Etiquetas

lunes, 4 de julio de 2016

Presentación de PIPA Productores independientes de Paraje Altamira - Nota 2


He tenido la suerte de ser testigo, desde sus inicios, de la asociación de productores independientes de Paraje Altamira. 

Esta es la cuarta nota dedicada a ellos, con la alegría de ver como - poco a poco - sus sueños se transforman en realidad.

En Mayo asistí a la reunión que realizaron en el mismísimo Paraje Altamira (ver nota) y ya prometían en poco tiempo concretar lo que se hizo ahora: su presentación oficial en sociedad con una jornada realizada en Buenos Aires. Se hizo en La Bumón y contó con nutrida asistencia de importantes periodistas, representantes del trade y publico en general. Los propios productores y enólogos nos contaron sus proyectos y la idea de conformar una Asociación Civil sin fines de lucro, con el fin de expresar la identidad de Paraje Altamira. 

Chakana
Juan Pelizzatti fundador y propietario de Chakana es un Ingeniero Electrónico que luego de una exitosa carrera en Comunicaciones, decidió cambiar el rumbo y emprender con una bodega. En 2002 compra tierras en Agrelo y en 2011 otras 15 hectáreas en Altamira. 

Luego conoció a Facundo Suarez Lastra (Finca Suarez) de una familia tradicional de la zona y le adquiere otras 28 hectáreas ya plantadas. En Agrelo producen sus vinos orgánicos de la entrada de gama y en Altamira los de gama alta. Ofrecen un Chardonnay y dos Malbec, además de un espumante de Pinot Noir.


El enólogo es Gabriel Bloise, quien entró como pasante en 2006 y Alberto Antonini es asesor. Apenas adquirir la finca de Altamira comenzaron a trabajarla en forma orgánica – cuenta que se pierde el 10% de la producción por la acción de las hormigas – y los asesora Claude Bourguiñon un especialista francés en microbiología.

Sobre PIPA nos deja una frase: “es el primer movimiento organizado de resistencia a la comoditización del vino argentino”.

La Igriega
Marcelo Goldberg y su hijo Nicolás son quienes desde 2006 llevan adelante este proyecto (ver nota) que cuenta con 25 hectáreas plantadas en 2008 - a puro Malbec - en Altamira, zona a la cual llegaron por influencia de los tíos de Nicolás (ver Las Glicinas, más adelante).  Con enología de Felipe Stahlschmidt, están vendiendo las ultimas botellas de la cosecha 2013 (14 meses de roble, 30% francés de primer uso y 70% americano de primer y segundo uso) y en setiembre saldrá a la venta la 2014.



La novedad es el Blend (la etiqueta de la foto es provisoria) que cuenta con un 38% de Malbec, 25% de Cabernet Sauvignon, 4% de Cabernet Franc y 3% de Petit Verdot, variedades que adquieren especialmente en la zona para este corte.


Buscamos un Malbec bien frutal, con buena acidez, frescura y elegancia”, resume Nicolás.

Adrián Río
Adrián Rio nos cuenta: “Llegué a Altamira en 1995, por la recomendación de un señor que tenía una farmacia en Maipú, y cuya familia tuvo viñedos toda la vida. Me habló de La Consulta, Gualtallary y Camino de la Montaña… Cuando llegué a Altamira me impactó la montaña tan cerca”. (ver nota).

Hoy posee cuatro fincas en Altamira y otras dos en La Consulta, un total de 90 hectáreas de las cuales 80 ya están plantadas. Bernardo Bossi es su enólogo desde hace siete años y el Ingeniero Carlos Caggiati el agrónomo especialista en Altamira que maneja las fincas desde 1996. 

Posee una gama bastante amplia a la cual se agregó como novedad un Malbec entry level que a un costo de $100 la botella seguramente se convertirá en Best Buy rápidamente.

La línea se completa con los Laderas de los Andes (uno de ellos reserva), un Malbec Single Vineyard Paraje Altamira, un Adrián Rio Reserva y los Family Barrel Wine Selected (Malbec y Blend) que llegan a hasta los $500.


Para la primavera nos tiene reservadas novedades: un blend de Chardonnay con otra cepa que por ahora deja en suspenso, un rosado de Malbec y un Adrián Rio Cabernet Sauvignon.

Su deseo sobre PIPA es simple: “que ayude a que se conozcan los productos de nuestra tierra”.

Finca Beth
Enrique Sack siempre está al frente de las presentaciones de Finca Beth. Cuenta que llegó a Altamira en 2008 por obra de Humberto Persano, de Las Glicinas, con quien compraron en sociedad una finca de manzanos que luego separaron y convirtieron a viñedos. (ver nota)

En 2009 junto a otros cuatro socios compraron un campo que era monte, plagado de grandes piedras. En 2002 tuvieron que contratar 600 camiones que salieron completos de las piedras que fue necesario retirar para poder plantar los viñedos. Pero el esfuerzo valió la pena y en 2012 ya tuvieron la primera cosecha. 

Trabajan con dos enólogos que utilizan uvas de la misma finca pero tienen completa libertad para realizar sus vinos con su propio estilo: 2km es realizado por Juan Pablo Michelini en huevos de cemento y Rompecabezas por Felipe Stahlschmidt.

Las novedades: pronto saldrán partidas limitadas de 500 botellas de 2km Chardonnay y 250 botellas de 2km Cabernet Sauvignon.


Sobre PIPA Enrique nos dice: “estoy muy contento de esta agrupación que nos permite mostrar al público, en poco tiempo, la calidad que podemos hacer en Altamira”.

Las Glicinas
Si llegaron leyendo hasta acá ya oyeron hablar de Humberto Persano, porque tuvo influencia en dos de los proyectos antes mencionados. Parte de una familia Piamontesa que hacia vino, en 2001 viajo con su esposa a Mendoza con la firme intención de comprar o armar un viñedo. Ya en ese entonces pensaba en el lema que está representado en las etiquetas: “mirando que el sur sea nuestro norte”.


Poseen 40 hectáreas de las cuales 37 están plantadas con Malbec, Cabernet Sauvignon, Cabernet Franc, Syrah, Chardonnay y otra cepa más, sobre la cual cuenta una historia: “mi abuelo había traído sus estacas desde Italia y las plantó en Morón, Provincia de Buenos Aires. Esas plantas ya no están, pero buscando encontramos un amigo suyo que todavía tenía plantas que habían nacidas de esas”. Así es que repitieron el rito de viajar con estacas - esta vez hasta Mendoza - y hoy cuentan con 88 plantas herederas de aquellas, pensando en llegar a las 300. “Creemos se trata de Petit Rouge”.

Los enólogos son Julieta Nuñez y su esposo Felipe Stahlschmidt. Elaboran dos vinos: un Malbec llamado Ciruelo y un Chardonnay que se llama Jengibre.

Sus palabras para Altamira y sus vinos se resumen en: “el arte puro de la tierra”.

Lupa
Juan Pablo Lupiañez trabaja en la industria del vino desde 1992. En 1999 decide comprar una finca semi-abandonada de 42 hectáreas en Altamira, pero recién empieza a hacer su vino en 2009, como un hobby. Pese a no ser enólogo, fue aprendiendo y desde 2012 lo hace solo.


Usa uvas de la parte más antigua de la finca, cuatro hectáreas de viñas de la llamada uva francesa con 60 a 70 años de antigüedad, con un material no homogéneo, que dan un rendimiento de 5 a 6 mil kg/Ha.

Vinifica en forma tradicional, cuidando punto de cosecha, en pileta recubierta de epoxi, macerando en frío, utilizando levaduras seleccionadas, con maloláctica. Sus vinos tienen entre 19 y 22 meses de paso por barrica, 30% de primer uso mitad francés y mitad americano.

Presento las cosechas 2013 y 2014, muy bien ambas, siendo la 2014 uno de los vinos que más me gustaron en la feria. Lamento de no haber comprado uno.

Conclusión

El desarrollo del vino argentino ha sido enorme en los últimos quince años y ese impulso no se detiene. A la par de las grandes bodegas (ver caso Familia Zuccardi también en Altamira) todos los productores mantienen el ritmo en esta maratón para poner el vino argentino entre los grandes de la escena mundial, ya no solo en volumen sino también en calidad.

En ese rumbo, es loable que el publico consumidor experimentado tenga acceso a eventos de Indicación Geográfica (IG) como éste que se realizó de Paraje_Altamira, que le permiten seguir profundizando su conocimiento en el vino, al contacto con los propios productores y enólogos, probando, comparando y a la vez dando su opinión; en un necesario feedback que enriquece a todos.

Por eso aplaudo esta asociación de productores que son capaces de poner el lugar por encima de sus propias marcas, convencidos que la identidad del mismo los beneficiara a todos. 

Es hora que otras regiones sigan el mismo camino.

Continuar leyendo Nota 1

Fotos tomadas por El Ángel del Vino

Mas info: 
http://www.parajealtamira.org/
https://www.facebook.com/parajealtamira/?fref=ts

4 comentarios:

  1. Felicitaciones por la nota Ángel. Realmente es una muy buena descripción de las personas que forman PIPA. Comparto con vos lo del Lupa 2014, yo lo probé en la Feria de Inéditos y me pareció que se destacaba noblemente, marcando una evolución respecto al 2013. Hernán.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, todos los vinos son de gran calidad, pero siempre hay uno que nos llega más por algún motivo. Saludos!

    ResponderEliminar
  3. ANGEL:
    Muy buena reseña de la feria y los proyectos participantes !!
    Sin dudas, hay que seguir de cerca a todos estos productores de Uco.

    Otra feria grossa que me perdí !! Que lo tiró !!
    Esto de vivir en el interior complica todo... jeje

    Un abrazo desde Córdoba. ROBERTO

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias Roberto, como dice el dicho Dios esta en todas partes pero atiende en Buenos Aires...

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...