Etiquetas

jueves, 9 de febrero de 2017

Alto de la Ballena, un terruño especial en el este uruguayo


Cuando se conocieron -haciendo un Master en Administración de Empresas- ninguno de los dos imaginó que un día iban a saborear sus propios vinos desde lo alto de una hermosa colina tapizada de viñedos y con una vista de ensueño, que incluye impresionantes atardeceres con los cálidos reflejos del sol destellando sobre la superficie de la Laguna del Sauce.



Por ese entonces ni siquiera tenían en la brújula el vino. Ella apenas había saboreado ocasionalmente algún blush de Calvinor, una bodega que hoy no existe. El tiempo pasó y ya pueden sentirse orgullosos por el camino recorrido, que comenzó en 2001 y los ha llevado a plantar ocho hectáreas de viñedos, establecer una bodega pionera en la zona y elaborar vinos de categoría, capaces de representar a su país exitosamente en cualquier mercado. Y no solo con el Tannat, la cepa insignia, o el Merlot, sino también con cepas menos identificadas con Uruguay, como el Cabernet Franc, el Syrah o el Viognier.

Se trata de Paula Pivel y Alvaro Lorenzo, quienes reconocen haberse sentido atraídos hacia el vino allá por 1994 luego de ser invitados a una degustación en la embajada de Sudáfrica. A continuación se inscribieron en el club Cava Privada y poco a poco fueron profundizando en el conocimiento del vino.



Sus carreras profesionales avanzaron -ella es Ingeniera Electrónica y él Abogado- y un día se animaron a emprender su propio proyecto. Al principio no soñaron con hacer vinos pero finalmente éste entró en escena y tomó cuerpo la idea de crear una bodega.

El camino más fácil hubiera sido establecerla en zonas del Uruguay tradicionales y probadas para el vino (como Canelones o Carmelo) pero sin embargo en 1998 compraron una finca de 20 hectáreas en la región sureste del Uruguay, en Sierra de la Ballena, tdepartamento de Maldonado. La finca tiene desniveles de más de 100 metros, y esta muy cerca del mar y de Punta del Este, el centro turístico más importante del país.



Si bien no había antecedentes de bodegas en la zona, estudios de un experto español la señalaban como apta para vinos de calidad, por sus buenos suelos, la influencia marítima y su clima moderado y estable, con amplitud térmica y noches frescas en pleno período de maduración de las uvas. Además, aquí las viñas tienen buen drenaje debido a las pronunciadas pendientes y a la estructura franca y pedregosa de los suelos.

Actualmente la región de Maldonado cuenta con el 5% de las plantaciones de viñedos del Uruguay gracias a siete productores (Garzón, Deicas/Juanico, Viña Eden, Bouza, Sierra Oriental y O33 son los otros) y continua creciendo con nuevos proyectos como el que dirige el mismo Alvaro en Cerro Pan de Azúcar.

Alto de la Ballena cuenta con ocho hectáreas plantadas, mayormente de tintos: Cabernet Franc y Merlot fueron los primeros, y luego se sumaron Tannat, Viognier y Syrah. Son miembros del grupo CREA Viticultores lo que les permite acceder a asesoramiento técnico de primer nivel. El enólogo full time es Leandro Pereira y son asesorados técnicamente por el enólogo neozelandés Duncan Killiner a quien reconocen gran influencia en el resultado de sus vinos.



La bodega -diseñada por el reconocido estudio de arquitectura Bormida & Yanzón-  cuenta con doce tanques de acero inoxidable (de 3.200, 5.000 y 7.500 litros) con control de temperatura. Actualmente produce unas 60.000 botellas al año, pero está preparada para una futura ampliación. Se exporta el 20% de la producción y el resto se despacha al turismo que llega a la propia bodega y en el mercado local.


Los vinos


Alto de la Ballena Rosado 2015 $u 290 ($a 175)
Es un rosado elaborado como tal, por lo cual se cosechan las uvas Merlot 75% y Cabernet Franc 25% una semana antes que para los tintos y se cofermentan. El resultado: una nariz profunda, casi de un tinto, y un vino gastronómico, que va más allá del consabido rosado para tomar al lado de la piscina.



Alto de la Ballena Viognier 2016 $u 380 ($a 230)
Al inicio apenas se plantaron 200 plantas de Viognier, para ser utilizado a la manera clásica en pequeños cortes de los tintos. En 2008 quedo una parte que se embotelló como varietal, con tan buen resultado que paso a ser el único blanco en un proyecto destinado originalmente solo a tintos. Es muy expresivo; en nariz parece transmitir el verde frescor del terruño en el cual crece, en boca predominan frutas blancas como la pera y el durazno. De buen final. Celebro que este Viognier forme parte del portfolio de Alto de la Ballena. Si visita la bodega no dude en llevarse uno, ya que es ideal para acompañar el clima veraniego y los productos de mar de la zona.

Alto de la Ballena Tannat – Merlot - Cabernet Franc 2012 $u 380 ($a 230)
Solo el Tannat, que compone el 50% del blend, pasa por madera (9 meses). El Merlot 35% y el Cabernet Franc 15% no tienen paso por madera. Es un blend intenso, que se apoya en aromas fuertes a mora y ciruelas maduras y presenta una buena evolución.



Alto de la Ballena Reserve Tannat – Viognier 2011 $u 525 ($a 315)
Este Tannat es el vino más vendido por la bodega. Pese a que podría etiquetarse como varietal (el porcentaje de Viognier es de un 10%, inferior al 15% que establece la regulación)  prefieren ponerlo en evidencia porque le atribuyen el mérito de suavizar los aspectos más rugosos del Tannat y lo convierten en un ejemplar único.

Alto de la Ballena Reserve Cabernet Franc 2012 $u 525 ($a 315)
Lleva doce meses de crianza en roble americano. Posee una muy buena relación precio / calidad, que lo convierte en un ejemplar ideal para adentrarse en el conocimiento de esta cepa que está de moda en la región.



Alto de la Ballena Reserve Merlot 2010 $u 525 ($a 315)
Que contento me puso encontrar este Merlot. Es una cepa poco apreciada en Argentina, donde los buenos ejemplos no sobran. Demuestra que el bullyng que ha sufrido en Merlot en los últimos años es totalmente inmerecido. Tras un paso de doce meses por roble francés se muestra jugoso y rico, bien gastronómico, con muy buena boca. Tentador, desaparece rápidamente de la copa.

Cetus Syrah 2012 $u 1400 ($a 770)
En lo alto de la finca, hay una base granítica en la cual, Alto de la Ballena hizo el esfuerzo de remover piedras con un bulldozer para poder plantar un pequeño viñedo de . El suelo está compuesto por granito, esquisto y cuarzo; como en el Ródano francés, cuna de los mejores ejemplares de esta cepa.

Si bien la idea original de la bodega era que su vino icono fuera un Merlot / Cabernet Franc al estilo Saint Emilion; el resultado de esta Syrah les hizo cambiar la elección. Así, su mejor etiqueta -cuyo nombre Cetus significa cetáceo en latín y presenta un ojo de ballena como imagen- dio lugar a este Syrah que sorprende por elegancia y cuerpo. Apenas 1100 botellas.



Cetus Cuveé 2011 $u 1400 ($a 770)
Es un blend de las tres cepas principales de la bodega: 55% Cabernet Franc; 40% Merlot y 5% Syrah que pasa por una crianza de 22 meses en roble nuevo francés.

La cata fue realizada en el deck que la bodega ha configurado en lo más alto de la finca, para recibir turistas y ofrecerles degustaciones en un contexto realmente imbatible con una vista panorámica que incluye los viñedos, olivares, campos plantados, arboledas y la Laguna del Sauce.




Si visita Punta del Este trate de recorrer los pocos kilómetros hasta la bodega  disfrutar del lugar y sus vinos- Y si no, intente conseguirlos en las vinotecas o restaurantes, no se va a arrepentir,con los vinos de la Ballena, producto de un terruño especial que va a darle muchas satisfacciones al vino uruguayo.




Fotos tomadas por El Ángel del Vino


1 comentario:

  1. Gran nota Ángel. Creo que en abril viajo a Uruguay, me anoto el nombre para conseguir un par de botellas ;)

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...