Etiquetas

martes, 24 de mayo de 2016

Gen del Alma se mudó a La Milonguita


Acceder a una bodega transitando por el lecho empedrado de un río seco no es una experiencia común, los álamos que bordean el “camino” ya estaban amarillentos por la llegada de los primeros fríos del otoño y crecía la expectativa por la visita a la “nueva” bodega de Gen del Alma, ubicada en El Peral a unos 5 km al oeste de la ciudad de Tupungato. Al llegar a destino llama la atención el cartel decorado con el tradicional fileteado porteño y un nombre original para una bodega: “La Milonguita”.


Allí nos recibieron Andrea Mufatto, Juan Pablo y Gerardo Michelini y enseguida nos sacaron de la duda. Se trata de una antigua bodega cuya construcción data de 1952 (aunque recién fue habilitada por el INV en 1967). “Estaba inactiva, la alquilamos y la hemos vuelto a poner en marcha, con mucho ingenio, buscando soluciones a cada problema, un poco a lo Minguito Tinguitela” (personaje famoso de la TV interpretado por el actor Juan Carlos Altavista entre las décadas del sesenta y del ochenta, que tenía una vieja camioneta Chevrolet Campeón 1928, a la que llamaba la Santa Milonguita).


Hoy la bodega se ha convertido en un “centro de reunión de enólogos” en el cual participan, además de los Michelini (también Matías y Manuel), Cristian Morelli, Rodrigo Reina (Viña Los Chokos), Enrique Sack (2 KM) y Marcelo Franchetti (Vinilo). “Cada uno da rienda suelta a su locura y de ese caos – con mucha cabeza – salen cosas que suelen ser confrontadas por un panel de cata de cinco o seis enólogos”.

El desafío, dicen, es “volver al pasado”. Por ejemplo al haber reciclado una prensa hidráulica de 50 años, descubrieron que tenía poca fuerza, pero que por otro lado el prensado es muy suave. Recuperaron una vieja bomba y usan las piletas de cemento que poseen grandes bocas superiores cuyas tapas es necesario sellar con cebo cuando se trabaja la maceración carbónica para que no se escapen los gases, proceso que lleva una hora para poder cerrarlas artesanalmente con masilla. Cuentan con un subsuelo con achiques para que el rendimiento caiga por gravedad a las grandes piletas de abajo.



Gerardo dice: “los Miche nacimos con el uso de la tecnología, y esto nos hace aprender a trabajar ante la adversidad, pero buscando extrema calidad”.

Para Cristian Morelli, enólogo que colabora con los Michelini y produce sus vinos Refrán y Caliche en esta bodega, es un desafío: “Cuando no tenés todas las comodidades vas arriesgando, con la idea de cada uno, viendo hacia dónde queremos llegar”.


Gerardo continúa: “Con Andrea vimos cómo en El Bierzo (España) todo se fermentaba en madera y con raspón, así que empezamos a buscar en Argentina y conseguimos comprar antiguas cubas de 1932 y localizar a artesanos toneleros que las restauraron”.


En ellas hicimos racimo entero, pisado, pusimos 85% de Malbec, más un Merlot de unas cuatro hectáreas de Gualtallary que quieren levantar, Semillón y Cabernet Sauvignon. Como resultado estamos logrando lo que buscamos, un Malbec de taninos secos, cuando lo normal es que el Malbec tenga taninos dulces”.

La bodega es un compacto muestrario de distintos tipos de recipientes para la elaboración, porque además de las piletas, tanques de acero inoxidable y las cubas de madera, también se ven tanques plásticos, ánforas, muchos huevos de cemento y hasta una cuba esférica de material.



La falta de espacio para las barricas (los vinos que elaboraba la bodega en los 70 no la necesitaban) se solucionó primero colocando barricas en los techos de las piletas y cuando este espacio se acabó, abriendo un boquete en una de las piletas del subsuelo que ahora se utiliza como sala de barricas, con la ventaja de estar completamente a oscuras y con buena aislación térmica por las gruesas paredes de mampostería.

Sobre la cosecha 2016 comentan: “fue un año especialmente complicado por las dificultades que planteó el clima, por las plagas, pero a la vez la calidad es muchísima dado que la maduración se produjo lentamente lo cual es la panacea para nuestro estilo de vinos”,  que son más frescos y con buena acidez.

Los vinos

Ante todo una aclaración, pido disculpas si las notas de cata de los vinos no son muy prolijas, pero entiéndase que éramos un grupo numeroso (24 personas) catando al principio directamente de las cubas y piletas y luego en el mismo patio de la bodega las muestras que Andrea Muffato, Gerardo Michelini, Cristian Morelli y Marcelo Franchetti trajeron para la ocasión, con lo cual no resultaba fácil catar, escribir, escuchar a los enólogos comentar sus vinos, tomar nota, vaciar y enjuagar la copa y además sacar fotos, todo al mismo tiempo. Lo bueno es que aquellos que siguen a estos enólogos pueden tener una idea de lo que viene y como fue hecho.

Aun los fans de los Michelini saben que no es fácil estar al tanto de todas sus etiquetas, más allá de algunas que se mantienen con regularidad, siempre están innovando, experimentando y sacando cosas nuevas. Están haciendo muchas micro-vinificaciones en barrica, por ejemplo una de moscatel y criollas de Tupungato, provenientes de un parral muy viejo.

Superlógico: "40% Malbec, 15% Syrah, y agregados de Cabernet Sauvignon, Cabernet Franc, Malvasía, Semillón y pieles de Sauvignon Blanc. Casi no se remontó, solo una vez durante 4 días, para mojar. Todo con uvas de El Peral, que representa al lugar, a la gente. Va a ir una parte a huevo y otra a barrica vieja. Esperan lanzarlo en octubre. Son unos 13.000 litros. El vino tinto del barrio" lo define Gerardo.

Eiti Leda: es un blend de 85% Malbec, 10% Cabernet Sauvignon y 5% Semillón que pasó un año por barrica francesa vieja luego de ser fermentado en huevo, y con raspón, sin haberle realizado siquiera un pisón. Un vino que promete mucho, para seguirlo.

Ji Ji Ji 2016. 50% Pinot Noir de Tupungato Vineyard y 50% Malbec de San José de una viña de 80 años que se introdujo con raspón, pasó por maceración carbónica durante 40 días para luego fermentar. Tiene mucha fruta y muy buena estructura.

Ji Ji Ji Blanco 2016. Elaborado con uva Chenin, para darle más peso en boca, se cosechó en varias etapas con un inicio de 6°C de alcohol proyectado y apenas 13°C la última, quedando en un promedio de 10,5°C. Pura frescura.


De Cristian Morelli probamos los Refrán y los Caliche. El Refrán Blanc de Noir 2015 tiene 70% Malbec, 20% Chenín y 10 % Moscatel, una espléndida nariz e importante acidez en boca. Probamos Refrán Malbec 2014 y el buen Refrán Cabernet Franc 2014. También muy ricos el Caliche Bonarda 2014 y el Blend 2014, que se destaca por ser un blend de 50 % Malbec, 25% Bonarda y un aporte de 25% Pinot Noir, al estilo del Ji JI Ji.

Marcelo Franchetti llegó con su Vinilo Ruido Rojo y Andrea Muffato nos acompañó durante todo el día junto a su esposo Gerardo. Solo faltó Manuel, el hijo mayor de ambos, que es el artífice de los Plop!



Lamentablemente el tiempo apremiaba, haba que partir hacia SuperUco, la otra bodega de los Michelini (nota) y muchos de los vinos de Gen del Alma quedaron sin descorchar. Pero seguramente pronto los tendremos en la Feria que organiza su distribuidor, Ozono Drinks. 


Fotos tomadas por El ángel del vino

2 comentarios:

  1. ¡Qué locura estar allí!
    Imposible seguirle el paso a toda esta gente.
    Muy buena nota,

    Abrazo

    ResponderEliminar
  2. Gran nota Angel, es verdad que era muy dificil tener registro de todo. Un placer haber compartido el viaje con vos. Abrazo!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...