Etiquetas

martes, 26 de julio de 2016

Los favoritos del Desafío Federal 2016 Blends


El Desafío Federal (ver nota edición 2015) es uno de los eventos mas importantes del vino realizados con cata a ciegas en la Argentina, ya sea medido por la cantidad de bodegas que participan como por la de asistentes que pelean por ocupar un privilegiado lugar para catar muchos de los mejores vinos de nuestro país.

Organizado por Francisco Rivero Segura, conspicuo bloguero y enófilo de reconocida trayectoria, permite una sana competencia en la que los vinos son separados en tandas con distinto rango de precio (fueron cuatro en esta última edición) y los catadores tienen la obligación de señalar seis favoritos en cada una, sin tener que otorgar puntajes.

Con la suma de votos obtenidos por cada muestra se deciden los seis mejores de cada tanda y justamente esos favoritos fueron los que nos juntamos a degustar -esta vez con etiquetas a la vista- un grupo de blogueros, enólogos y periodistas del mundo del vino.

Interesante resultó el análisis de cada tanda, en la que se apreciaron las virtudes de los vinos favoritos y se especuló bastante acerca de los motivos por lo cual fueron elegidos, con especial discusión sobre la elección de vinos con bastante madera por parte de un publico masivo, como lo fue el del Desafío Federal 2016, que alcanzó a 130 concurrentes.

1° Tanda hasta $200
En la tanda de menor precio -hasta 200$- ¿sorprendieron? dos vinos del valle Calchaquí. Y digo ¿sorprendieron? porque se ha convertido en una costumbre en catas a ciegas la presencia de vinos del norte. La conclusión es que, más allá de los buenos niveles de calidad del valle, la potencia y generosidad olfato-gustativa de estos vinos puede ser un factor que ayuda en las catas masivas, en las cuales llega una copa cada dos minutos, casi sin descanso saturando los sentidos. 

Estos vinos fueron Altos la Ciénaga de Colalao del Valle, Tucumán, vino casero de garaje, elaborado por Rolo Díaz que ya había obtenido premios en otros concursos y el Yuros de Santa María, Catamarca, de una bodega también muy pequeña.

Los resultados fueron bastante parejos, con la excepción del vino ganador Heredita de Bodega Clos de Chacras, que fue absoluto ganador obteniendo un inusual número de votos que casi duplicó al segundo, el mencionado Altos la Ciénaga.

2° Tanda de 200 a 350 $
En la segunda tanda, que iba de 200 a 350 $, el uso de la madera en casi todos los vinos estuvo muy presente dominando bastante la nariz, lo cual nos llevó a concluir que el publico continua adorando el aporte de la madera, algo que también ocurre con el Heredita que ganó la primera tanda.

3° Tanda de 351 a 500 $
La tercera tanda de 351 a 500$ podemos decir que fue la más despareja, con bastantes vaivenes en los estilos y sin una línea clara en los factores que definieron los elegidos. Hubo dos salteños, un sanjuanino y tres mendocinos. A mí me pareció interesante encontrar laurel en la nariz del Merced del Estero Gran Corte, de los valles de Pedernal y Tulum en San Juan. El Ganador fue El Interminable de Bodega Sin Fin, que aun no tenía etiqueta.

4° Tanda de 501 a 1.000 $
En la cuarta tanda de 501 a 1000 $ nuevamente Salta llegó a ponerse a la altura de Mendoza, con tres exponentes elegidos, resultando ganador Porvenir Our Family Icon 2013, con amplia ventaja sobre el segundo -mi favorito- el Cheval des Andes 2012, que a mi juicio está "perfecto". 


Pero, en fin, todos los vinos llegaron a ser elegidos porque tenían cualidades destacadas, habiendo recibido todas las muestras presentadas votos por parte de alguno de los participantes. Lo interesante de estas catas es que son a ciegas y con un público muy heterogéneo lo que nivela los resultados hacia una media orientadora de lo que pide el mercado.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...