Etiquetas

lunes, 23 de octubre de 2017

Blanchard & Lurton la bodega exclusiva de blancos, lanza Les Fous


Acorde con el posicionamiento de la marca, la presentación del nuevo vino Les Fous se realizó en el restaurante Elena del hotel Four Seasons. Este exclusivo proyecto pertenece a la sociedad realizada entre el productor mendocino Andrés Blanchard y François Lurton (representante de la quinta generación de la familia Lurton de Burdeos y propietario de varias bodegas en el mundo), quienes se conocieron en 2006, luego de que el primero terminara sus estudios de Master en Viticultura, Enología y Marketing en Villafranca del Penedés, España.

Tras siete años en Europa, Andrés (que es mendocino) decidió volver a la Argentina y se enteró que el Lurton estaba buscando un enólogo para su bodega en Argentina. Le contactó y se juntaron en la Posada del jamón, en Mendoza, donde acordaron que empezara a trabajar como director comercial para América, encargado de las ventas de las bodegas que Lurton posee en Portugal, España, Francia, Argentina y Chile. Realizó este trabajo entre 2006 y 2009, año en que decidió formar su propia bodega, Cuarto Dominio, junto a su amigo de la infancia Javier Catena. 

A los 38 años, Andrés está decidido a demostrar que Argentina no es solo vino tinto, que no es solo Malbec. Por eso, este proyecto está dedicado en exclusiva a vinos blancos. Esta vez se trata del lanzamiento de Les Fous, el segundo vino de la línea, que viene a secundar al Grand Vin lanzado el año pasado. 

Les Fous significa "los locos" y el nombre hace referencia a las veces que a François le dijeron que estaba loco cuando abandonó la seguridad que la historia de su familia (quinta generación de bodegueros) le daba en Francia para venir a la Argentina a establecer una bodega, más aún cuando fue el primero en plantar en la altura de Chacayes e incluso ahora, cuando decidieron lanzar este proyecto de tener una bodega exclusivamente dedicada vinos blancos. Sus distribuidores en Estados Unidos les repetían que estaban locos y porque la Argentina está identificada con el Malbec... que cómo una bodega argentina solo va ofrecer vinos blancos. Pero ellos estaban decididos hacer un cambio, a dar ese paso y emprender un proyecto desde cero, para demostrar que la Argentina puede hacer vinos blancos de alta gama.

Por eso la bodega se enfoca en lograr blancos distintos, elegantes, complejos y finos. En lugar de buscar vinos blancos explosivos apuntan a vinos sutiles. Y creen que la mejor manera de hacerlo es realizando cortes. La inspiración para este proyecto, aclara Blanchard, fue el blanco Gran Lurton (de Bodega Lurton).

Grand Vin L'Assemblage 2017
Las tres cosechas del Grand Vin fueron blends. La 2014 tuvo en su composición Tokai, Viognier, Chardonnay y Pinot Gris. En la 2015 el Sauvignon Blanc reemplazó al Chardonnay. Y en la última, la 2017, que catamos en esta oportunidad, llegaron a un pentavarietal que las incorpora a todas: 34% Tokai, 28% Sauvignon Blanc, 23% Viognier, 9% Pinot Gris y 6% Chardonnay.



El Tokai (friuliano), Viognier y Pinot Gris provienen de Vista Flores, de la Finca Chacayes plantada por François Lurton hace 20 años, ubicada a 1.100 metros de altura, con suelos pedregosos y calcáreos muy drenantes y poco fértiles mezclados con morenas volcánicas.

Salvo el Pinot Gris, que no tiene barrica para aportar frescura, todos los demás tienen contacto con madera, ya sea fermentando en barrica como el Tokai, o pasando a barrica luego de asegurar el inicio de la fermentación en tanque de acero inoxidable, como el caso del Sauvignon Blanc, que además es sometido a un battonage diario durante 30 días, para luego separar las lías finas y dejarlo tranquilo durante 12 meses. El Viognier, en cambio, va a fermentar con el grano entero. Cada cepa tiene un trabajo particular.

Andrés insiste en que para hacer grandes vinos hay que extremar el cuidado de la uva desde el viñedo y como ejemplo cuenta que, para el caso del Viognier, solo seleccionan las uvas de la cara oeste del viñedo, que reciben solo el sol de la mañana, buscando que no sobremadure. Del Gran Vin se elaboran 3.000 botellas.

Los cortes son preparados en conjunto entre Andrés Blanchard, el enólogo Thibault Lepoutre y el mismo François Lurton. Cuenta Andrés que tanto él como Thibault van más hacia la frescura y François busca más el cuerpo del vino. Y ante la pregunta si les resulta difícil ponerse de acuerdo en el corte final, dice que no, que el vino no miente, que es como la matemática y que al final suelen coincidir los tres.

Les Fous Corte Bordelés 2017
Este segundo blanco de la bodega apunta a un mercado más masivo, con un precio de entrada de $280, mas accesible que el Grand Vin ($580). Se trata de un corte bordelés: 80% Sauvignon Blanc y 20% Semillón, en el que un 40% del primero tiene paso por barricas usadas y el resto -al igual que el Semillón que se elabora en huevo de cemento- no pasa por madera.


Se logra un vino bien expresivo en nariz, donde se identifica claramente el Sauvignon, pero con sus característicos aromas herbáceos pulidos por el corte con Semillón y bien balanceados con aromas cítricos dulces. La boca es muy acorde a lo expresado en nariz, con untuosidad y buen volumen. Son 4.400 botellas que no decepcionarán a los que busquen un blanco de categoría en un rango medio de precio.

"Nuestra idea fue hacer un vino más accesible, pero que al consumidor le permita prepararse para el Grand Vin", dice François Lurton. Mientras que Blanchard agrega, "si bien Les Fous está un escalón por debajo en precio, el concepto que tenemos es que igualmente se perciba la complejidad y la elegancia de un blend blanco"

Como decíamos en nuestra nota del año pasado, "Por el revival de los blancos", es una grata noticia que varios bodegueros en Argentina estén trabajando para reposicionar los vinos blancos, ofreciendo calidad. Y que Blanchard & Lurton sea una bodega dedicada a ellos en exclusiva, lo demuestra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...