viernes, 23 de noviembre de 2018

Desde Valle Arriba - Vinos de Salta


Con un evento desarrollado en el local de Palermo de la Fundación Matriarca, se presentaron oficialmente en Buenos Aires los vinos de Bodega Valle Arriba, un proyecto de Gwyneth Ketterer y Paula Marra que combina el interés por incursionar en la elaboración de vinos salteños de gran carácter local, con la experiencia y el conocimiento de la zona de Raúl “Yeyé” Dávalos, sexta generación de vitivinicultores de Salta.

Gwyneth cuenta con una amplia trayectoria en el mundo de las finanzas, es licenciada en Economía de Wharton, MBA de la Escuela de Negocios de Columbia y posee una licenciatura de la Facultad de Artes y Ciencias de la Universidad de Pennsylvania. Paula es empresaria e ingeniera agrónoma y desarrolló su carrera como fundadora y miembro ejecutivo de Grupo Los Grobo, compañía de inversiones y agronegocios en Latinoamérica. Son también fundadoras de Matriarca, organización que promueve productos culturales y desarrollos de comunidades criollas y aborígenes de Latinoamérica. 

Durante el evento, mientras se degustaban los vinos de Valle Arriba, se pudieron conocer (y comprar) excepcionales textiles y productos artesanales de varias comunidades del norte argentino.


Yeyé es accionista y director de la tradicional Bodega Tacuil, miembro fundador del Consejo de Profesionales de la Vid del NOA (COPROVI) y del Grupo CREA Calchaquí. Asesora profesionalmente diversos proyectos vitivinícolas del Valle Calchaquí y fundó Mayuco SRL en 2005 con el objetivo de desarrollar productivamente el valle alto calchaquí, empresa de la cual surge la colección de vinos de terruños innovadores Valle Arriba. 


Los viñedos de donde provienen las uvas que dan lugar a estos vinos se encuentran en el norte del Valle Calchaquí, en los departamentos de Molinos, Cachi y San Carlos, de la provincia de Salta. Son micro valles de altísimo potencial enológico, ubicados a alturas elevadas entre 2.000 y 3.000 msnm. Localmente se los identifica con el nombre Valle Arriba, lo que da nombre al proyecto. 


Yeyé Davalos, quien dirigió la degustación, nos contó el origen de cada uno de los cuatro vinos que -por ahora- presentan, los sirvió en nuestras copas para degustarlos y hasta nos leyó los fragmentos de coplas o poesías locales que se eligieron para cada contraetiqueta: 



Se trata de un concepto de pequeñas partidas configurando una mini colección o “paleta de terroirs”, que buscan ser vistas como una “colección de obras de arte”.


Las etiquetas cuentan con el trabajo del artista Mariano Cornejo.



El proyecto es exclusivo y original, dedicado a entendidos y coleccionistas de vinos únicos, y por lo tanto, los tres vinos de esta colección tienen un precio acorde: $1300. 


Pero a no decepcionarse, ya que aquellos que no estén en condiciones de afrontar ese precio pueden explorar el muy interesante Mayuco Malbec 2017, de producción más amplia y a un precio más amable de $350, cuya relación precio calidad es tanto o aún más atractiva.

En definitiva, un proyecto que nació de la mano de la calidad, del que esperamos muchas más novedades y al cual le deseamos el mejor futuro.

1 comentario:

  1. Muy bueno! Pude probar el Mayuco y el Pucareño en la feria de pequeños productores que organizó El Esteco en el marco del CoProVi y, más allá de la diferencia de gamas, ambos me gustaron mucho.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...