Etiquetas

martes, 22 de septiembre de 2015

Bodega Domingo Molina

Salta. Cafayate. Una soleada tarde de sábado, varios minutos antes de la hora acordada para la visita, fui subiendo el camino hasta llegar a una encrucijada donde los carteles anuncian: hacia la izquierda: Yacochuya Sur, donde se encuentran las bodegas San pedro de Yacochuya y El Paraíso de San Pedro de Yacochuya; y hacia la derecha: Yacochuya Norte, donde se ubica el objetivo de mi visita, la bodega Domingo Molina.


Como ya había pasado el horario de atención la tranquera estaba cerrada. Bajé del auto para poder apreciar mejor el paisaje. Dos pequeños zorros, curiosos, se acercaron sigilosamente para escapar luego rápidamente por entre los viñedos que, en este caluroso inicio de agosto, ya comenzaban a mostrar sus primeros 
pequeños brotes por aquí y por allá. Estamos justo al pie de la pre-cordillera de los Andes y la vista hacia el Valle Calchaquí quita el aliento.



Enseguida llega Rafael Domingo, quien se acercó especialmente para recibirme. Abre la tranquera de ingreso a la finca y recorremos en subida los últimos metros hasta la bodega. Una vez adentro, me cuenta que su abuelo llegó a estas tierras allá por 1905. Su padre, Osvaldo (Palo) Domingo inició la actual bodega Domingo Hermanos - ubicada abajo, en el pueblo de Cafayate - en el año 1976. Y ahora los tres hermanos Osvaldo, Gabriel y Rafael Domingo no solo continúan la tradición en la bodega familiar, sino que además llevan adelante esta otra bodega con el objetivo de aprovechar este rico suelo de altura para elaborar vinos de excelencia.

Se trata de la Bodega Domingo Molina (apellidos paterno y materno respectivamente), ubicada a 8 km al oeste de Cafayate y a 2.000 metros de altura sobre el nivel del mar. 

Rafael estudió Agronomía en Mendoza y se recibió en el año 2001, haciéndose cargo desde entonces de la enología. La bodega tiene una capacidad de producción de 300.000 litros, que se destinan en partes iguales al mercado interno y al externo, con exportaciones a Estados Unidos, Inglaterra, Colombia, Francia, Australia y Canadá.

Para crear sus vinos utilizan uvas provenientes de tres viñedos: 
  • El Torrontés riojano lo traen de un viñedo implantado hace 40 años, sobre 10 hectáreas de suelo arenoso, que poseen en el Valle de Cafayate, a 1.700 metros sobre el nivel del mar. Con él producen los vinos Domingo Molina y Finca Domingo
  • De otro viñedo llamado Valle Rupestre, ubicado en San Carlos, a 55 kilómetros de Cafayate yendo hacia el norte por la Ruta Nacional Nº 40, se traen uvas Malbec, Cabernet Sauvignon, Tannat y Merlot. Se trata de 25 hectáreas a 2.300 metros sobre el nivel del mar, de suelo aluvional franco arenoso con rocas en profundidad y viñas con una antigüedad de 15 años. Con ellas se producen los vinos Palo Domingo, M2, Mortero, Rupestre, Domingo Molina y Finca Domingo
  • Finalmente, de las 25 hectáreas de viñedos con 30 años de antigüedad asentados en el suelo pedregoso que rodea la Bodega aquí mismo en Yacochuya (nombre de origen quechua que significa lugar de agua clara) se obtienen uvas Malbec, Cabernet Sauvignon, Merlot y Petit Verdot empleadas en los vinos Palo Domingo, Hermanos, M2, Domingo Molina, Finca Domingo. 
Bajamos al piso inferior donde se encuentran los tanques de acero inoxidable y las piletas de concreto. Le consulto a Rafael si la elección de uno u otro hace alguna diferencia y me dice que no encuentra grandes distinciones entre ellos. En ese momento toma dos copas e iniciamos la degustación tomando los vinos directamente de los tanques  y las piletas.



De un tanque de acero de 5000 litros probamos el Domingo Molina Torrontés, que con 7 de acidez, 3.2 de PH y 14,2° alcohol ha encontrado un perfecto balance entre el estilo clásico y el moderno del Torrontés, o sea, fresco y elegante pero sin perder el dejo justo de amargor al  final. Un 5% del vino pasa por barricas de roble francés. No es un dato menor que este torrontés se exporte a Francia.

Domingo Molina Malbec 2014 ($250). Un 40 % reposa 6 meses en barrica. Es elaborado íntegramente con uvas de Yacochuya, que se maceran durante 25 días y fermentan en piletas de concreto con levaduras autóctonas durante 15 días, resultando un tinto impetuoso, bien salteño.

Domingo Molina Cabernet Sauvignon 2014, tiene un proceso similar al Malbec, y muestra el nivel que puede alcanzar esta cepa en Salta, bien típico, con pirazina (pimiento verde) y algo de fósforo. Distintivo.

Domingo Molina Tannat 2014 tiene esas notas difíciles de identificar: carne, caucho, hierbas, en un mix que impacta por su originalidad. Coincido con muchos en que esta cepa será la estrella salteña en el futuro, a medida que los enólogos van trabajándola y redondeando su concepto en este terroir.

Me llamó la atención encontrar Merlot (cepa injustamente maltratada en los últimos años). Aquí lo cosechan a mediados de Abril. Mitad de las uvas provienen de Valle Rupestre y el resto de aquí, de Yacochuya.

Malbec Rupestre 2015 ($ 400). Uno de los platos fuertes de la bodega, este vino tiene un proceso especial: se prensó y dejó 2 meses con las borras para tratar de tener algo salvaje en la boca, pimientos, vegetal, "vallisto" (palabra que refiere a su pertenencia a los Valles Calchaquies). Se estiba en barrica de segundo uso.

Malbec Palo Domingo ($ 800). La joya de la casa, impacta por la fruta y por los aromas a tierra mojada. Combina barrica de 1° y 2° uso. 

Y pese a que luego iba a seguir manejando para visitar la Bodega Amalaya, no pude evitar tomar todo el contenido de la copa...

La línea completa de vinos de la bodega (Finca Domingo, Hermanos, M2)  se encuentra en detalle en la excelente página web.de la bodega.

Luego pasamos a la zona de degustación, ubicada en el centro de la bodega a metros de los tanques y frente mismo a la máquina embotelladora, donde se pueden apreciar artesanías y obras de arte - se destaca una barrica hermosamente tallada a mano. 



Rafael explica que la bodega se esmera en la atención al turismo, buscando resaltar la simpleza de lo autóctono. Y que los turistas disfrutan mucho la degustación de vinos directamente de tanques (dependiendo de la época del año y disponibilidad), acompañándolos con quesos de la región, sentados en en la terraza natural con vista a los cerros, bajo el marco del impresionante paisaje del Valle de Cafayate y  con precios accesibles.. 



Qué mejor que cerrar la nota con una frase propia de los Domingo Molina: "Al compartir las actividades en nuestra bodega, queremos que cada visita se transforme en una experiencia única para el alma".

Fotos tomadas por El Ángel del Vino.



1 comentario:

  1. ¡Qué linda bodega y qué lindos vinos los de Domingo Molina!
    Muy completa la nota.

    Abrazo

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...