Etiquetas

sábado, 9 de julio de 2016

Fernet Cestari, con tradición artesanal


Ademas de compartir el apellido, Don Vicente Cestari, su hijo José Cestari, Vicente Cestari (nieto del primero) y Nicolás Cestari - quien estuvo en la presentación realizada por Raleo Wines en Peugeot Lounge - tienen en común otra cosa: desde hace más de un siglo mantienen una tradición que se originó en Salerno, Italia, lugar desde el cual Don Vicente se vino a la Argentina en 1888 con dos barricas a cuestas pensando en continuar elaborando artesanalmente su propio fernet en el nuevo mundo.


Pero fue Nicolás (a la izquierda en la foto junto a Pablo Villabona de Raleo) quien dio el paso adelante para transformarlo en un producto comercial, convencido que su fernet tiene algo importante que aportar al mercado local, sin dudas ávido de este producto. 

Viven en Mercedes, Provincia de Buenos Aires, y allí realizan una cuidada producción utilizando para ello barricas de roble e ingredientes especialmente seleccionados.

"Hace 100 años no existía la Buscapina y el fernet se usaba como medicina para aliviar los dolores de panza" comienza Nicolás a explicar desde detrás de la barra del Peugeot Lounge ante la nutrida asistencia que había ido entrando en calor degustando varios tragos preparados con Fernet Cestari. Y cuenta que su abuelo José decía: "El fernet cuida el cuerpo y repara el espíritu".



Claro que la receta se ha ido aggiornando. Nicolás recuerda que el abuelo José lo hacía mas amargo y mentolado, y este contaba que el del bisabuelo era anisado. "Yo lo hago con enebro, canela y cardamomo" por lo cual este fernet se encuentra ideal para realizar tragos con gaseosas o tónicas, como los que disfrutamos durante la presentación.


Es así que hace quince años viajó a Mendoza a comprar dos barricas y reactivó la producción del fernet, para lo cual además cultiva ocho de los treinta y cinco ingredientes (hierbas, semillas, cortezas, raíces y frutos) que se utilizan en la elaboración, los que se mantienen siempre frescos en una cámara de frío especial para ello.

Las hierbas pasan por tres maceraciones distintas: una en alcohol durante un mes, otra con agua y alcohol y la restante simplemente en agua caliente (como si fuera un té). Luego se mezclan las tres maceraciones y se guarda durante un año en barrica de roble francés (usado y recuperado). Nicolás cuenta que es notable como el liquido que entra a la barrica esta desarmado, con notas despegadas y luego del proceso de micro-oxigenación en barrica se integra y se completa. Para lograr la reducción final a 40 grados, se utilizan dos caramelos, uno de azúcar quemada común, sin agregados, y otro al cual se le agregan tres hierbas y a continuación todo el liquido pasa por una filtración lenta, que dura una semana, a través de tres filtros distintos. Finalmente se embotella.

La cantidad producida actual es de 1.500 botellas que salen al mercado a un valor de $170, plenamente justificados ya que mas allá de ser ideal para armar tragos, este fernet tiene una calidad y tono licoroso que se disfruta incluso tomándolo solo con un poco de hielo.


Distribuido por:

Mas info: http://fernetcestari.com/home.html

Fotos tomadas por El Angel del Vino


2 comentarios:

  1. Angel, linda nota y linda historia. No soy muy amigo del fernet pero intentaré conseguir una de estas para probar ;). Abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Estimado ANGEL:

    Pude probar ese fernet por gentileza de unos vinotequeros amigos de Baires, y realmente me encantó !!

    Es totalmente diferente a los fernets "comerciales" que se venden hoy, pero se parece mucho a los buenos "amaros" que se hacen en Italia...

    Aún no me pude topar con las botellas (a Córdoba no llegan), pero sin dudas me compraré un par apenas las vea...

    Buena reseña, como de costumbre !!
    Saludos. ROBERTO

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...