprende la técnica de la fermentación en barrica y el estilo de Michel Rolland. Como recompensa por el duro trabajo realizado Lurton le solventa un alucinante viaje de dos semanas por Bordeaux, durante el cual se entera del EuroMaster en Ciencias de la Viticultura y Enología que se dicta en la Escuela Superior de Agro de Montpellier. Hasta ese momento ningún argentino lo había realizado y logra obtener la beca. 
Se casa con Sofia y se van a vivir a Montpellier donde cursa el Master durante un año y va a trabajar por 8 meses en Chateau Beychevelle, Bordeaux lugar donde prepara la tesis sobre la diferencia entre fermentar en piletas de cemento, acero inoxidable, barrica y bines. Termino



Finaliza el master con 6 meses más de estudio en Asti y 6 meses en Barolo, Italia. Allí trabaja en Bodega Ceretto como enólogo de vino tinto, del Barolo y Barbaresco. Se gradúa al finalizar 2012 y regresa a la Argentina en 2013 impulsado por Stefano para largarse solo y no trabajar en una bodega grande como relación de dependencia. Es por eso que alquila espacio en la Bodega Posse, a cambio de asesoramiento y a la vez tiene la oportunidad de emprender su propio Proyecto "Altos Terruños" en la zona de los Valles Calchaquíes. Se trata básicamente de redescubrir terruños inhóspitos y de extrema altura entos Valles, con contratos con viñedos muy chicos en las zonas de Amaicha (Tucumán), Luracatao, Pucará y Angastaco (Salta) y Hualfin (Catamarca). 
Con Stefano Gandolini elaboró el tinto Aguayo, solo 8.000 botellas de Malbec de Hualfin (Catamarca) con apenas un 5% de Cabernet Sauvignon de viñedos de Quilmes (Tucuman). Se exporta a Asia con un precio de U$S 350 la caja.
A la par es socio y desarrolla otros proyectos, como el vino Bad Brothers (elaborado en la Bodega Tolombón) junto con el enólogo californiano William Knuttel y David Galland. Son 30.000 botellas de un blend de Tannat de Santa María (Catamarca) y Malbec y Cabernet Sauvignon de la Estancia de Cafayate.
También elaboró 10.000 botellas en sociedad con el rugbier salteño Chipi Figallo de quien se había hecho intimo amigo durante la estancia en Montpellier. Figallo juega en el Saracens de Inglaterra y el vino se venderá en el Shop Store del Club y se degustara en los terceros tiempos de los partidos de la liga inglesa cuando su club hace de local
Cabe aclarar que pese a nombrar tantos lugares y sitios "glamorosos" para el mundo del vino, Agustín es una persona franca y humilde que más que asociarse a la imagen del "enólogo rock-star" puede describirse como un "obrero" del vino, siempre dispuesto a trabajar duro, aprender y emprender con nuevas ideas y proyectos. Fe de ello da su tarea colaborando en la enología de la nueva Bodega Los Amaicha de la Comunidad diaguita de esa zona tucumana (ver nota en este blog).
Hoy está en Cafayate, donde vive con su esposa y sus dos pequeños hijos (Calixta y Dimas), y sueña a través de su proyecto Altos Terruños mostrarle al mundo el potencial que estos lugares únicos, esta gente y esta viticultura extrema tienen para ofrecernos.

Nota del autor: a diferencia de la mayoría de las notas de este blog, ésta aparece despojada de fotografías. Mérito del entrevistado que atrapa con su charla y hace olvidar sacar fotos.

2 comentarios:

  1. Lo conocí el año pasado a Agustín y me dio buen tipo. Probé muy poco de lo que hace, pero me intriga mucho ese proyecto personal Altos Terruños, espero que aparezcan pronto por Buenos Aires.

    Abrazo

    ResponderEliminar
  2. Hola Ariel
    Yo también lo conocí el año pasado, cuando visité Bodega Posse. Estuvimos menos de media hora ese día porque yo no tenia mas tiempo y nos prometimos un nuevo encuentro, que se dio ahora cuando visité Cafayate y salió la nota.
    Seguramente sus vinos darán que hablar.
    Abrazo

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...