Etiquetas

domingo, 6 de septiembre de 2015

Finca Quara, una perla en Cafayate, Salta


Mi visita a Cafayate tenía un firme objetivo: conocer las bodegas y enólogos hacedores de esos vinos salteños que siempre tanto me gustaron y poder reflejarlo en las notas de este blog. Así que, mientras el auto devoraba kilómetros y me iba acercando a mi destino, el entusiasmo crecía a medida que una impresionante luna llena aparecía por detrás de los cerros que se iban pintando de colores por el sol del atardecer. Mi llegada al señorial portal de entrada de Finca Quara se dio con el ultimo resplandor solar, lo que otorgaba cierta magia a los viñedos aun sin hojas en este final de invierno.


Salta es una provincia donde aun se respetan mucho las tradiciones, con una rica historia ya desde sus raíces indígenas a la cual luego se fueron incorporando los rasgos coloniales españoles. Y entre ellos se destaca la cultura en la elaboración del vino. Como consecuencia, muchas de las bodegas existentes superan el centenar de años y guardan en sus entrañas recuerdos de esa época. Entre ellas se destaca Finca Quara cuyo casco impacta entre los más hidalgos y bonitos de la provincia.

La Finca donde se ubica se denomina "El Recreo", es del Siglo XIX y perteneció originalmente a la familia Peñalba, para ser luego adquirida por los hermanos David y Salvador Michel. En 1998 fue incorporada al patrimonio de otra familia de larga tradición vitivinícola, los Lavaque, cuyo precursor Don José Lavaque plantó sus primeras vides en el Valle de Cafayate en 1870. 


Actualmente la bodega se denomina Quara, en referencia a un tipo de llama de pelo corto que supo tener gran importancia para los nativos de la región debido a su capacidad para transportar cargas pesadas en terrenos escarpados.



Ubicada al pie de los cerros, la antigua y hermosa casona estilo renacentista es impactante: perfectamente conservada, debería figurar en cualquier libro de arquitectura de bodegas del mundo.

Las trescientas hectáreas de viñedos que la rodean se encuentran entre los mas altos del mundo, con altitudes que varían entre 1600 y 2000 msnm.
Como en la mayor parte de los viñedos de Cafayate, se aplica riego por goteo gravitacional, con agua proveniente de un lago ubicado mas arriba que se llena a través de una vertiente natural.

La bodega es grande, con una capacidad de producción anual de 3.500.000 de litros. Las cepas que se trabajan, nombradas según la cantidad de hectáreas plantadas son: Malbec, Cabernet Sauvignon. Torrontés, Tannat, Merlot, Syrah, Bonarda, Chardonnay, Sauvignon Blanc, Cabernet Franc, Petit Verdot y Viognier. El Malbec representa el 45 % de las uvas tintas. La mayor parte de los viñedos tienen entre 50 y 60 años. El veinte por ciento se exporta, principalmente a Escandinavia, Estados Unidos, Brasil y Asia.

El enólogo principal es José Luis Mounier, quien además posee una bodega con su nombre (próximamente nota en este blog). Se encuentra acompañado por Leandro Vera en Producción, Juan Luna en Control de Calidad y Producción y Carolina Martín en la Agronomía.


Comenzamos la cata de vinos, vamos poco a poco entrando en confianza y Mounier apabulla con sus conocimientos enológicos y de la zona en  particular. Destaca la cualidad de estos viñedos de altura, la amplitud térmica entre el día y la noche, la exposición que sufren las uvas a los rayos ultravioleta debido a la altura y cómo esto genera mas antocianos (materia colorante) que hace que los vinos tengan pronunciados pigmentos rojos y más polifenoles en la piel y las semillas, como reacción de la planta para defenderse y evitar problemas de germinación.

El Malbec salteño ofrece mayor intensidad de color, en boca es carnoso, con taninos muy presentes, pero a la vez blandos y maduros. En nariz son especiados, con aroma a pasa de uva. Nos cuenta que las noches frescas ayudan a desestresar las plantas y conservar los nutrientes mejorando la calidad de la uva.

Le digo que yo he notado en algunos Malbec de la zona aromas herbales y me responde - muy seguro - que no es lo correcto, que seguramente se debe a que se ha anticipado la cosecha o se ha realizado un manejo de uva sombreada.

Las líneas de Finca Quara son:

  • Quara Varietales
  • Quara Varietales Reserva
  • Quara Single Vineyard
  • Alpaca

Alpaca Torrontés
Comenzamos la degustación con una primicia, un blend de tres distintos estilos de vinificación del Torrontés: 20% fermentado en barrica, 30% fermentación pelicular o skin contact (se dejan una noche en contacto el jugo con la piel y luego se prensa) y el restante 50% al estilo clásico. De esta manera se baja la intensidad en nariz para ganar en boca, logrando una combinación mas armónica, algo que le viene bien al Torrontés para que quede mas elegante. Se obtuvo un vino fresco y con buena acidez, al que se le estima un potencial de guarda de cuatro a cinco años.


Quara Reserva Malbec 2014
En Quara se vinifican las parcelas por separado y luego el equipo de enología las degustan para la elección de los distintos destinos y niveles. Este Malbec lleva 6 a 8 meses de barrica de segundo y tercer uso. Acorde con  las características de un buen Malbec salteño, es de color profundo y especiado en nariz. En boca se presenta fresco, carnoso. Un vino que ofrece mas de lo esperado para su rango de precio. Se elaboran 60.000 botellas al año.

Alpaca Malbec 2013
Aquí los meses en barrica se elevan a diez. Se busca un estilo internacional, amable de tomar, con presencia de madera pero no tan pesado en boca. 

 

Quara Single Vineyard Cabernet Sauvignon, Viña San José, 2012.
Buen color, con especies bien presentes, pimienta, piracinas, vegetal y pimiento. Esta descripción aromática realmente asusta un poco al leerla, pero los aromas aportados por el terruño salteño se encuentran tan bien integrados a la fruta que el vino se destaca por su estructura y personalidad. 

Quara Single Vineyard Tannat, Viña El Recreo.2011.
El Tannat salteño no para de evolucionar, a la mayoría de los enólogos les encanta por sus atributos diferenciales y lo que son capaces de aportar en un blend. En este varietal se destacan aromas a eucaliptus, cuero y mentolados. También son notorios la astringencia y un largo final.

José Luis Mounier cierra la degustación con par de frases sobre el trabajo en los vinos salteños: "El desafío aquí es bajar el nivel de alcohol, buscando elegancia y fineza sin perder la tonada local, manteniendo una representación del terroir"  Haciendo analogías futboleras de los 90, sería "no tanto la potencia de Batistuta, sino mas bien un Valdano".

Mas info en: http://www.fincaquaa.com/r
Fotos tomadas por El Ángel del Vino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...