Etiquetas

sábado, 19 de noviembre de 2016

1era feria de Vinos de Uruguay en Argentina


Cuando: Jueves 1 de Diciembre de 19 a 23 hs.
DondeThe Brick Hotel Buenos Aires, Posadas 1232, Recoleta - CABA
EntradasLas entradas pueden adquirirse en www.uruguay.eventbrite.com.ar a $300 de forma anticipada, y a $350 en puerta, el día del evento. La misma incluye el acceso libre a todos los vinos y una copa en préstamo para poder disfrutarlos.

Llega la 1ª feria de Vinos de Uruguay a la Argentina

Con la participación de más de 15 bodegas uruguayas, que presentarán más de 100 etiquetas para degustar, junto a refinados productos gourmet del mismo origen, llega la 1ª exposición de Vinos de Uruguay a la Argentina. Organizado por INAVI y Wines of Uruguay, con el apoyo oficial de su embajada, promete mostrar lo mejor de la escena vitivinícola uruguaya en nuestro país, el próximo jueves 1 de diciembre en The Brick Hotel Buenos Aires.

Organizada por el Instituto Nacional de Vitivinicultura (INAVI) y Wines of Uruguay, responsables de comunicar el vino uruguayo en el exterior, el jueves 1 de diciembre llega la 1ª feria de vinos uruguayos a la Argentina. La misma se propone reunir a más de 15 destacadas bodegas orientales para exponer sus mejores etiquetas, junto con exquisitos productos gourmet del mismo origen. El evento forma parte de un showcase global, desarrollado para promover y dar a conocer la calidad del vino uruguayo en los principales mercados consumidores del mundo.

La producción integral estará a cargo de Augusto Saracco & Asociados, junto a Wine Revolution.

Uruguay, tierra de vinos
El encuentro recibirá la visita de 700 asistentes en una única jornada ferial dividida en dos horarios: un pre-oppening exclusivo para el trade y la prensa de 16 a 19 hs y la feria abierta a consumidores e invitados especiales de 19 a 23hs.

A su vez, se brindarán Master Classes dirigidas a profesionales y prensa donde se recorrerán la actualidad de los vinos uruguayos presentada por sus principales winemakers.
Así, el evento se propone reunir a los principales decisores de compra de vino en la Argentina: los dueños de restaurantes, vinotecas, sommeliers referentes y responsables de AA&BB de los mejores hoteles, quienes serán recibidos junto a la prensa especializada.

Por su parte, el encuentro congregará también a consumidores entusiastas, acostumbrados a comprar y beber vinos de alta gama, que vienen a enterarse de las novedades del mercado uruguayo y de cómo conseguirlos en nuestro país.

Todos ellos podrán degustar más de 100 etiquetas de grandes vinos uruguayos junto a alimentos gourmet que sumarán sus propuestas al encuentro, con atractivos maridajes.

Las bodegas que participarán son: Garzón; Establecimiento Juanicó; Familia Deicas; Familia Traversa; H. Stagnari; De Lucca y Finca Buena Vista; entre otras.
Acerca de INAVI y Wines of Uruguay
El Instituto Nacional de Vitivinicultura de Uruguay y Wines of Uruguay son las organizaciones responsables de la promoción del vino uruguayo en el exterior. Trabajando junto a más de 30 bodegas, participan de ferias internacionales, degustaciones, misiones comerciales y eventos en general, potenciando el trabajo de posicionamiento en más de 40 mercados en el mundo.

Facebook.com/vinosdeluruguay

Feria de Vinos Espumosos Bubbly Wine Fair - Salta

Gacetilla de Prensa

Cuandojueves 24 de noviembre de 2016, de 19:30 a 23:30 horas
DondeSheraton Hotel Salta
Entradas: pueden adquirirse en La Estación Bebidas: Balcarce 983. Tel.: (0387) 422 2037. El valor de la entrada general es $300 y la entrada VIP $550.

La primera edición de la Feria de Vinos Espumosos Bubbly Wine Fair en Sheraton Hotel Salta, reunirá una variedad de más de veinte etiquetas de todo el país, música, arte, gastronomía y un sector VIP para quienes deseen disfrutar del evento con una experiencia completa.

Un evento organizado por Catas Inéditas, con la participación especial de Cepajes, Agua de las Misiones, República Design, Indoor Producciones y Radio Sophia, en un ambiente especialmente preparado para disfrutar cada vino y charlar con los hacedores y representantes sobre sus virtudes y propuestas para maridar. Algunas de las líneas confirmadas para esta edición de Bubbly Wine Fair son Tordos Wine, Melodía, El Esteco, Burbujas de Altura, Nieto Senetiner, Estancia Mendoza, Navarro Correas, La Rural, Zafiro, Crazy For You y Trumpeter.

"Para celebrar con amigos el fin de año, conocer y elegir nuevos espumosos, comprar para eventos y regalos de fin de año y realizar nuevas incorporaciones en sus locales para sorprender a clientes y amigos. Todos van a disfrutar de esta feria sin excepción” cuenta Lorena Ramos Lico.

La propuesta se completa con una barra de tragos, un sector VIP donde habrá bocaditos y líneas exclusivas de Vinos Espumosos y el Wine Shop con precios únicos por la ocasión. 


Rueda de Negocios y charlas:
De 17 a 19 horas se realizarán charlas de profesionales de la vitivinicultura y también se llevará a cabo el encuentro para generación de vínculos comerciales y presentación de marcas en el Salón de Sheraton Hotel.

Evento en Facebook
Contacto de prensa: Guadalupe Laclau:  011 15 4023 7116 – guadalupelaclau@gmail.com

Sobre Catas Inéditas:
Catas Inéditas llegó para instalarse en la agenda salteña como el único evento de aprendizaje, divertimento y acercamiento del público con el vino en encuentros íntimos, distendidos e inéditos, es decir que el maridaje, la propuesta de cata y los protagonistas nunca se reunieron antes, ni se repetirán.
Con cada vez un calendario más importante de ferias y eventos vínicos, el público local esta ávido de aprender más y sumar experiencias que le permitan elegir mejor a la hora de regalar, de disfrutar de un vino o de maridarlo en un encuentro. “Pensando en ellos armamos este club de catas temáticas, para aprender jugando, comparando y compartiendo experiencias y sensaciones en pequeños grupos exclusivos” cuenta Lorena Ramos Lico, fundadora de Catas Inéditas junto a Guadalupe Laclau. “Es importante esta oportunidad para bodegas pequeñas y vinos de autor que les cuesta darse a conocer, así como también a quienes desean adquirir más herramientas para aprender a apreciar y describir un vino o elegir sus favoritos” explica Guadalupe.

miércoles, 16 de noviembre de 2016

Finca Sophenia



Finca Sophenia es una exitosa bodega que tiene el privilegio de haber sido pionera en el Valle de Uco. Conducida por uno de sus fundadores, Roberto Luka (ex Director de Flichman y ex Presidente de Wines of Argentina), la finca posee 130 hectáreas en Gualtallary y sus viñedos fueron plantadas en el año 1998. 

Conscientes de su objetivo de apuntar a la alta gama, recién comenzaron a vender sus vinos en 2004 y actualmente exportan el 80% de su producción -de aproximadamente 900.000 botellas- a mas de 25 países. Trabajan las siguientes líneas (precios sugeridos a setiembre 2016): 
  • Altosur (tiene casi todos los varietales menos Cabernet Franc y Pinot Noir) $155 
  • Sophenia 2 (bi-varietales) $189
  • Reserve (12 meses en barrica) $255
Y los que se comentan en detalle en esta nota:
  • Synthesis Sauvignon Blanc $320
  • Synthesis Malbec y Synthesis Cabernet Sauvignon $480
  • AntiSynthesis $500
  • The Blend $690
  • Roberto L $790
Los volúmenes se reparten 60% para Altosur, 30 % para Sophenia Reserva y 10% para Synthesis. El director de enología es Matias Michelini. 
Martín Cuccioletta y Eugenia Luka
Roberto Luka, su hija Eugenia (Brand Ambassador) y Martin Cuccioletta (Gerente de Ventas), recibieron en sus oficinas de CABA a los miembros de Argentina Wine Bloggers para degustar sus vinos de alta gama:

Synthesis Sauvignon Blanc 2015
Siendo su primera cosecha en 2004, podemos decir que ya es un clásico de este varietal en la alta gama argentina. Bajos rendimientos, distintos puntos de cosecha -desde principios de febrero hasta mediados de marzo- con posteriores degustaciones para definir el corte de los porcentajes. Se trabaja fría la maceración, casi al punto de congelamiento con el fin de obtener un estilo mas cercano a los franceses Sancerre o Puilly Fume que a los explosivos Sauvignon Blanc de Nueva Zelanda.

Sutil, con buena acidez, es un vino "de sommelier". Se destaca por su elegancia, su boca envolvente y de buen volumen, con notas minerales y cítricas.


Sophenia Synthesis Malbec 2013
Este malbec sale del cuartel 4 que tiene algo de inclinación, por lo que también se cosecha en distintos momentos. Pasa por una crianza de 14 meses en barricas de primer uso; en búsqueda de fineza. Se estima un potencial de guarda de mas de 15 años. Muy buena fruta y una fina nariz, donde se han limado las aristas o extremos.

Roberto Luka: "se habla mucho de la tensión, de la acidez, pero el vino se hace para que alguien lo tome (lo que hoy se conoce como drinkability o tomabilidad) y eso buscamos, hacerlos amables sin quitarles la estructura y la potencia o identidad argentina".

Anti Synthesis Field Blend 2015
"En Cuartel 11 hicimos un injerto de Malbec sobre el Cabernet Sauvignon existente, pero algo salio mal y el 20 a 30% de los injertos falló, quedando mayormente Cabernet Sauvignon con algunas plantas de Malbec y varias plantas con ambas variedades juntas. El desafío fue cosechar, debido a los distintos puntos de madurez. Por años fue utilizado como corte del Synthesis Malbec hasta que un día visitó la bodega Phil Crozier (Restaurante Gaucho, de Londres). Cuando probó este vino, dijo que quería llevarlo todo a Inglaterra y compro las siete barricas. Allí hubo que ponerle un nombre y fue AntiSynthesis. A partir de entonces guardamos siempre un poco para el mercado interno. Se piensa en dar únicamente lo que esta en el viñedo". Tiene una complejidad que coincidimos en describir como "natural". Lleva una crianza de trece meses. Le gusta mucho a Patricio Tapia (critico chileno referente del cono sur) que lo ha calificado con 96 puntos en su guía Descorchados.

Synthesis Cabernet Sauvignon 2012 
La primera cosecha fue 2011. Posee una hermosa complejidad aromática que abarca toda la gama de aromas esperable en este varietal (gran oferta de especias). Pasa catorce meses por barrica francesa. En boca  es concentrado y también especiado, rico, largo, hermoso... Me gusto mucho.


Synthesis The Blend
60% Malbec, 30% Cabernet Sauvignon y 10% Merlot. Con 18 meses de barrica de primer uso, se trata de hacer un vino de culto -que si no sale bien, no se hace- lo cual hasta ahora por suerte no sucedió. Nos contaron que, desde la viña hasta que se embotella, se lo prueba como 500 veces.

Se vinifica por separado cada componente, pasando nueve meses por barricas. Después se hace el corte y continua nueve meses mas en barrica, para finalmente embotellarse y mantenerse otros nueve meses en estiba antes de salir a la venta. 

La cosecha 2008 de este vino obtuvo en 2011 el International Trophy de la revista inglesa Decanter. Es un vino sutil en nariz y con un una gran expresión en boca.


Roberto L
El icono de la bodega, lleva el nombre de su conductor. Y todos sabemos que para animarse a ponerle el nombre de uno a algo, se necesita estar orgulloso del producto.
Se trata de un penta-varietal: 50% Malbec, 20% Cabernet Sauvignon, 10% Merlot, con aportes de Cabernet Franc y Syrah. 

Con 18 meses de roble, es uno los mas potentes: gran intensidad de fruta, especias y la madera aportando vainilla, café y tabaco. Concentrado y aterciopelado, de largo final. Para ocasiones especiales.

Y si tenes cinco minutos más podes escuchar a los protagonistas en este vídeo, que pudimos compartir en la reunión (vale la pena):

Un lujo que Finca Sophenia ofreció a los integrantes de Argentina Wine Bloggers, al invitarnos en exclusiva a catar los sus vinos, que tan bien nos representan en el mundo. Brindamos por ello:



Fotos tomadas por El Angel del Vino

Mas info:  Nota de Esteban Bruno en El Vino del Mes

lunes, 14 de noviembre de 2016

Feria Tandil ExpoVinos 2016


Cuando: 18 de noviembre a las 18:00 a 19 de noviembre a las 23:00
Donde: Museo Municipal de Bellas Artes, Chacabuco 353, Tandil. Pcia. de Bs. As.
Horario: Viernes de 18 a 23 hs. / Sábado de 19 a 24 hs.
Entradas: $180 Incluye copa degustación

Tandil ExpoVinos, la feria que une la cultura, gastronomía y el vino para ofrecer a locales y visitantes lo mejor de diferentes regiones del país en un solo lugar.

Declarado como un evento de Interés Municipal, es el único que se celebra en la ciudad de Tandil y que logra reunir edición tras edición nuevas bodegas, mayores exponentes y más amantes del vino y la buena comida.

La feria tendrá tres focos, el principal será el vino. En esta edición se presentarán más de 200 etiquetas de las bodegas más reconocidas a nivel nacional que los participantes podrán degustar. La gastronomía brillará con afamados productos locales, quesos, encurtidos, salames, aceites de olivas y más. Además todo estará rodeado de expresiones de arte y en esta oportunidad, se presentarán artistas que crearán con el corcho de los vinos toda clase de objetos.

Por el valor de tu entrada se incluirá una copa de degustación, y los fondos recaudados irán destinados a dos importantes entidades benéficas como lo son las Fundación Aires de Vida y la Asociación Amigos del Museo de Bellas Artes.

viernes, 11 de noviembre de 2016

#AWBPresenta a Claudio Maza, Enólogo de El Esteco


Nuestra visita a Cafayate marchaba viento en popa, habíamos terminado de recorrer la bodega El Esteco y degustar los nuevos vinos de la linea Old Vines, a metros de los huevos de cemento en que son elaborados (nota en breve) y de la mano de sus propios enólogos: Alejandro Pepa, Claudio Maza y Carolina Cristofani. En ese momento nos propusieron ir a conocer la Finca El Socorro, en la cual están haciendo un interesantísimo trabajo de análisis de suelos, orientaciones y vegetación autóctona que decide las plantaciones por realizar.

Claudio Maza nos guiaría en el recorrido y allí mismo se me ocurrió hacerle esta nota, así que subimos a la camioneta con él y con Ramiro Rocha (Ingeniero agrónomo)  y comenzaron las preguntas.

Como la mayoría de los enólogos que trabajan en Cafayate, Claudio no es salteño. Nació el 27 de octubre 1973 en un pueblito pequeño llamado Phillips, en Junín, provincia de Mendoza. Sus abuelos, padre y madre fueron (y son) productores de uvas por lo que su primer contacto con el vino fue ayudando a pisar uva para elaborar vino casero. Lógicamente creció entre viñas y frutales, pero pronto se dio cuenta que no quería ser productor de uva (aunque hoy es consciente que llegado el momento, por herencia, lo va a ser).

La razón era los reveses que da la viticultura: el recuerdo de su familia corriendo ante la llegada de negros nubarrones con angustia a hacer cruces de sal (por la superstición que con ello Dios ayudaría a que el granizo no impactara las viñas) y luego ver cómo en minutos se arruinaba el esfuerzo de un año entero. 

Pero el vino latía fuerte en su corazón, sentía que tenía que estar relacionado con ese mundo y decidió ser enólogo. Se recibió en 2003 de Licenciado en enología e industria frutihortícola en la tradicional Facultad Don Bosco de la Universidad Juan A. Maza (no conoce que exista una relación entre su apellido y éste).

Sobre sus primeras experiencias, cuenta que no comprendía porque su abuelo solo hacia vino blanco y un día se lo reprochó. La respuesta fue que hacía vino blanco porque esas eran las uvas que tenía. Fue la primera lección. ¡Defender lo que se tiene!

La segunda lección llegó cuando, no muy de acuerdo con los métodos que usaba su abuelo para la elaboración, Claudio se largó a hacer su propio vino uvas del mismo viñedo y le salió mal. Al menos el de su abuelo, elaborado en base a la tradición, era bien tomable... Allí entendió que nunca se debe desaprovechar la experiencia de los otros.

Al principio trabajó en los Laboratorios del Instituto Nacional de Vitivinicultura y luego hizo su primera experiencia en Bodega Esmeralda (Catena Zapata), también en Laboratorio. 
En 2005 ya pedía pista para hacer vinos y decide enviar su Curriculum por un aviso en el diario. Es seleccionado para ir a trabajar a los nuevos viñedos que Bodegas La Rosa había plantado en Chañar Punco, Catamarca (n de la r: en ese momento Peñaflor poseía un 44% de la bodega que había adquirido en 1999 a su socio Rodolfo Lávaque, dueño de Finca Quara en Salta. En 2011 se concreta la compra del resto del porcentaje accionario).

Así que, recién casado con Cintia Zogbi, se muda a Salta y comienza a trabajar junto al enólogo José Luis Mounier, que en ese momento manejaba el proyecto.

Claudio Maza con Alejandro Pepa (1º enólogo de El Esteco)
En 2008 pasa a El Esteco como Jefe de Producción y cuando Peñaflor toma el control total de la bodega queda como Jefe de Enología en Chañar Punco, que es uno de los nuevos terruños argentinos del vino que están haciendo mas ruido hoy en la actualidad.

Hasta aquí su historia, pero vamos al ping-pong de preguntas y respuestas, que así es mas divertido:

¿Hijos?:
Elcira de 10 años.

¿Referentes en el mundo del vino?
Jose Luis Mounier y Daniel Pi

¿Tu cepa elegida?
Cabernet Sauvignon, Sauvignon Blanc, Pinot Noir, Merlot

¿Tu mejor vino (propio)?
Dos: Chañar Punco y Mugrón

¿Tu vino preferido (ajeno)?
Muchos…. Iscay Malbec-Cabernet Franc y el Sauvignon Blanc de Nueva Zelanda y Chile.

¿Tenés algún proyecto en mente? 
Seguir creciendo con Mugrón.

¿Tu mejor experiencia en el vino?
Conocer lugares, cultura y personas que aportan algo a esta industria.

¿Una anécdota divertida (o no tanto)?
En la época que estudiaba, en un determinado momento me encontraba bastante trabado y con ganas de largar todo. Estaba con un amigo comiendo en un restaurant, le sugerimos al mozo que nos recomendara un vino y nos trajo un Cabernet Sauvignon.
Cuando probé ese vino me explotó la cabeza, lo primero que dije ¿quién es el hijo de ...… que hizo este vino?. Ahí me di cuenta que yo quería hacer lo mismo. Al tiempo me ordené con el estudio y me recibí. 
El Cabernet era salteño y realizado por José Luis Mounier que fue quien me trajo al valle. ¿Será por esto que me gusta tanto el Cabernet? Ja ja ja.

¿Una alegría grande?
El nacimiento de mi hija.

¿Una decepción?
Estar un poco lejos de mis afectos.

¿Tu fortaleza como enólogo?
Ser ordenado, inquieto, osado, siempre buscando un salto de calidad en la mejora continua de nuestros vinos. Divertido aunque mi cara no diga mucho...

¿Que deberías reforzar?
Me piden ser más extrovertido, pero me siento muy bien como soy.

¿Un lugar en el mundo?
Mi pueblo Phillips

¿Un terruño y por qué?
Cualquier lugar vitivinícola de Francia. Defienden lo suyo orgullosamente no solamente con el vino si no en la forma de vivir.

¿Tú vino mejor puntuado?
De todo el equipo enológico de El Esteco: Chañar Punco 2012 con 97 puntos James Suckling 

¿Qué opinas de los puntajes?
Ayudan a vender, a organizar una góndola cuando quieres comprar varios vinos, pero sabemos que es todo subjetivo y ni hay que ponerse eufórico ni deprimirse cuando las cosas no salen como uno lo espera. Le da a la marca o bodega un poco más de visibilidad.

¿Lo que más te gusta de hacer vinos? 
Hay una conexión interesante con la tierra muy linda, descubrir lo que te puede dar es una buena experiencia, tener en mente lo que vos quieres y cuando lo logras sentís que, además de imaginación, hay mucho esfuerzo atrás para lograrlo.

¿Cuál es tu estilo?
Lo voy formando y cuando creo que ya está empezamos de cero.

¿En que te consideras distinto?
En saber ser desprendido entregando mis pocos conocimientos, en una industria con muchos egos.

¿Un consejo que te dieron?
Querer tanto algo te hace más fácil poder conseguirlo. A las cosas que querés conseguir hay que desearlas mucho, soñarlas demasiado y así el tiempo en que tardas en conseguirlas es mucho más corto. Si bien hay una utopía en la frase, habla más del deseo, de las ganas, del amor que le pones a las cosas para lograrlas.

¿Un consejo que darías?
¡Tomar más de una copa de vino por día! ¡¡¡¡¡que no hace nada!!!!!.

Gracias Claudio Maza, por el entusiasmo con que encaras todo lo que haces y por tus vinos, que vamos a seguir bien de cerca.

Link al Facebook de Claudio Maza.


Esta nota forma parte de la serie de publicaciones de Argentina Wine Bloggers, #AWBPresenta a...


jueves, 10 de noviembre de 2016

Con Paz Levinson en Restaurant Virtus de París


Llegar a la ciudad luz un radiante sábado a la tarde, y pasar camino al hotel por los imponentes Torre Eiffel y Arco del Triunfo ya es de por sí emocionante, pero en nuestro caso se sumaba el hecho que tras una relajada caminata por la avenida des Champs-Élysées, con parada obligada en La Maison Ladurée a degustar sus famosos macarons  nuestra noche tenía programa para cenar en el Restaurante Virtus

El objetivo no era solo disfrutar de la cocina moderna y creativa de sus Chefs: la japonesa Chiho Kanzaki y el argentino Marcelo di Giácomo (ambos con prolongado paso por el afamado restaurante Mirazur de Mauro Colagreco) sino también algo que para cualquier enófilo y amante del vino es un sueño: ser atendido por la mejor sommelier de nuestro país y cuarta del mundo según los resultados del último Concurso Mundial de Sommeliers.

Al llegar nos sorprendió la sencillez del lugar. Es que en París está creciendo la idea de enfocar toda la atención en el producto, en el nivel de la cocina, despojando la mesa y la decoración de los elementos de lujo que terminan haciendo inaccesible (por precio) a gran parte del público. 

Es así que Virtus es un restaurante de pocos cubiertos, instalado en un local angosto (tan solo dos filas de mesas una a cada lado de las paredes, con un largo pasillo central que lleva hasta la cocina. La decoración es muy sencilla, basada en lámparas y sillas retro (de los años 60 y 70) y de entrada nos decepcionó un poquito.

Pero esa sensación inicial se disiparía pronto ya que enseguida Paz Levinson se acercó a nuestra mesa con toda su elegancia y calidez para darnos la bienvenida (por facebook nos habíamos puesto antes en contacto para reservar y asegurarnos que estaría presente).

Virtus tiene un extensa carta de vinos, obviamente seleccionados por Paz, pero una cortísima carta de platos, ya que trabaja con un menú único basado en la elección de productos estacionales de alta calidad que son magistralmente combinados para ofrecer en cada paso platos sutiles, delicados, donde cada sabor encuentra su lugar en perfecta armonía.

En cuanto a los vinos, ¿qué mejor que dejarse llevar por Paz Levinson?. Decidimos seguir su consejo de vinos por copa adecuados a cada paso del menú. Nuestra única elección fue el aperitivo: una copa de Champagne Delamotte Brut, Grand Cru Le Mesnil-Sur-Oger (de la sexta casa más antigua de Champagne fundada en el año 1760 por François Delamotte). Este champagne compuesto 50% de Chardonnay, 30% Pinot Noir y 20% Pinot Meunier mostró tener buen cuerpo, burbujas delicadas que formaban una línea perfecta y un sabor cítrico con final frutal. Ideal para entrar en clima. 


Esa noche la "mise en bouche" sería una fresca ostra sobre granos de sal, tan delicada y perfectamente adornada que, como todos los platos, resultaba una obra de arte en si misma. Pero la contemplamos poco tiempo ya que Paz nos ofreció acompañarla con algo que nos sorprendió (no esperábamos menos): un sake japonés Kawasemi Junmai Genshu.


Es un destilado de arroz de una casa familiar fundada en 1870, que se distingue por no contener alcohol agregado (junmai) ni reducción con agua (genshu) después de la fermentación.

La primera entrada "Saint Jacques, choux fleur, soupe de pomme vert” eran unas vieiras con gajos de coliflor y sopa de manzanas verdes. En este caso el vino elegido por Paz sería un Weingut Inmich-Batterieberg, Riesling alemán de una bodega del Mosel que data del año 1425. Era claro que nuestra sommelier estaba dispuesta a darnos a conocer los vinos del viejo mundo.

  

La segunda entrada fue de inspiración española: Lentejas con huevo y salsa de chorizo ibérico. Una delicia que Paz sugirió acompañar con un jerez fino, seco y delicado: El Maestro Sierra, vino seco de variedad Palomino criado en botas de roble americano bajo velo de flor. La crianza se prolonga durante cuatro años en botas de roble americano de 500 litros mediante el sistema genuino, tradicional y único de criaderas y soleras. Esta bodega se ubica en Jerez de la Frontera, España, y data de 1830.


En la carta el primer plato rezaba: “Mulet noir, haricots coco, sauce bagna cauda” y se trataba de Lisa (pescado) con habas blancas y salsa de bagna cauda. Quizá el plato menos especial de la noche, lamentablemente encontramos el pescado algo seco. Pero en este caso se compensó con un vino natural austríaco (país líder en este tipo de elaboración) que presenta muchas novedades para el enófilo tradicional.


Se trató de un Kalkundkiesel Weiss 2014 de Claus Preisinger, compuesto por 60% Pinot Blanc 30% Grüner Veltliner y 10% Chardonnay que pasa seis meses en barricas de roble. Tiene un color lechoso (sin filtrar) y en nariz es algo ahumado con hierbas, especias y notas florales que se repiten en boca con buena acidez. En alguna medida parecido en estilo a nuestro Alpamanta Natural, aunque algo más complejo.

El segundo plato fue un Lomo de cordero con calabaza confitada, que sí o sí pedía un tinto. Y fue Vin de Jardin Domaine de Galouchy 2014. Se trata de un Blend de Bordeaux, creado por iniciativa de un colega canadiense de Paz, Marco Pelletier que fue sommelier del Hotel Bristol de París y junto a dos socios elabora este vino “de jardín” en referencia al cuidado que se da a la pequeña parcela de menos de una hectárea donde han plantado Merlot, Cabernet Sauvignon, Cabernet Franc, Petit Verdot y Carmenere. Es un vino franco, directo, perfecto para la rosada carne del cordero.

Lo dulce también tuvo dos etapas, en primer lugar un suave postre de uvas, sorbete de yogur y crema de romero y para finalizar una Torta Sacher, con miel glace que dio lugar a degustar un increíble Madeira Barbeito Boal Reserva 5 años de dulzor medio. Reconozco que me gustan mucho los blancos dulces, en especial los Tokaj húngaros, por lo cual este vino dulce portugués me encantó. Establecida en 1946, Vinhos Barbeito, produce este blanco de uva Boal proveniente de viñedos ubicados en Arco da Calheta y Prazeres. Posee agregado de alcohol vínico para detener la fermentación en el punto dulce buscado (86,8 g/dm3) y luego envejece en roble francés por 5 años.


Con aromas a fruta seca, florales y a mermelada de durazno; cuerpo medio, apenas ahumado y un  final fresco y picante, fue la combinación perfecta con el chocolate de la torta Sacher.

Quizá a esta altura el lector se esté preguntando porque esta crónica no cuenta un poco más sobre Paz Levinson, y es que no hay nada mejor que hablar de ella que contando sus acertadas elecciones en relación a los platos del menú. En el servicio es impecable, siempre manteniendo la exacta medida con el cliente, muy concentrada en los detalles y prestando total y equilibrada atención a cada una de las mesas.

Otro aspecto de su trabajo es la carta de vinos, con una selección de vinos por copa entre los cuales algunos son extraídos de botella cerrada utilizando Coravin, como el Chardonnay White Stones 2009 de Catena Zapata; más 130 etiquetas de vinos en botella. Entre los argentinos: Amalaya Blanco 2015 (Torrontes-Riesling), Chardonnay Catena Alta 2013, Bonarda Colonia las Liebres 2014 y el Blend Antología XXVIII 2009 de Rutini. Me extrañó no encontrar un Malbec, ¿o me habré perdido una parte de la carta?.

Antes de la despedida los chefs Chiho Kanzaki y Marcelo di Giácomo pasaron por nuestra mesa para conocer nuestra opinión sobre sus platos, que fue realmente muy favorable. Marcelo nos contó que esta en Francia desde hace varios años, cinco de los cuales asistió a Mauro Colagreco. Incluso nos dio consejos sobre lugares a visitar en nuestra futura visita a Niza.

Cerraba la noche, Paz Levinson ya no estaba tan ocupada y pudimos charlar un poco sobre la manera en que orienta al consumidor cuando este tiene que decidir por un vino de una carta extensa y creativa como la de Virtus.

Nuestra experiencia, que había comenzado un poco desencantada por la sencillez del lugar se revirtió completamente, habíamos podido concentrarnos cien por ciento en la gastronomía y en los vinos y nos despedimos de Virtus con alegría de haberlo elegido y sintiendo cada sabor aun movilizando nuestros sentidos.

Información práctica: 

Restaurant Virtus
Página web: http://www.virtus-paris.com/
Instagram: https://www.instagram.com/restaurant_virtus/
virtus@virtus-paris.com

8 rue Crozatier
Paris 12
09 80 68 08 08

Horarios: de martes a sábado, 12h -14h y 20h - 22:30h
Se recomienda reservar desde la página web: http://www.virtus-paris.com/infos/

Costo del menú: euros 55.
Costo del maridaje de vinos: euros 40 

Fotos tomadas por El Ángel del Vino

miércoles, 9 de noviembre de 2016

1°Feria Anual Raleo Wines


Cuando: lunes 14 de noviembre, en el horario de 16:30 a 22:00hs.
DondeLa Malbequeria - Gurruchaga 1418, CABA
Exclusivo para Trade

Se podrán degustar todos los vinos del porfolio y participar de charlas especiales de cada bodega, de acuerdo al siguiente programa:


lunes, 7 de noviembre de 2016

La fiesta del vino Calchaquí. CoProVi en Cafayate

Cuando en la primera visita realizada a Cafayate, visité varias bodegas y conocí a sus enólogos (ver notas de septiembre de 2015) percibí algo inusual. Varias veces durante la conversación surgían referencias al trabajo de otros enólogos del Valle Calchaquí. Esto me llamó la atención y no tardé en descubrir que existe en Cafayate una conexión entre muchos de los enólogos y agrónomos que supera lo esperado.

Claro que Cafayate no es un lugar “normal”. Tiene un aura especial, encanta con sus paisajes de ensueño, su vida tranquila, su ritmo propio. Y a la vez está lo suficientemente aislado como para generar una necesidad de confraternizar en aras de resolver cosas que, para los que viven en una ciudad grande están a la vuelta de la esquina, pero no aquí, donde un viaje a la capital provincial implica más de dos horas de auto.

Este factor seguramente incide para que los lazos entre colegas, aun trabajando en distintas bodegas, se afiancen, se presten a colaborar unos con otros -hoy por mí, mañana por ti- cuando se presenta un problema de logística, la necesidad de resolver algo o de contar rápido con algún insumo o repuesto que se acabó antes de que llegue su reposición desde Salta, Mendoza o Buenos Aires. Pero aun así no me parece razón suficiente…

Habiéndolos conocido se descubre que hay en ellos un espíritu fraternal, unas ganas de compartir y crecer que los ha llevado a estrechar lazos y conformar un grupo muy especial. Buena onda que le dicen. Que transmiten también a todos quienes los visitan.

Es así que conformaron el Consejo de Profesionales Vitivinícolas del NOA, que pese a su nombre tan formal, es en realidad un grupo de amigos que comparten sus experiencias y que ha llegado a organizar ya desde hace unos años, un evento anual llamado CoProVi. Las buenas críticas que había leído del evento de 2015 me motivaron a estar presente en esta nueva edición que se llevó a cabo en Cafayate los días 5 y 6 de noviembre de 2016. Y sin dudas que valió la pena.

Claro que aprovechamos el viaje para realizar otras visitas a bodegas y degustaciones de vinos que se irán publicando en El Ángel del Vino, pero la frutilla del postre fue este evento, en el cual participaron aproximadamente 250 personas.

Si bien el CoProVi anual finaliza con su reunión anual, en la cual se degusta a ciegas una selección de vinos, el proceso comienza mucho antes. Los miembros del grupo realizan numerosas reuniones previas para catar los vinos de cada bodega y elegir los tres mejores de cada una. Finalmente con las muestras preseleccionadas realizan blends en pos de reflejar de la mejor manera lo que para ellos es posible obtener en el Valle Calchaquí, sin referir a marcas ni etiquetas. 

Es decir, puro espíritu de grupo, puro afán de crecimiento conjunto, de compartir, de analizar méritos y defectos e intentar obtener lo mejor. Todos para uno y uno para todos, podrían decir estos mosqueteros del vino.

Pero no satisfechos con esto –que no es poco- en 2016 decidieron que era hora de agregar un lado técnico y educativo al evento y el día sábado 5 de noviembre se realizó, en los patios del moderno y coqueto Museo de la Vid y el Vino de Cafayate un Seminario en el cual se presentaron charlas técnicas con el fin de revelar las características del suelo calchaquí, de sus viñedos, de sus vinos. 
Juan Luna, Rafael Domingo, Alejandro Nesman y Dolores Lavaque
Así, con la prosa y conducción del afable Juan Luna (segundo enólogo de Finca Quara) y con degustación para todo el público de vinos representativos de las presentaciones, pasaron ordenadamente por el escenario:

• Thibaut Delmotte (Colomé) y Raúl Dávalos (Tacuil) describiendo los resultados del Sauvignon Blanc de altura,
• José Luis Mounier (Finca Quara, Finca Las Nubes) el “rey” del Torrontés, comentando los procesos de producción de esta emblemática cepa salteña y argentina,
• Francisco Telechea (El Esteco) profundizando sobre el microclima del Valle y su aporte a la expresividad de los vinos de la región, 
• Santiago Bugallo (El Porvenir) dando una detallada y gráfica charla sobre la diversidad de los suelos calchaquíes, 
• Dolores Lávaque (Finca Quara, Consultora STG) mostrando los resultados de una interesante encuesta muy útil para orientar el trabajo de marketing y comercialización del Torrontés, 
• Alejandro Nesman (Piattelli) exponiendo su trabajo con clones de Malbec  y su adaptación al suelo del valle, 
• Alejandro Pepa (El Esteco) explicando las razones de la fabulosa expresividad de los Cabernet Sauvignon calchaquíes, 
• Francisco Puga (El Porvenir) y Rafael Domingo (Domingo Molina) describiendo el potencial del Tannat en el terruño salteño.

Thibaut Delmotte, Raúl Dávalos, Alejandro Pepa, Francisco Telechea, Santiago Bugallo y José Luis Mounier
La lista sirve también para identificar a los principales responsables del CoProVi, a quienes se suman varios técnicos más (como les gusta llamarse, para no distinguir entre enólogos, ingenieros agrónomos o winemakers) que colaboran y participan en distintas etapas del proceso como: Claudio Maza (El Esteco), Agustín Lanús (Bad Brothers, Sunal), José Nanni (Nanni), Rolo Díaz (Altos la Ciénaga), Marcos Etchart (Yacochuya), Mariano Quiroga Adamo (ex- Porvenir, ahora en Casarena) y muchos mas que resulta imposible listar.

Un dato importante es que en la selección de muestras no se incluyen a los dueños de las bodegas ni a los comerciales de las mismas, lo que busca asegurar que solo los aspectos técnicos sean tenidos en cuenta.

Pero claro, la perla del evento es la reunión final, este año realizada en los jardines de la preciosa Finca Quara. Si viaja a Cafayate no deje de pasar a conocer esta Finca – Bodega, rodeada de viñedos y ubicada a los pies del cerro, con un bello edificio que merece ser reconocida como uno de los sitios distinguidos del mundo del vino.


Allí se reunió a un nutrido público que llega de varios lugares del país a conocer y degustar la selección de los diez vinos representantes de la tierra calchaquí, todos cosecha 2016, ya que CoProVi trabaja siempre con los vinos del año. Esta vez la conducción fue compartida entre Juan Luna y Paco Puga (foto abajo), quien aporto su permanente buen humor e histrionismo. 




En esta ocasión se degustaron: un Cabernet Franc, un Cabernet Sauvignon (la mejor, a mi gusto, de todas muestras), un muy rico Petit Verdot, un característico Tannat, dos Malbec y tres Torrontés: dos secos de estilos opuestos y uno dulce que cerró la cata.

Sobre los vinos en general, la degustación sirvió para confirmar mi predilección por el Cabernet Sauvignon salteño, cepa que no tengo dudas que en esta región va a continuar su camino ascendente para llegar algún día a los 100 puntos por parte de alguno de los reconocidos críticos internacionales. Es cuestión de lograr la cosecha perfecta y seguir redondeando sus aristas hasta lograr la elegancia y balance perfectos. 

También la confirmación de la excelente adaptación del Tannat, en el cual cada día los enólogos y agrónomos dan pasos hacia adelante en búsqueda del equilibrio. Muy positiva sorpresa fue el Petit Verdot, muy rico y bebible. Los Malbec continúan mejorando (en especial en su acidez) y el Cabernet Franc muestra que el terruño salteño no le cae mal, aunque en ambos casos hay algo que les falta aun para llegar al nivel de sus pares mendocinos. 

El Sauvignon Blanc mostró su propio estilo de altura (¿cuanto pesó en esto la "mano" de sus elaboradores?) y por supuesto que el Torrontés salteño -mas a allá de la predilección o no que tenga uno por esta particular cepa autóctona- que es el mejor del país y del mundo.

Me gustó el detalle dar vuelta la taba y dejar los blancos para el final, con el paladar dulce para pasar a disfrutar del resto de la velada. Pero antes se dio lugar a un homenaje al gran Raúl Dávalos (no le pregunten qué opina del uso de la madera en el vino…) por su trayectoria con el vino salteño y también a ofrecer un gran aplauso a todos los “técnicos” que aportaron su esfuerzo al evento. 

Es en ese momento cuando el evento se convierte en una fiesta, animado por la música, disfrutando del catering y regado a canilla (o mejor dicho botella) libre, por innumerables etiquetas que las bodegas participantes donan para que sean degustadas por todos los asistentes.

Es claro que trabajando de esta manera Cafayate y el valle Calchaquí tienen todo a favor para continuar potenciando el impacto de sus excelentes vinos, en la Argentina y en el mundo.

Fotos tomadas por El Ángel del Vino
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...