Etiquetas

martes, 14 de marzo de 2017

Piattelli Vineyards, una bodega que crece cada día


En mi último viaje a Cafayate pude visitar por segunda vez Bodega Piattelli. Decir bodega es poco porque si bien lo es, y además es una de las más modernas e imponentes del lugar, sus atractivos se extienden más allá de los vinos gracias a la posibilidad de almorzar o cenar en su restaurante y participar de espectáculos artísticos con vistas imponentes a los viñedos y los cerros.

Casi podemos decir que la visita a Piattelli es un "must" en Cafayate, una buena manera de conjugar recreación, buena gastronomía y excelentes vinos.

La recreación comienza apenas se encara el viaje camino hacia el lugar, subiendo hacia Yacochuya por un camino de tierra -en buen estado- que permite avistar viñedos e imponentes paisajes. Al llegar sorprende una entrada muy cuidada, con vigilancia siempre muy estricta para franquear el acceso, por lo que se recomienda reservar.

El edificio aparece con sus líneas mediterráneas, rodeado de jardines, canales de agua y hasta una pequeña cascada -artificial- sobre piedras que da una sensación refrescante bajo el abrasador sol cafayateño.


La recepción es amplia y cuenta con una tienda de souvenirs que puede ser muy útil para llevar un recuerdo a casa o regalos al regreso. Allí nos encontramos con Jimena Gianola -Gerente de Hospitalidad- con quien coordinamos la visita a la bodega y la reserva en restaurante. Todo parecería trasplantado desde California sino fuera porque sobre las mesas hay vino salteño de pura cepa, un vino que se produce con las uvas de los viñedos que rodean el lugar. No es inusual que los fines de semana haya además algún evento o espectáculo musical en los patios de la bodega.



Piattelli pertenece el norteamericano Jon Malinski, exitoso emprendedor de Minessotta, que se enamoró de los vinos argentinos en un viaje realizado en 2002 y no paró hasta poseer dos bodegas: una en Mendoza y otra en Cafayate y luego creo su propia importadora y distribuidora de bebidas en USA para venderlos. 




La visita a la impecable bodega permite recorrer la amplia sala de tanques de acero inoxidable hasta llegar al subsuelo donde hay una imponente sala de barricas semicircular que alberga decenas de cubas de roble.

Viendo la magnitud de la inversión, la pregunta surge sola, ¿la bodega da ganancias? La respuesta: "se logró armar una estructura administrativa y comercial que funciona y pone en valor la gran inversión, lo que a su vez permite mejorar los vinos".




Allí nos recibió el enólogo, Alejandro Nesman, quien dio paso a una completa degustacion de vinos extraídos directamente desde los tanques de acero y nos contó detalles sobre la bodega: "Hoy buscamos ampliar el portfolio, sacar lotes especiales, partidas limitadas. Aumentamos cien mil litros de capacidad instalada este año, agregamos diez huevos de cemento, porque las maceraciones salen excelentes, permiten diferenciar los lotes".

Tienen noventa hectáreas plantadas en Cafayate y treinta más en Mendoza (donde además compran uva). "Es la única bodega que teniendo dos bodegas, una en Cafayate y otra en Mendoza, mantiene el mismo esquema de etiquetas", dice Alejandro dando paso a la degustación de los vinos.


Comenzamos con el Torrontés 2016 Reserve. "Buscamos un tipo de Torrontés que sea "grapy", que tenga el gusto de la uva... perfumado, de boca moderna, con buena acidez, sin amargor. Tiene un 2 a 3 % fermentado en barrica que levanta la nariz (aromas) y le da más volumen. Prensamos y mandamos mosto flor y mosto prensa (sin separar) todo junto al toque para ganar boca. Corregimos acidez de 3.3 o 3.4 para bajar amargor y darles vida. Para ello se usa ácido tartárico extraído de la misma uva. Hay críticos extranjeros que desaprueban la corrección de acidez diciendo que se pierde terruño, pero no olvidemos que ya en Francia se agregaba azúcar (proceso llamado chaptalización) y que acá el clima es muy cálido y por eso es necesario. Se vendieron 40.000 botellas de este Torrontés a Suecia".


Luego fuimos recorriendo otros tanques y catamos un Malbec Gran Reserva 2015, concentrado, mermelado. "Acoplar la madera donde tiene que estar, boca media, textura a tiza. Se vende mucho en USA y en Inglaterra"; el Cabernet Sauvignon Reserva 2016, "destaca el pimiento asado, pero buscando el pimiento rojo, que sea suave. Esta más expresivo en boca". Muy frutado y gran ejemplar de esta cepa que parece estar muy comoda en Cafayate. El Malbec 2016 de la finca de Animaná nos entrega una nariz profunda, dulce. "En esos suelos hay caliza activa (carbonato de calcio)", cuenta el enólogo.

Luego probamos el Cabernet Franc, de uvas de Cafayate, "de un suelo esquelético. Hay pocos Francs excelentes pero son un gran aporte para los blends" aclara Alejandro y luego un Ancellota de la parte más alta de Animaná. Si esta cepa se distingue por la potencia de color imaginense en Salta: negro, negro.

Finalizamos con el Malbec que forma parte de Arlene 2014 (cuyo nombre rinde homenaje a la mujer del dueño). "60 / 70% fermentado en barrica (30 a 40% de primer uso); donde pasa 15 meses más y luego va al tanque. Es oscuro, apretado, jugoso, fino, con textura. Sale a la venta en diciembre de 2017 luego de pasar un  año en botella. "Tiene maceración carbónica (saturación con dióxido de carbono) que da bombón ingles".

"Los vinos de Cafayate se terminan de entender al finalizar de tragar, ya que la nariz es muy apretada" aconseja Nesman, para cerrar: "Todos los años los vinos los vas haciendo crecer, miras para atrás".

Luego de haber visitado dos años seguidos la bodega y catado sus vinos, no puedo mas que estar de acuerdo, Piattelli Vineyards es una bodega que crece cada día.

Fotos tomadas por El Ángel del Vino

Mas info: http://www.piattellivineyards.com/copy-of-home

1 comentario:

  1. Qué gran repaso por lo que fue esta visita. Muy bueno Angel! Abrazo!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...