miércoles, 29 de mayo de 2019

Enoturismo en bodega Pulenta Estate


Pulenta Estate puede ser una buena opción enoturística si estas en Mendoza, y quieres degustar sus muy buenos vinos (nota) en un ambiente relajado. Ubicada a 46 km del centro de la capital, el viaje en auto lleva aproximadamente 45 minutos, simplemente hay que tomar la ruta 40 hacia el sur y en el cruce con la ruta 86 enfilar por esta hacia la cordillera hasta llegar al Km 6,5.


La bodega está ubicada en Alto Agrelo, Luján de Cuyo. Dentro de la Finca "La Zulema", que fue plantada en 1992 por Don Antonio Pulenta.


Varias generaciones lleva la familia Pulenta ligada a la viticultura argentina. Al gran público quizá el apellido no le suene tanto, pero sí a quienes seguimos de cerca el mundo del vino. La historia de esta familia en Argentina comienza en 1902, cuando Ángelo Pulenta y Palmina Spinsanti llegan provenientes de Ancona, Italia, y comienzan una clásica historia inmigrante de esfuerzo y trabajo que los lleva a plantar sus primeras viñas y hasta tener su propia bodega, la cual sí tiene un nombre que todo argentino conoce: Peñaflor.

Sus descendientes continuaron la tradición, Antonio Pulenta se recibe de enólogo en 1936 y en 1974 quien recibe su título de Licenciado en Enología es Eduardo Pulenta, tercera generación. En 1997 los hermanos Pulenta venden la mayoría accionaria de Peñaflor y dos de ellos, Eduardo y Hugo Pulenta, en 2002 -coincidiendo con justo a los 100 años de la llegada de sus abuelos al país- deciden dar vida a Pulenta Estate. El otro hermano, Carlos crea Bodega Vistalba.


Con el nutrido grupo de Vinoteca Mr Wines, visitamos la Pulenta Estate en otoño, disfrutando los viñedos pintados de colores ocre, naranja y rojo -quizá uno de los mejores momentos del año para visitar Mendoza- y nos recibieron Diego Pulenta y el enólogo Javier Lo Forte. Llegamos justo a la hora del almuerzo así que nos estaban esperando con empanadas y unos jugosos lomos al romero.



       

Pero antes de almorzar, probamos casi toda la línea de vinos y después recorrimos las instalaciones de la bodega y catando muestras tomadas directamente de los tanques por el enólogo Javier Lo Forte. Pero esto te lo contamos en la próxima nota.


La bodega, que está rodeada de viñedos, se inauguró en 2006 y luego fue objeto de ampliaciones. Posee una arquitectura sobria (diseño del renombrado Estudio Bormida & Yanzon, autores de numerosos proyectos de importantes bodegas), muy elegante y de modernas líneas rectas. Pero no todo está a la vista. Muchos espacios se esconden bajo la superficie, conectando los edificios principales.

El estilo y la decoración tienen un toque muy sobrio, varonil, con predominancia de colores oscuros, mucha presencia de la madera y fornidas paredes de concreto.


Pero más allá de todo esto, a los entendidos que realicen la visita, seguramente lo que más llamará la atención es lo que denominan “la cocina”, un espacio en el cual se realiza la investigación y desarrollo en vinos. Se trata de una sala con temperatura controlada en la que hay de todo: tanquecitos de acero inoxidable de mil, dos mil y tres mil litros, roll fermentor, fermentaciones en bin, una pequeña pileta de concreto móvil con temperatura controlada, una barrica vertical de mil litros...




Luego se baja al subsuelo, y se llega a una sala de degustación ubicada estratégicamente al centro de los sectores de guarda de barricas, con paredes de hormigón y ventanales vidriados mirando las barricas, muy armoniosa y con una lucarna central justo arriba de la enorme mesa, que permite el ingreso de luz natural. Ideal para degustar vinos sin perder la concentración.
Javier Lo Forte, enólogo
Sala de barricas
En la visita todo está cuidado hasta el más mínimo detalle para que el visitante disfrute la experiencia, con personal es muy profesional y atento.
Zona de recepción
La zona de recepción incluye una mesa para degustaciones (las hay además en otros lugares de la bodega) y vitrinas con elementos en exposición que muestran la relación de los Pulenta con la firma automotriz Porsche, de la cual son concesionarios oficiales y han sido elegidos para ofrecer vinos con etiquetas que llevan el nombre de los modelos de la marca alemana: 911, Panamera, Carrera, etc. En el centro del subsuelo hay tres motores y si bien ya no están más, supo haber expuestos un par de autos.



Destaca siempre la soñada vista que se tiene de los viñedos con la cordillera de fondo y una pérgola rodeada de barricas decorativas que puede ser un gran lugar para degustar los vinos de alta gama de Pulenta Estate.


En fin, una linda opción para conocer una bodega moderna y no demasiado grande, cerca de la ciudad de Mendoza y perteneciente a una familia que forma parte de la tradición vitivinícola argentina. Cerramos esta nota con comentarios de visitantes de la bodega:
“La bodega es preciosa, muy pequeña y por eso es muy atractiva para visitar, ya que hay un gran trabajo y esmero dedicado a cada botella de vino".


"Todo perfecto, lo que uno espera de una visita a una bodega de esta gama".
Ruta Provincial 86. Km 6,5. Alto Agrelo. Luján de Cuyo. Mendoza. Argentina.
reservas@pulentaestate.com
+54 9 261 - 5 076426
- Degustaciones guiadas
- Visitas guiadas
Horarios: lunes a viernes de 9.00 a 17.00 hs. Sábados de 9.00 a 13.00 hs.
Duración del tour: 1-2 horas.
Idiomas: Español e Inglés.


Grupo Mr Wines Tour en Pulenta Estate

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...