Etiquetas

viernes, 19 de mayo de 2017

Estancia Uspallata, uno de los viñedos más hermosos de la Argentina

Cuando se habla de viñedos a 2.000 metros sobre el nivel del mar, uno automáticamente piensa en Salta o Jujuy… pero vamos a tener que empezar a acostumbrarnos a que estas provincias pierdan esa exclusividad.



Y es justamente, la principal provincia de Argentina en lo que a vino se refiere, la que escala cada vez más alto para llegar a contar con viñedos a 2.000 msnm. Se trata de un viñedo único, que no solo se destaca por ser el más alto de Mendoza, sino también por su entorno, rodeado de montañas y formaciones geológicas de una hermosura tal, que tranquilamente puede estar entre los paisajes vitícolas más bellos e impactantes del país.

Se trata de Estancia Uspallata, ubicada en un pequeño valle atravesado por un arroyo (la disponibilidad de agua es clave), es un paraíso para cualquier geólogo por la diversidad de las formaciones que lo circundan y para cualquier fotógrafo por las gamas de colores y formas que lo rodean en sus 360 grados, brindando una vista más impactante que la otra.


En el lugar se encuentran suelos con arenisca, roca sedimentaria traída por los aluviones, que se taparon y cementaron con los años debido al carbonato de calcio que hace de pegamento. Estas rocas son blandas y se rompen fácilmente. La erosión generada por la lluvia y los vientos, dio lugar a estos suelos formados por rocas coluviales, pequeñas y con aristas (diferentes a las de los suelos aluvionales en las cuales las rocas son redondas, tipo canto rodado). Estos sedimentos se acumularon en el centro de este pequeño valle dando lugar a un suelo que parece diseñado especialmente para plantar la viña.

En el año 2009 se comenzó a plantar Malbec y Pinot Noir; y luego se agregó Cabernet Franc, alcanzando cinco hectáreas plantadas, pero con posibilidades de expandirse. A partir de 2015, la familia Saud dueña de la propiedad (que es muy extensa y llega al Cordón del Plata, en el límite con Chile) decide asociarse a Alejandro Sejanovich quien está a cargo del mantenimiento del viñedo y la elaboración del vino.



Justamente fue Sejanovich quien nos recibió en Estancia Uspallata. Es un muy reconocido ingeniero agrónomo que desde hace unos años elabora excelentes vinos en varias regiones del país -Manos Negras, Tinto Negro, Zaha, Teho, etc.- en sociedad con Jeff Mausbach, ambos ex Catena Zapata.

Alejandro nos explicaba: “Esta es zona precordillerana y los suelos no tienen nada que ver con los de Valle de Uco y mucho menos el clima. Aquí los mayores peligros son las heladas, el viento y los aluviones del arroyo cuando llueve muy fuerte, ya que el agua desborda y puede arrasar con las viñas. Por ello se han debido generar cursos de defensa. Podamos tarde (en cuatro días se realiza todo el trabajo) y se cosecha más tarde también (el Malbec se cosechó en 8 de abril). No es común que haya grandes nevadas, pero igualmente es un clima extremo, ya que la parte alta está a 2.000 msnm, con un desnivel que llega a 75 metros”.



La viña, plantada en orientación al norte para mejorar la captación del sol, es cruzada por una vega (vertiente de agua que sale del suelo) alrededor de la cual hay tierra negra, con bastante material orgánico. En ese sector se eligió plantar el Pinot Noir, ya que el suelo es más húmedo y por lo tanto más frío. Los rendimientos por ahora son muy bajos, de apenas 3.000 kg por hectárea.

En ese maravilloso entorno y a metros de los viñedos pudimos probar los vinos nacidos de las uvas de Estancia Uspallata:

Estancia Uspallata Espumante 2016
Pinot Noir 100%, con mucha acidez (es el que más demora en madurar). Según Sejanovich: “el mosto tenía 10.7 a 11 de acidez natural al prensar, valores que no se consiguen en ningún lugar de la Argentina. Fue fermentado en huevo de cemento y se lo dejó estabilizar durante el invierno. Luego se prepara el licor de tiraje (levadura con azúcar y el mismo vino) y se le agrega al vino, para embotellar tapando con opérculo (pequeño tapón plástico descartable) y tapa corona. Se lo deja sobre las borras (levaduras y sedimentos formados durante la segunda fermentación) lo que le aporta otros aromas y sabores. Se decide cuando se larga a la venta probándolo a partir de los seis meses”

En este momento presenta una muy buena cremosidad y perfecta acidez, le auguramos un gran futuro.

Estancia Uspallata Pinot Noir 2015
Es su primer cosecha. Presenta mucha expresión de este terruño tan especial. Fermentado en bines y barrica usada, se hicieron distintas vinificaciones: con racimo entero pisado a pie y con racimo despalillado y posterior agregado del escobajo. En boca presenta exquisita suavidad, con una mínima acidez y nariz levemente salina.


Estancia Uspallata Malbec 2015
Se elaboró en forma similar al Pinot Noir. Tiene una linda acidez, no agresiva y mucho aroma a hierba de campo (al estilo de los Syrah del Ródano francés). En boca es suave, elegante, sin excesos ni maquillajes, un vino para beber y beber, pero a la vez complejo en aromas y de buena longitud, lo cual es fundamental para disfrutarlo junto a un buen plato.



Una de las claves de estos vinos puede encontrarse en una definición que Sejanovich deja al pasar: “a mí me gusta regar la viña, no deshidratarla, porque la deshidratación logra mayor concentración, pero lo hace en haras de perder la acidez”. Y la acidez de estos vinos ayuda a preservar los aromas florales y herbáceos, que los distinguen.



La otra está a la vista: y es el terroir. Y también Alejandro nos deja una observación al respecto: “si la gracia del vino fuera la madera, eso se puede comprar… pero un lugar como este no se puede comprar tan fácilmente”.

Lamento que las fotos que ilustran esta nota no lleguen a representar ni un 20% de lo que se siente estando en Estancia Uspallata, uno de los viñedos más hermosos de la Argentina.

2 comentarios:

  1. Muy buena Ángel! Ese lugar es una maravilla. Salú!

    ResponderEliminar
  2. Me veo alli PRONTO...me lo dijo mi Ángel!!!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...