Etiquetas

lunes, 16 de octubre de 2017

El Pisco es el espíritu del Vino


En un encuentro organizado por la Asociación Argentina de Sommeliers, la profesora Lucero Villagarcía, asesora en Vino y Pisco y Presidente de la Asociación Peruana de Sommeliers brindó una cata de pisco peruano. Villagarcía es autora del libro "La magia del Pisco" y está por sacar a la venta un nuevo libro titulado "Los terruños del Pisco". 


El pisco es un destilado de vino y la diferencia con la Grapa es que para ésta se destilan los orujos y no el propio vino. En Perú, para su elaboración, se utilizan solo uvas denominadas pisqueras: Quebranta, Negra corriente, Mollar, Italia, Moscatel, Albilla, Torontel y Ubina. Se obtienen así destilados con una graduación alcohólica que va de 38 a 48°.

El nombre "pisco" proviene del quechua, palabra utilizada para denominar un pájaro, que predominaba en un valle, que fue también llamado de esta manera por los Incas. En esa región se asentaron alfareros, que fueron llamados piscos y lo mismo las vasijas que ellos producían. En esas vasijas, luego de la llegada de los españoles y el comienzo de la elaboración de vinos, se empezó almacenar el destilado de vino y de allí proviene el nombre dado a este destilado. El Pisco se exportaba en estas vasijas llamadas "piscos" ya que en esa época no había botellas. Pisco es además un puerto al sur de Lima y ya se encuentran mapas donde se lo denomina con este nombre en 1574.


El pisco peruano se produce como Denominación de Origen (Reglamento) en las regiones de Lima, Ica, Arequipa, Moquegua y Tacna.

Elaboración.
En Perú hay aproximadamente 500 bodegas de todo tipo que lo elaboran. Se pisa o prensa la uva y ese jugo se lleva al tanque de fermentación, para hacer el vino que a continuación es llevado a destilar en falcas o alambiques. Allí hierve hasta convertirse en vapor que se hace pasar por un tubo de cobre -llamado cañón- donde se condensa y obtiene el líquido llamado Pisco. Se dice que el pisco es "el espíritu del vino".

Falca

Alambique

La calidad está dada por el cuerpo o corazón de la destilación. Si se quiere un Pisco de calidad, los cortes de cabeza y de cola se desechan. La mayoría tienen entre 41 y 42° de alcohol. Luego debe reposar obligatoriamente un mínimo tres meses antes de ser embotellado.

Villagarcía alienta a recorrer en Perú las rutas pisqueras, ya que la historia del Pisco se vive en el Perú. La producción ha aumentado enormemente en los últimos años, pasando de 1,64 millones de litros en el año 2002 a 10,5 millones de litros en el año 2016. Lo propio sucedió con las exportaciones, pasando de 84.000 $ a 8,3 millones de dólares.

Un libro muy interesante acerca del Pisco es el llamado "Pisco, espíritu de plata, esencia del Perú" de Luciano Revoredo.

Aclaraciones sobre el Pisco chileno
El Pisco chileno, al decir de Villagarcía, no cuenta con la tradición del peruano, ni el respaldo histórico que justifique hacerse del nombre, pero esta cuestión aún no ha sido zanjada y la dejamos para otra historia...

Cuenta Villagarcía que Chile produce ocho veces más pisco que Perú, fundamentalmente en dos grandes empresas. Utilizan 13 uvas distintas y las mezclan. Bidestilan y hasta tridestilan, llegando hasta 88 / 90 ° de alcohol. Luego se diluye con agua y va a barricas de roble. Esta forma de elaboración difiere de lo que se hace en Perú.

Variedades de Pisco
La reglamentación de la DO Pisco Peruano establece tres variedades:

  • Piscos Puros: Son los elaborados con una sola variedad de uva.
  • Piscos Acholados: son mezclas que pueden ser mezcla de uva, de mostos o de piscos terminados.
  • Pisco Mosto Verde: se hace con un mosto dulce, que no culminó la fermentación. Requiere el doble de cantidad de uva (12 kilos por litro en vez de 6).
El pisco tiene casi 500 años de historia en el Perú. Es denominación de origen, tiene variedad de uvas y una gran cantidad de bodegas que lo elaboran, la mayoría artesanales.

Usos
Si bien en Perú se lo toma mucho solo, su uso más conocido es para cocteles, como el Pisco Sour. Pero también es interesante analizar su maridaje con comidas de acuerdo al tipo de uva con que están elaborados:
  • Quebranta: van bien con chocolate, dulce de leche o pasas.
  • Mollar: con postre de manzana, pera, membrillo o banana.
  • Negra criolla: que tiene un toque a café y chocolate, van bien con tiramisú.
  • Uvina: con pasas o aceitunas.
  • Albilla: con postres que tengan melocotón, albaricoque, canela o batata.
  • Italia: que tiene aromas cítricos, con salsa de naranja.
  • Torontel: que tiene aroma a flores blancas y cítricos, van bien con postres de maracuyá.
  • Moscatel: que tiene aroma a rosas, van bien con frutas rojas, mango, chirimoya o ceviche de mango.
Además, el Pisco combina bien con puros y con café y se lo utiliza para hacer macerado de productos.

Cata de piscos.
El Pisco debe ser incoloro, transparente y brillante, lo primero que se tiene que sentir es el alcohol. El pisco se toma de "a besitos", en copas como la de la siguiente foto.

Copa de cata de Pisco
Gran Villa de Valverde. Puro de Quebranta. Ica.
Aromas de chocolate, dulce de leche, vainilla, manzanas rojas, manzanas verdes y banana.

Las Once de Azpitia. Mosto Verde Italia. Lima.
Cítrico, hierba fresca, manzana, mucha acidez.

De Carral. Puro de Negra criolla. Ica.
Manzana dulce, melocotón, compota de peras. Untuoso.


Tabernero tres cepas. Quebranta, Italia y Torontel.
Es un acholado (mezcla). Floral.

Viñas Toro Muerto. Valle de Majes, Arequipa.
Es un perfume. El más coherente entre nariz y boca.


Pisco Nasca Moscatel.
El más elegante, banana, mentolado, flores, rosas.

Consejo
Una vez abierto, y si queda la botella medio vacía, no conviene guardar más de dos meses, porque se oxida. Si hay más de una botella de distintos Piscos a medio consumir, mejor acholar, o sea, mezclarlos y completar la botella.

Receta del Pisco Sur.
  • Tres partes de Pisco.
  • Una de jarabe de goma.
  • Una de jugo de limón verde.
  • Media clara de huevo.
  • Hielo.

Gentileza Perú.21
Mezclar todos los ingredientes en la coctelera agitando fuerte hasta su perfecta integración. Servir sin el hielo, buscando que quede con un hilito de espuma arriba.

Conclusión
Si bien no fue mi primera experiencia con un Pisco, sí lo fue en una cata comparativa de varias botellas de distintos tipos, uvas y terroirs. Con los vinos de distintas cepas y terruños, sucede que las notas de cata son variadas, pero en el caso de los Piscos me sorprendió la amplitud de la gama de aromas desde cítricos a dulces que se obtienen en un producto sin paso por madera. 

Una linda experiencia la ofrecida por la Sommelier y experta en Pisco, Lucero Villagarcía, que supo transmitir, con gracia y expertise, su pasión por esta tradicional bebida peruana.

Fotos tomadas por El Ángel  del Vino.

jueves, 12 de octubre de 2017

Bodega Goyenechea, un clásico que se moderniza


Bodega Goyenechea fue fundada en 1868 por los hermanos Santiago y Narciso Goyenechea, inmigrantes españoles que iniciaron sus actividades en Argentina con almacenes de vino y licores en Buenos Aires, adquiriendo más tarde, la finca y bodega en Villa Atuel, al sur de la Provincia de Mendoza. Algunos años después, los Goyenechea, junto con los Arizu, implantaron vides y formaron, entre 1930 y 1940, el mayor viñedo del mundo. A esta altura sus vinos se vendían en todo el país, bajo diferentes marcas, y la tercera generación de la familia ya llevaba el timón de la bodega. 

Hacia 1965 ingresa en la empresa la cuarta generación y la actividad se centra exclusivamente en el vino fino embotellado. En 1993, Goyenechea funda e integra el primer Consejo de Denominación de Origen Controlada (San Rafael) de la Argentina y es la primera bodega americana que exporta un vino con D.O.C.: el Chardonnay de ese año. En 1998 ingresa la quinta generación en el ancestral negocio familiar. Hoy, la cuarta y la quinta generación trabajan en conjunto con la misma dedicación y compromiso que sus antepasados haciendo de Goyenechea una verdadera empresa familiar ligada a la industria vitivinícola. 


De ellos, Sebastián Goyenechea fue el anfitrión de una velada especial para Argentina Wine Bloggers donde pudimos catar la amplia gama de productos de la bodega.


Cuentan con 114 hectáreas en Mendoza, ubicadas en San Rafael, de suelo arenoso-limoso y origen aluvional debidos a los cercanos ríos Diamante y Atuel; siendo éste ultimo el que provee abundante agua para el riego por manto. La capacidad de elaboración es enorme: 14 millones de litros al año (aunque en 2016 se produjeron 2,5 millones de litros) ratificando que es una bodega orientada a los grandes volúmenes, en la que el tanque más chico tiene una capacidad de 2500 litros.

Goyenechea Clásico Sauvignon Blanc 2016 - 60 $
Destacan las notas a pomelo rosado y su buena boca, muy bebible. Sebastián adelanta que este año se lanzará al mercado el Euforia Sauvignon Blanc, con una uva de mejor calidad que el clásico.


Goyenechea Varietales Chardonnay 2016 - 100 $
"No elaboramos blancos maderosos porque en San Rafael se dan bien jóvenes, frescos, con acidez marcada y fáciles de beber", cuenta Sebastián mientras lo comprobamos  con este Chardonnay que es algo austero en nariz y de alta acidez. Un blanco para tomar y tomar, aunque de poca tipicidad. 

"En 2016 nos fue muy bien con las exportaciones, Alemania compra mucho Sauvignon Blanc, Chardonnay y algo de Torrontés, y los buscan sin madera. El centenario Sauvignon Blanc es muy buen blanco vale 150 pesos y cuesta vender todo lo que se hace. Tenemos plantadas 47 ha de blancos, también Chenín y Tocai. Éstos blancos son para tomar dentro del año o año y medio".

Goyenechea Merlot Rosé 2016100 $
100 % ciento Merlot, mantiene 8 gramos de azúcar residual, que le dan un rasgo dulzón. Con un color más intenso que los rosados normales, es ideal para el verano. Hace 37 años lo compran desde Alemania, cuenta Sebastián. 


Euforia Red Blend 2016 - 100$
Blend 85% Merlot y 15% Malbec, es la segunda cosecha de este vino lanzado el año pasado y que ahora viene con tapa de rosca, orientado a los jóvenes.

La bodega está inmersa en cambios, intentando  aggiornarse. El enólogo hasta el año 2016 fue Raúl Arroyo, que hacía vinos más tradicionales. Actualmente trabaja Héctor Renna, que intenta un estilo más fresco y en los Reserva se ha pasado de tres años a tan solo medio año de estiba.


Centenario Cabernet Sauvignon Reserva 2014 - 150 $
Floral en nariz, el 50% pasa por barrica de segundo uso (de las que deja el 5ª generación) y por barricas de tercer y cuarto uso. El restante 50% pasa por tanque. Se hacen 56.000 litros. A este vino se le hizo una actualización de la etiqueta, pero Sebastián piensa que todavía necesita otra más para realmente modernizarla, aunque les cuesta tomar la decisión porque las ventas pasaron de 14 a 27%. 


Marqués del Nevado Malbec Reserva 2013 - 180$
Muy similar al Centenario pero con algo más de fruta, porque así lo pide el mercado alemán al que se destinó originalmente, aunque hoy se vende con éxito en Argentina (mayormente en la cadena de supermercados Coto). Tiene un paso por madera parecido al Centenario.

5ta Generación Gran Reserva Cabernet Sauvignon 2013 - 250$
Tiene mayor trabajo de maceración y elaboración que el Centenario. En un muy buen representante de la cepa, que hace gala de una excelente relación precio - calidad.


Lorenza de Goyenechea Bonarda 2014 - 340$
Lorenza era la bisabuela, que quedó viuda con cuatro hijos y sacó la bodega de adelante. En su honor salió esta etiqueta para la cual se eligió la segunda cepa tinta más plantada en Argentina. Pasa 14 meses en roble y luego dos años de estiba en botella. Me gusta mucho.

Luego realizamos una vertical de 135 Aniversario Partida Limitada (540$), vino que todos los años cambia su composición en la búsqueda de la excelencia. Probamos las cosechas 2013, 2009 y 2007:

135 Aniversario 2013
Se impuso el Cabernet Sauvignon con un 88%, acompañado de un 12% de Malbec. 


135 aniversario 2009
Debido a que se la consideró una cosecha excepcional para el Malbec, se eligió 100% esta cepa. El que más me gustó de los tres.

135 aniversario 2007
Blend 60% Cabernet Sauvignon y 40% Malbec, que demuestra que lindo es cuando a un vino le es permitido el añejamiento en bodega. En boca es elegante y en nariz se destaca el bouquet de la guarda que agradará a quienes -como yo- lo apreciamos, pero tapará mucho la fruta para otros.

También tuvimos la suerte de poder catar (aun sin etiquetar):

150 aniversario 2013
Tri-varietal Cabernet Sauvignon, Malbec (ambos 2013) y Bonarda (2014). Para este vino especial que saldrá en 2018 para el festejo del siglo y medio de vida de la bodega se mezclaron distintas cosechas vinificadas por separado. Se elaboraron solo 2.600 botellas que tendrán un precio estimado de 2.000$. Todas las uvas son de San Rafael y el Bonarda se adquiere a un productor con viñedos de 40 a 50 años, ubicados a 40 km de la bodega.

Para acompañar los postres -la cata fue en el excelente restaurante Sagardi de San Telmo- degustamos:

Tocai Dulce Natural 2016 - 100$
Un vino que al decir de Sebastián se vende muy bien, por lo cual están con quiebre de stock. Se intenta lograr un equilibrio acidez / dulzor cosechando temprano y cortando la fermentación con aplicación de frío antes que las levaduras consuman todo el azúcar del mosto. 


Goyenechea Champaña Brut Nature 2015 - 250$ 
Se elabora en la champañera RG y es una buena opción en su gama de precio.



El cierre fue con un anuncio: se viene una nueva línea de varietales que tendrá un nombre ingenioso siguiendo la tendencia de la bodega -impulsada por la 5ª generación de la familia ahora a cargo- hacia la modernización. Habrá que estar atentos.

Mas info: Nota de El Angel del Vino 2015

Fotos tomadas por El Angel del Vino.

lunes, 9 de octubre de 2017

GV Pannunzio


Invitados por Vinoteca Vinology concurrimos a la cata de los vinos GV Pannunzio, que cuentan con la enología del matrimonio compuesto por Andrea Marchiori y Luis Barraud (ex Viña Cobos).


José y Luis Pannunzio son los dueños de esta bodega familiar que comenzó con fincas plantadas en Mendoza por su padre italiano, ubicadas en Barrancas, donde cuentan con 70 Ha de las cuales 50 están plantadas y otra en San Martín de la cual se desprendieron porque no coincidía con la calidad que pretendían para sus vinos. Comenzaron hace diez años, con Andrea y Luis formando parte del equipo enológico junto con Ignacio Macciardi, joven enólogo de bodega.


Se iniciaron produciendo sus vinos en Bodega Piattelli. Luego Marchiori & Barraud se retiraron para concentrarse en Viña Cobos, pero retornaron hace tres años y decidieron en conjunto alquilar una bodega en la cual actualmente se elaboran tanto los vinos Pannunzio como los Marchiori & Barraud.


La cata contó con un espumante, dos blancos, y cuatro tintos.


GV Pannunzio Espumante Pinot Noir
Comenzamos con un espumante Extra Brut 100% Pinot Noir de La Consulta, de color rosa pálido y buena nariz en la cual destacan aromas a frutilla, cerezas y frambuesas que se replican en boca. Un poco menos de azúcar residual (9,5 g por litro) me hubiera gustado.


Chardonnay Clásico 2016 186 $.
Elaborado con uvas de Barrancas. Presenta mucha fruta y persistencia en nariz, se destaca con notas de madera bien amalgamadas, aportadas por el contacto con duelas. Para lograr este destacado Chardonnay, cuenta Ignacio que se cosecha bien temprano por la mañana de manera de obtener las uvas bien frescas, se prensa y se lo mantiene a 6 °C durante 24 horas para que caigan las borras gruesas. Se logra así una buena carga de borras durante la fermentación y se hace mucho remontaje para que las mismas tengan buen contacto. De esta manera se evita oxidación y esas mismas borras ayudan a filtrar naturalmente el vino antes de embotellar. Se completa la fermentación maloláctica y se logra una destacada nariz y un buen volumen de boca. El aporte de roble a través de duelas es equivalente a un 7% de barricas durante 10 meses. 

Probamos dos cosechas, la 2016 tiene 1° de alcohol menos que la 2017 (aun sin embotellar) y el año en botella le aporta mayor equilibrio.

Malbec 2016 186 $.
Joven y fresco, muy tomable, mucha fruta. Ignacio cuenta que se realiza muy poca manipulación en bodega, y que se fermenta durante 20 días luego de una pre maceración de 24 horas.

Luego pasa por una post maceración de 4 a 7 días, se realizan tres remontajes diarios (dos abiertos y uno cerrado para manejar la oxidación). También es importante la realización de un delestage para aumentar la extracción. El aporte de madera está dado por duelas francesas, durante 10 meses. Se elaboran 60.000 litros.

El resultado es un vino que está muy bien para su precio y le va a gustar aquellos que aprecian los sabores confitados y la vainilla junto a frutos rojos en dosis importantes.


Cabernet Sauvignon Clásico 2016 186 $
Se sabe que la cosecha 2016 fue difícil para esta cepa, pero los suelos pedregosos de la finca ayudaron a filtrar la lluvia. El proceso de elaboración es muy parecido al del Malbec y también cuenta con aporte de duelas de roble francés. Esta cosecha presenta aromas herbáceos y a frutas que van hacia la mora y el cassis, dando un vino redondo y muy bebible.

Malbec Reserva 2015 282 $
También de Barrancas. 12.000 botellas. En este Reserva la maceración en frío va de 2 a 4 días y la fermentación alcohólica de 7 a 10 días entre 26 y 28 °C. La maceración total alcanza 23 o 25 días para lograr una mayor extracción.

El aporte de madera con duelas francesas y americanas llega un equivalente del 20%. Las uvas son de parcelas seleccionadas.

En nariz la fruta es protagonista: ciruela, moras y un marcado aporte de la madera con notas a vainilla y chocolate. De boca intensa, logra elegancia y largo final.

El broche de oro fue una muestra de barrica del Malbec 2017 que estará destinado al Gran Reserva. Para ello está pasando por barricas 70% francesa y 30% americana (lleva siete meses).

La degustación se realizó en Vinoteca Vinology, propiedad de los Pannunzio quienes no solo disfrutan de hacer vinos sino también se esfuerzan por comunicarlo.

lunes, 18 de septiembre de 2017

Rosell Boher / Casa Boher. La calidad que brinda el tiempo.

En esta nota vamos a resumir dos encuentros que tuvimos con la gente de Rosell Boher (una de las bodegas más prestigiosa en la elaboración de espumantes del país) / Casa Boher, ambos organizados por Miguel Weiskind quien maneja la comunicación. El primero fue el año pasado en el restaurant El Estrebe y el segundo en abril de este año coincidiendo con el primer aniversario de AWB, en Sagardi

Por razones de tiempo las notas fueron quedando en el tintero, pero finalmente decidí poner manos a la obra y tratar de reproducir los interesantes conceptos que se trataron en las mismas, además de contar algo de los vinos degustados.


Alejandro "Pepe" Martínez Rosell 62 años es el enólogo de Rosell Boher / Casa Boher. Con origen en Navarro Correas, cuenta que comenzaron en la época en que a nadie le interesaba modificar nada, sino que solo interesaba lo cualitativo, y ellos decidieron salir de esa chatura.


Encontrarse con Pepe, en cualquier ámbito, una cata, una reunión o detrás del mostrador de un stand en una feria de vinos, es ver en acción a alguien que no solo te va a explicar los vinos sino que también, permanentemente, trata de hacer docencia. El opina que la industria tiene que tener una contención de seriedad, que la gente se ve en la obligación de querer saber antes de aprender. 

La bodega está a la entrada de Chacras de Coria y posee una propiedad de Los Arboles, Mendoza, donde sobre un un total de 90,4 ha cuenta con 37,5 Ha plantadas con Pinot Noir, Chardonnay, Sauvignon Blanc, Merlot, Cabernet Sauvignon y Malbec. Y tienen agua de superficie, lo que la convierte en una joya. Ante la pregunta de por qué queda tanto sin plantar, la respuesta de Pepe no se hace esperar: "se necesitan 25 mil dólares por hectárea para plantar". Pero seguramente poco a poco lo irán haciendo, ya que las hectáreas con derecho a agua valen entre 85 a 90 mil dólares.


Ese día degustamos:



Rosell Boher Brut
Amalgama 60% Pinot Noir y 40% Chardonnay y pasa 30 meses sobre borras
Se conservan los porcentajes y tiempos de madurez sobre borras.

Casa Boher Sauvignon Blanc 2014
Tres meses de paso por madera, con alguna diferencia en la elaboración para que lo soporte. Mantiene la presencia de la fruta, que lo hace más complejo. 7.000 botellas. En ese momento era el único varietal blanco de la bodega, porque todo el Chardonnay (y el Pinot Noir) iba a los espumantes.

Casa Boher Sauvignon Blanc 2015
Mas frutado en nariz, muy elegante, en boca con cuerpo.

Casa Boher Sauvignon Blanc 2016
Esta cosecha parece más evolucionada, con acidez marcada y aromas profundos (con un aire más de Semillón).

Pepe opina -y la mayoría coincidimos- que al vino argentino le falta "tiempo". Tiempo de estiba, de guarda, de dejarlos madurar. Por eso cuenta que cuando empezaron a hacer vinos tranquilos pidió que no los apuraran con los tiempos. Por ello destaca lo importante que es que los propietarios de la bodega -Erik Spencer (neozelandes) y Pablo Torres García (socio mayoritario que proviene del ramo de los Seguros)-  apoyen esta política. Y que lo hacen porque la motivación de ellos para comprar la bodega fue simplemente porque "les gustaba el producto".

Cuenta que en 1991 estuvo nueve días en la Universidad de Davis, California, y tuvo un encuentro con Robert Mondavi, quien les dijo que la Argentina debía ser "despertada en lo tecnológico", lo cual luego sucedió. A la vez, el padre de Pepe -que también fue enólogo en bodegas- le hizo ver la hipocresía con que se manejaban algunas bodegas. Por eso Pepe reconoce que hoy lo que está faltando no es tecnología, ni buena fruta, ni intelecto, ni marketing, lo que les falta a nuestros vinos es "tiempo". Por ello reconoce la trayectoria y fidelidad a un estilo de Bodegas López e intenta que a los vinos de Casa Boher no les falte ese tiempo, ese factor tan importante, para que los vinos se expresen en un 100% de sus cualidades. ¿Y a qué viene esto? Al lanzamiento de la línea Gran Casa Boher.

Casa Boher Gran Reserva 2013
90 % Malbec 10% Merlot. De Finca Los Arboles, ubicada a 1.200 msnm. Pasa 14 meses por barrica de roble americano y francés y fue fraccionado en junio de 2015, sumando otro año más de estiba. 8.000 botellas

La composición del blend irá variando en las sucesivas añadas ya que se trata de una selección de las mejores barricas, por ejemplo la 2014 combinará Malbec y Cabernet Sauvignon. Destacamos su muy buena relación precio / calidad.

El segundo encuentro fue con Carlos Oliva, Gerente Comercial de la bodega. En este caso la charla derivó hacia las cuestiones comerciales y nos explicó que el trabajo sobre vinos tranquilos de Casa Boher empezó en 2004, como una nueva línea de la bodega, que ya tenía Viñas de Narváez. 

Carlos sueña en grande y dice: "nuestro camino es que Casa Boher pase a ser la línea entry level de la bodega, presentando cada año algo nuevo para llegar a ser la bodega (no solo la champañera) más prestigiosa de la Argentina".



Iniciamos el tapeo (recomiendo Sagardi para este tipo de comida) con los excelentes espumantes Casa Boher Extra Brut y Rosell Boher Brut.  El éxito de la bodega Rosell Boher con los espumantes se refleja en que los venden prácticamente en su totalidad al mercado interno, unas 200 mil botellas al año. Mantienen un stock de 400.000 botellas y se venden aproximadamente 150.000 al año, siendo el Extra Brut el más vendido. Por ello dice que "en espumantes nuestra competencia somos nosotros mismos". Ante la pregunta sobre el crecimiento de la competencia en este segmento anuncia: "me alegra que cada vez haya más oferta".


  
El cierre fue de lujo, con Grand Cuveé Millésimée 2013
En boca increíble. Método tradicional, 85% Pinot Noir 15% Chardonnay. 40 meses sobre borras, la evolución lo va haciendo complejo, la cereza se compagina con una leve sequedad y sabores a levadura, tiene buena oxidación. "Si bien es raro hablar de evolución de los espumantes en Argentina, con Pepe pensamos que esta bueno que se empiece a conocer esta variante. Las bases son de excelentes vinos que pueden evolucionar".



Al finalizar Carlos cuenta que tienen una linda biblioteca (guarda de todas las añadas) en la bodega y, apasionados del vino como somos, soñamos con poder visitarla algún día.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...