Etiquetas

viernes, 1 de junio de 2018

Finca la Cayetana, donde se vive Ver Sacrum


Ubicada a apenas 20 km del centro de la ciudad de Mendoza, se llega a Finca La Cayetana por un apacible camino de ripio, a la sombra de los álamos. Allí se encuentra la casona que Eduardo Soler y su esposa Emilia, actuales propietarios, buscaron y encontraron para establecerse y llevar adelante una nueva vida, llena de nuevos desafíos. Entre ellos, restaurar los ambientes de ésta casa histórica que perteneció a la familia Videla, ofrecer vinos al estilo del Ródano francés y recibir visitas que puedan apreciar la belleza y la paz de este lugar tan especial, en conjunto con su gastronomía.

Pero vale la pena hacerse una composición del lugar y conocer un poco la historia: los Videla son descendientes de uno de los Capitanes españoles que llegaron junto a Pedro del Castillo para fundar la nueva ciudad de Mendoza y fundadores de la Estancia San Pablo (que abarcaba San Pablo, Gualtallary y Los Arboles). Esta casa (reconstruida en adobe y madera en 1865, luego del terremoto de 1861) vivió hechos históricos, como ser el punto de partida del ejército que realizó la Conquista del Desierto, y albergó bajo sus techos al General Roca y hasta a Pío XII, antes de ser ungido Papa.


Eduardo asegura que en Mendoza apenas quedan dos casas como ésta, con tal patrimonio histórico, que no hayan sido convertidas en museo. Todavía guardan muchos documentos históricos por explorar. Uno de ellos resultó ser un libro de recetas del siglo XVIII, que sirve de inspiración para los menús que se ofrecen a quienes llegan a la Finca con ganas de disfrutar la mesa bajo las añosas arboledas. 



Luego de recorrer la casa y sus patios, en los que destaca un hermoso aguaribay de 250 años que habrá visto descansar bajo sus ramas a una princesita india traída como prisionera luego de la conquista del desierto, y de ver las nóveles viñas recién plantadas que serán el porvenir de Ver Sacrum, nos dirigimos a la mesa con una copa de fresco Geisha de Jade 2017 (un blend blanco de las cepas Marsanne y Roussanne). Porque ésta es la casa en cuyo garaje se hicieron los primeros vinos de ésta bodega y ellos acompañan cada uno de los pasos gastronómicos que se ofrecen.



Mientras el artista mendocino Gonzalo Antón, quien se ha instalado a desarrollar sus pinturas en el bucólico ambiente de La Cayetana y cuyos trabajos se exponen y al mismo tiempo embellecen las paredes de los principales ambientes y la galería de la casa, preparaba sus óleos y la tela para plasmar en ella la escena del almuerzo, los visitantes nos sentamos a la mesa para disfrutar un menú de pasos a cargo del chef Emiliano Niello, ex Los Notros (Calafate), Estancia Cristina (Calafate), Las Balsas Relais & Chateaux (Villa La Angostura), Laguna Verde Lodge, Puesto Viejo Polo Club ( Cañuelas) y Llao Llao Hotel & Resort (Bariloche). El menú fue especialmente creado para acompañar a los vinos de Ver Sacrum, y para aprovechar los últimos meses de huerta que quedan antes del invierno.


Iniciamos con una ensalada tibia de calabazas asadas, naranjas, hojas verdes y piquillo, la acompañamos con Ver Sacrum Garnacha 2016.




Luego pasamos a un Carpaccio de remolacha, granadas y queso de cabra, rociado con hilo de aceto balsámico, que fue de maravillas con el Ver Sacrum Monastrell 2016 (el preferido de muchos fanáticos de Ver Sacrum).


Seguimos con un risotto de panceta y hongos con chipirones a la plancha, y el Ver Sacrum GSM (Garnacha - Syrah - Monastrell) 2016.




El siguiente paso me encantó: ñoquis de semolín a la plancha con longaniza asada y crema de hierbas; y con él aparecieron los peso pesados: Ver Sacrum Fractales del Alma 2012.


A continuación un espléndido bife de chorizo, torre de vegetales y crema de pimientos asados, con Ver Sacrum Bocamora y Ver Sacrum Placebo, ambos cosecha 2012.



Y de postre quesos, flores y dulces, que regamos con unas sorpresas: Criolla grande (de plantas salvajes crecida a la vera de la acequia de La Cayetana) con 15% Malbec (la botella sin etiqueta en la foto de abajo) y Grapa de Garnacha.




Vale aclarar que los detalles del menú y los vinos pueden variar según disponibilidad y a medida que vayan saliendo etiquetas nuevas. Para conocerlos mejor no dejes de leer la reciente nota sobre las novedades de Ver Sacrum.

Para el cierre, llegó el broche de oro, el artista Gonzalo Antón había finalizado su obra en vivo y en directo (todas sus pinturas se venden en el lugar):






La Cayetana abre de Lunes a Sábados de 10 a 17 horas para degustaciones, por la mañana y por la tarde; y ofrece almuerzo maridado a partir de las 13 hs. Solo con reserva previa. Atendido por sus dueños. Realmente lo recomiendo.

Reservas: lacayetana1865@gmail.com

Precios por persona, al 20/05/18:

  • Almuerzo $1.400
  • Degustación clásica (4 Vinos) $450
  • Degustación Premium (6 vinos) $650

2 comentarios:

  1. Una maravilla todo Angel: tu texto es una sintesis perfecta de lo que vivi, comparti y disfrute esa tarde en ese lugar encantador, con un anfitrion calido, una gastronomia deliciosa y los vinos... LOS VINOS!
    El ensamble de: paisaje, clima, arte, historia, compañeros de viaje, y una gran comida, hicieron de esta visita un momento Unico en mi vida enofila.

    ResponderEliminar
  2. Excelente reseña Ángel, dan ganas de darse una vueltita por ahí pronto!!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...