Etiquetas

miércoles, 20 de junio de 2018

Visitando Gauchezco con Mauricio Vegetti


Gracias a la invitación del enólogo Mauricio Vegetti, visitamos en mayo la bodega Gauchezco (propiedad de la familia Anesi), ubicada en la localidad de Barrancas, Maipú, Mendoza, dentro de la llamada "Primera Zona". La finca la plantó Tiburcio Benegas, ex gobernador de Mendoza y está muy cerca del Río Mendoza. En ella no solo hay viñas, sino también plantaciones de roble y de alcornoque.


Mauricio Vegetti recibió en 2017 el primer premio en el concurso WineMakerSub40, por su vino Gauchezco Oro Apelación Gualtallary Malbec 2014. Este concurso es organizado anualmente por el portal Caminosdelvino.com y la sommelier María Laura Ortiz (consultora Winifera) y se destaca porque son los mismos enólogos quienes envían sus vinos a participar los encargados de juzgarlos en una cata a ciegas.

El galpón que hoy alberga la bodega, construido en adobe, tiene 120 años y fue antiguamente un concurrido club de la zona. A metros de él se encuentra la construcción nueva que incluye la zona de recepción de visitas y donde degustamos tanto los vinos de la bodega como los del proyecto personal de Mauricio, conocidos como LUI (ver nota). Con Lui empezó en 2006 y con Gauchezco en 2008.



De la misma antigüedad que el galpón pudimos apreciar esta hermosa planta de Chenin que al momento de nuestra visita portaba racimos:




Estas zonas son calientes y llegan a dar rendimientos de hasta 30 mil kg por hectárea. Al ser una zona calurosa resulta muy buena para variedades de ciclos largos, de hecho de Barrancas salen la mayor cantidad de espumantes de Mendoza y es donde está plantada la mayor cantidad de Pinot Noir. La foto muestra la ubicación de los viñedos, por cepa, dentro de la finca:






Los vinos
Pudimos degustar tanto los vinos Gauchezco como los Lui, a continuación una reseña de los mismos:


Los Lui

Lui Espumante 
Elaborados bajo el método Charmat. 100% Pinot Noir de Los Árboles, viñedo ubicado en la zona más alta a 1.250 msnm. Hecho como un Nature seco, pasa 30 meses sobre borras. Lo probamos recién degollado para apreciarlo sin dosaje. Desarrollado con las mismas bases del Lui Extra Brut.

Pero como la idea de Vegetti es obtener tres espumantes distintos, hizo también un segundo que pasa 36 meses en lías compuesto por Chardonnay y Pinot Noir y un  tercero 100% Chardonnay que alcanza 8 gr/litro de azúcar.


"En espumante juega mucho lo que se usa como licor de expedición, en este caso el Pinot Noir pasa 5 años en barriles de 500 litros de roble francés que, a medida que se va usando, se va rellenando. Mendoza es complicado para la elaboración de Pinot Noir como vino tranquilo", cuenta Mauricio quien tiene una buena experiencia en la elaboración de espumantes, adquirida con varias cosechas en Francia.


Lui Semillón 2017 
De Maipú, cosechado temprano, con 12,5º. Un 10% es fermentado en barricas. "El año 2017 resultó una de las mejores añadas que pude elaborar, fría, con mayor concentración, de boca amable", lo define. Es un blanco al que ya se le marca la evolución, que tiene notas parecidas al de un Riesling, aromático, corpóreo, para tomar ya.

Lui Malbec 2015
De Vistaflores. Fue una cosecha muy lluviosa, hubo que cosechar muy temprano y no se terminaron de concentrar los taninos. Linda nariz, concentrada, boca dulce, amable, menos intensa.

Lui Cabernet Sauvignon 
De Agrelo, piracinas suaves presentes y una boca redonda. Aunque le falta punch.

"Nosotros (por Argentina) cosechamos vinos terminados, no les hace falta guarda como en Europa, dónde los vinos se cosechan verdes".

Línea Gauchezco

Probamos los Reserve, los Malbec Oro y el Gran Corte. Los Oro pasan doce meses en barrica.


Gauchezco Reserve Cabernet Franc 2016
Nariz plena, madura y vegetal a la vez. Boca gentil en taninos, suave. Un poco corto en fruta y largo en boca. Pasa diez meses en barrica usada. El viñedo de este Cabernet Franc dio rendimientos de 18 mil kg/ha.



Gauchezco Reserve Petit Verdot 2016
Vegetal en nariz, boca sedosa, lo cual es un hallazgo para esta cepa. Es una uva de muy buena calidad y con buen volumen, que brota en septiembre y se cosecha en marzo. Por eso el Cabernet Franc y el Petit Verdot, que son de ciclo largo, en Barrancas tienen un mes más para madurar. El Petit Verdot es de ciclo aún más largo que el Cabernet Franc. Un viñedo en espaldera dio 17 mil kg/ha y otra 34 mil kg/ha.

¿Y cómo se manejan esos rendimientos? le preguntamos a Vegetti: "Con un buen manejo de kg/ha de acuerdo al suelo y la planta, buscando el equilibrio y la madurez, el momento de la cosecha se determina probando la uva. Acá no se deshoja, hay que cubrir la canopia para cubrir el sol en esta zona tan calurosa".

Gauchezco Oro Malbec Altamira 2014
Sedoso, amable, dulce, muy rico. Redondo, pero menos complejo.



Gauchezco Oro Malbec Los Árboles 2014
Nariz inicialmente poco intensa, boca más ácida pero con poco nervio, más tranquilo, se va abriendo de a poco.



Gauchezco Oro Malbec Gualtallary 2014
Grafito, taninos más ásperos (debido al calcáreo) y también taninos más verdes, floral, con leve astringencia. Me gustó.



"El 2014 fue un año bueno porque se frenó la temperatura alta en febrero y atrasó la cosecha dando vinos jugosos y carnosos. Los tres Malbec son de la misma uva pero de distintos lugares y vivificados de igual manera. En bodega se toca lo menos posible, 85 a 90 % pasa por barricas de 2º y 3º uso, de roble americano, francés y húngaro, de 225 y 500 litros. Usamos la madera como herramienta no como fin".

Gauchezco Gran Corte 2012

Blend de 47% Cabernet Sauvignon de Gualtallary, 35% Malbec de Gualtallary y 9% Petit Verdot. Muy complejo, equilibrado, un gran vino. 

Fue un gran el cierre para la degustación formal que dio lugar luego a la relajación aprovechando el bello sol mendocino, una gran picada y varios vinos más, que saboreamos disfrutando el ambiente de camaradería con que esta exitosa bodega recibió al MrWines Tour.


viernes, 1 de junio de 2018

Finca la Cayetana, donde se vive Ver Sacrum


Ubicada a apenas 20 km del centro de la ciudad de Mendoza, se llega a Finca La Cayetana por un apacible camino de ripio, a la sombra de los álamos. Allí se encuentra la casona que Eduardo Soler y su esposa Emilia, actuales propietarios, buscaron y encontraron para establecerse y llevar adelante una nueva vida, llena de nuevos desafíos. Entre ellos, restaurar los ambientes de ésta casa histórica que perteneció a la familia Videla, ofrecer vinos al estilo del Ródano francés y recibir visitas que puedan apreciar la belleza y la paz de este lugar tan especial, en conjunto con su gastronomía.

Pero vale la pena hacerse una composición del lugar y conocer un poco la historia: los Videla son descendientes de uno de los Capitanes españoles que llegaron junto a Pedro del Castillo para fundar la nueva ciudad de Mendoza y fundadores de la Estancia San Pablo (que abarcaba San Pablo, Gualtallary y Los Arboles). Esta casa (reconstruida en adobe y madera en 1865, luego del terremoto de 1861) vivió hechos históricos, como ser el punto de partida del ejército que realizó la Conquista del Desierto, y albergó bajo sus techos al General Roca y hasta a Pío XII, antes de ser ungido Papa.


Eduardo asegura que en Mendoza apenas quedan dos casas como ésta, con tal patrimonio histórico, que no hayan sido convertidas en museo. Todavía guardan muchos documentos históricos por explorar. Uno de ellos resultó ser un libro de recetas del siglo XVIII, que sirve de inspiración para los menús que se ofrecen a quienes llegan a la Finca con ganas de disfrutar la mesa bajo las añosas arboledas. 



Luego de recorrer la casa y sus patios, en los que destaca un hermoso aguaribay de 250 años que habrá visto descansar bajo sus ramas a una princesita india traída como prisionera luego de la conquista del desierto, y de ver las nóveles viñas recién plantadas que serán el porvenir de Ver Sacrum, nos dirigimos a la mesa con una copa de fresco Geisha de Jade 2017 (un blend blanco de las cepas Marsanne y Roussanne). Porque ésta es la casa en cuyo garaje se hicieron los primeros vinos de ésta bodega y ellos acompañan cada uno de los pasos gastronómicos que se ofrecen.



Mientras el artista mendocino Gonzalo Antón, quien se ha instalado a desarrollar sus pinturas en el bucólico ambiente de La Cayetana y cuyos trabajos se exponen y al mismo tiempo embellecen las paredes de los principales ambientes y la galería de la casa, preparaba sus óleos y la tela para plasmar en ella la escena del almuerzo, los visitantes nos sentamos a la mesa para disfrutar un menú de pasos a cargo del chef Emiliano Niello, ex Los Notros (Calafate), Estancia Cristina (Calafate), Las Balsas Relais & Chateaux (Villa La Angostura), Laguna Verde Lodge, Puesto Viejo Polo Club ( Cañuelas) y Llao Llao Hotel & Resort (Bariloche). El menú fue especialmente creado para acompañar a los vinos de Ver Sacrum, y para aprovechar los últimos meses de huerta que quedan antes del invierno.


Iniciamos con una ensalada tibia de calabazas asadas, naranjas, hojas verdes y piquillo, la acompañamos con Ver Sacrum Garnacha 2016.




Luego pasamos a un Carpaccio de remolacha, granadas y queso de cabra, rociado con hilo de aceto balsámico, que fue de maravillas con el Ver Sacrum Monastrell 2016 (el preferido de muchos fanáticos de Ver Sacrum).


Seguimos con un risotto de panceta y hongos con chipirones a la plancha, y el Ver Sacrum GSM (Garnacha - Syrah - Monastrell) 2016.




El siguiente paso me encantó: ñoquis de semolín a la plancha con longaniza asada y crema de hierbas; y con él aparecieron los peso pesados: Ver Sacrum Fractales del Alma 2012.


A continuación un espléndido bife de chorizo, torre de vegetales y crema de pimientos asados, con Ver Sacrum Bocamora y Ver Sacrum Placebo, ambos cosecha 2012.



Y de postre quesos, flores y dulces, que regamos con unas sorpresas: Criolla grande (de plantas salvajes crecida a la vera de la acequia de La Cayetana) con 15% Malbec (la botella sin etiqueta en la foto de abajo) y Grapa de Garnacha.




Vale aclarar que los detalles del menú y los vinos pueden variar según disponibilidad y a medida que vayan saliendo etiquetas nuevas. Para conocerlos mejor no dejes de leer la reciente nota sobre las novedades de Ver Sacrum.

Para el cierre, llegó el broche de oro, el artista Gonzalo Antón había finalizado su obra en vivo y en directo (todas sus pinturas se venden en el lugar):






La Cayetana abre de Lunes a Sábados de 10 a 17 horas para degustaciones, por la mañana y por la tarde; y ofrece almuerzo maridado a partir de las 13 hs. Solo con reserva previa. Atendido por sus dueños. Realmente lo recomiendo.

Reservas: lacayetana1865@gmail.com

Precios por persona, al 20/05/18:

  • Almuerzo $1.400
  • Degustación clásica (4 Vinos) $450
  • Degustación Premium (6 vinos) $650
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...